En mascotas el uso terapéutico es amplio. Su uso dedicado, constante, adecuado y responsable tiene beneficios importantes


 

 

La naturaleza nos brinda elementos para mejorar la salud de nuestras mascotas sin ningún riesgo de deterioro de órganos o sistemas como efecto secundario, siempre y cuando se utilicen de manera oportuna, responsable, con orientación profesional y diagnóstico acertado.

El hecho de que las plantas contengan sustancias que nos ayudan a mejorar síntomas o aliviar patologías en los seres vivos, no quiere decir que se pueda hacer un uso indiscriminado de las mismas, pues todo uso tiene una razón de ser, unas cantidades terapéuticamente convenientes y unas formas de medicación adecuadas para alcanzar los resultados esperados.

El conocimiento de las plantas medicinales y su uso en medicina veterinaria como un complemento al manejo médico holístico, (o una alternativa especial), se ha ido incrementado en los últimos tiempos en la consulta y atención de las mascotas.

 

Fuente: Medicina.

 

Pero el uso de este tipo de medicina debe tomarse con profesionalismo y como un acto terapéutico enmarcado en la intencionalidad particular para la relación veterinario – paciente – propietario, o lo que yo he dado en llamar el triangulo de la salud en las mascotas.

Precisamente y en consecuencia con lo anterior, es interesante reconocer las inmensas propiedades de la cannabis para la salud y comportamiento de las mascotas.

La planta de cannabis, en sus variedades, ofrece alternativas naturales (sin efectos secundarios), para el tratamiento y manejo de diversas patologías recurrentes en humanos y animales.

Sus beneficios se obtienen por la activación de unos receptores naturales (que existen en el hombre y en las mascotas y que se conocen como sistema endocannabinoide), que “atraen” las sustancias activas de la flor, hoja o tallo de la planta, según el caso.

 

Fuente: El Pais.

 

El uso de la cannabis como medicamento natural es válido. Sin embargo, las investigaciones demuestran que son las sustancias naturales contenidas en la planta, que, vertidas en tintura o aceite como medio de disponibilidad terapéutica, son las que mejor actúan con rapidez y efectividad sobre el cuerpo. Siendo fundamental que esta preparación sea conocida por quien recomienda su uso y aplicación.

Lo anterior es importante porque al ser sustancias naturales no tienen el proceso normal de destilación o extracción química de diversos cannabinoides, lo que implica entonces que la planta deba ser cultivada y cosechada lo más orgánico posible, además del manejo y cuidado para que las plagas y enfermedades no la afecten.

Haciendo esto se puede conseguir una producción sana y así extraer los altos contenidos de las sustancias derivadas de la cannabis, para que su sinergia y equilibrio natural se manifieste en el momento de obtener resultados.

 

Fuente: El Universo.

 

Por tal motivo es recomendable que no compre, consuma o recomiende el producto si no conoce el origen de la planta y de sus materias primas. No es lo mismo el uso de la variedad Sativa que la Indica, como tampoco es igual el utilizar tintura, en vez de aceite. Cada tipo y cada presentación tiene su propia indicación.

A pesar de que la terapia es altamente segura y confiable en las mascotas, han ocurrido accidentes cuando estas han consumido directamente la planta o por medio de galletas, que es una forma terapéutica usada por los humanos; por lo que debe haber una vigilancia para una buena medicación, evitando dejarse a libre disposición, ya que naturalidad no implica irresponsabilidad.

En mascotas el uso terapéutico es amplio. Su uso dedicado, constante, adecuado y responsable tiene beneficios importantes para las convulsiones por epilepsia idiopática, dolor terminal (en especial por tumores), ansiedad, estrés, miositis, artritis o artrosis entre muchas otras afecciones.

 

 

Fuente: El Vice.

 

En mi práctica profesional he venido indicando su uso con resultados efectivos. Inicialmente como un complemento de la terapia inicial y posteriormente como una alternativa de manejo.

Reitero la necesidad de no recurrir a la automedicación o medicación mediática – la que se obtiene través de la información contenida en los buscadores -.

La indicación de variedad, medio, dosificación y periodicidad debe ser determinada por un profesional médico veterinario que conozca la capacidad terapéutica de la planta, al igual que recomiende un medicamento obtenido bajo condiciones ambientales adecuadas de cultivo, cosecha, obtención y empaque.

 

Fuente: Royal Queen.

 

No todos los productos a base de cannabis son un producto adecuado en calidad y cantidad óptima para una terapia exitosa.

Hay que recordar que la salud humana y la de nuestras mascotas, no solo es por el aporte médico, sino que es necesario tener un soporte equilibrado de manejo, alimentación – por lo que recomiendo la dieta BARF como lo expresé en mi primer artículo- y un ambiente de vida adecuado.

Consulte siempre con un profesional sobre el manejo adecuado de la terapia con cannabis para usted y/o su mascota.

 

 

SHARE
Historias relacionadas
4 tips para escoger un video juego por primera vez
Saxo, Calle y Swing
“La Puerta de Alcalá”, salsa para la posteridad

Deja tu comentario

*