Plazas, centros comerciales e iglesias reciben una vez más los sonidos de cobre