Carta abierta a ÁLVARO RAMÍREZ GONZÁLEZ

138
0

De Guillermo Mejía.

Apreciado Álvaro: Leo en EL DIARIO DE HOY tu columna ¡UN ERROR QUE NO SE PUEDE REPETIR!

Debo confesar que soy tu asiduo lector. Encuentro que tus frecuentes escritos son amenos, instructivos y muy populares. Sin duda, te has convertido en uno de los más destacados “influencers” de la región (como tu mismo te encargas de destacar y publicitar permanentemente, de manera innecesaria y narcisista). Por lo anterior, te ofrezco mi afectuoso reconocimiento. Siempre me he preciado de ser tu amigo.

Sin embargo, me gustaría opinar, muy respetuosamente, para decirte que la mencionada columna dista mucho de ser una de tus mejores. La encuentro llena de apasionamiento, recargada de ideología, sobrada de insultos y grosería y, lo mas grave y deplorable, repleta de falsedades y/o verdades a medias, que son peores que las mentiras.

En este caso pienso que has cruzado los límites de lo jocoso. Eso amerita una respuesta:

Tu columna se ocupa de manera desordenada y apasionada de varios temas: la concesión vial Cerritos-La Paila; la concesión vial Autopistas del Café; la crísis que existe desde hace varios años en la Cámara de Comercio de Pereira y, de ñapa, la concesión Aeropuerto Matecaña.

Sin duda, todos estos temas son importantes y, en mi opinión, no han sido suficientemente debatidos y/o resueltos. Pienso que revolverlos en una sola columna apasionada constituye un error que desdice de tus capacidades periodísticas y comunicativas.

Por tanto, me quiero referir, exclusivamente, a lo que me atañe: tu comentario soez, impertinente y malintencionado que dice: “Ahora un grupo de ciudadanos de Pereira, la cogieron contra Autopistas del Café (Grupo Argos) que opera en Caldas, Quindío y Risaralda. Con argumentos parecidos a los de Tamayo, andan mandando cartas, buscando sacar de la concesión a su vencimiento (2027) a ese concesionario. La miopía y el torpe civismo no nos pueden llevar de nuevo a ese grado de estupidez.”. … Veo mucha más bronca de estos ciudadanos despistados, contra el gerente del Concesionario, Mauricio Vega Lemus…”

Frente a este comentario, en el que indudablemente demuestras que desconoces el fondo y el transfondo de la carta que, CIUDADANOS RESPONSABLES E INCONFORMES DE CALDAS, QUINDIO Y RISARALDA, enviamos a la Presidencia de la República, vale la pena opinar: Te hago unas primeras observaciones para, a renglón seguido, invitarte a debatir en serio sobre este tema, y quizás muchos otros, con el objeto de que analicemos a profundidad los mismos como se debe.

Te estoy invitando a que te bajes de tu pedestal y, con ese criterio cívico que nos reprochas, pero que sigue siendo la esencia de la PEREIRANEIDAD, nos sentemos a mirar los temas ciudadanos que nos afectan.

1.- La historia de la concesión Autopistas del Café amerita ese debate. Lo digo con claridad. Con respecto a este tema, en mi caso, no podrías tildarme de “despistado”. En el Gobierno del presidente Gaviria se dieron los primeros pasos tendientes a desarrollar el proyecto. Al comenzar el Gobierno Samper, el Dr. Bernardo Moreno, director del CORPES de OCCIDENTE me invitó a que me pusiera al frente del mismo. Asumí esa investidura sin cobrar un centavo: me dediqué a hacerle minería a la información que sobre el tema existía en MINTRANSPORTE, INVIAS y otras entidades en la languidez del Gobierno Gaviria. Con el Dr. Moreno, tuvimos múltiples reuniones a nivel gubernamental, destinadas a mirar la viabilidad del proyecto y a facilitar una estructuración del mismo. El estado del arte no alcanzaba, siquiera, los niveles de prefactibilidad. Me tocó cumplir un papel importante: socializar con la clase dirigente de Caldas, Quindío y Risaralda las bondades del proyecto. Por una razón: como sucede a menudo, el mismo resultaba altísimamente rentable desde el punto de vista social pero solamente resultaba ligeramente rentable desde el punto de vista privado.

Luego el Gobierno Samper nos sorprendió con la adjudicación. Lo que no era viable privadamente, el Gobierno lo viabilizó políticamente, con regalitos. En ese momento no existían estudios técnicos adecuados ni valoraciones económicas y sociales para pensar en dar ese paso. Se adjudicó la concesión a la carrera y a lo loco.

Estoy convencido de que la adjudicación inicial del contrato, así como sus múltiples prórrogas y otrosí, fueron fruto de favoritismos políticos inmerecidos, donde los concesionarios han resultado ganadores de rentas extraordinarias. ¿Como se llamaría este acto de suerte? ¡Felices ellos!

2.- El problema con esta concesión (y yo diría, con todas las concesiones de vías) es que el mecanismo para remunerar al concesionario por los servicios prestados es perverso. Me explico, en la medida en que los ingresos son fijos (peajes), el concesionario maximiza sus utilidades bajando costos. Claro: como llevar la maximización al extremo sería contractual y políticamente imposible, el concesionario “rebaja” costos donde no se nota: en el mantenimiento. ERGO: se les caen los puentes.

3.- Nuestra carta estaba orientada a proponerle al gobierno que se revisara la perversidad de esos mecanismos. En mi caso particular, no tengo preocupaciones ni opiniones sobre el concesionario (ARGOS), aunque tu lambonería con quien nada le ha dejado a la región no me sorprende. Ni sobre su gerente, a quien a duras penas distingo; con el Dr. Vega no tengo pleito personal ni moral.

4.- Pero como todo este tema amerita un debate, te invito (la palabra correcta es “TE RETO”) para que lo demos en serio. Quedas citado para que el MIERCOLES 28 DE JUNIO DE 2023, a las 11:00 AM, en el auditorio de la cámara de Comercio, vamos y confrontemos las ideas sobre este tema. Puedes ir acompañado de quien consideres conveniente. Allí te esperaremos (somos cientos), los DESPISTADOS, TORPES Y MIOPES que pensamos que el civismo todavía tiene algo que aportarle a este amado terruño. En vivo y en directo.

5.- En lo que respecta a la crisis que se ha vivido en la Cámara de Comercio de Pereira, no tengo información y prefiero no opinar en este escrito. Solamente te hago un comentario preliminar: se critica públicamente la manera frívola y generosa con que los miembros de esta junta (y otras juntas locales que son botín político), se auto-remuneran de manera inmerecida y abusiva. Tú mismo has comentado en tus columnas sobre este desafuero.

6.- Mientras tanto te invito, cordialmente, a que hagas un acto de nobleza y le ofrezcas disculpas públicas a VICTOR MANUEL TAMAYO, un formidable gobernador, que tuvo la entereza de “quitarle” la concesión Cerritos-La Paila a unos parásitos, captadores de renta, que durante 30 años usufructuaron inmerecidamente ese regalito.

Y sigo pensando como JUAN GUILLERMO ANGEL, que el peaje de Cerritos es uno de los tremendos cuellos de botella para la consolidación nuestra raíz histórica con el Valle del Cauca. Con el respeto que me mereces y con la admiración que te he tenido desde que eras un brillante estudiante que vivía con mis amigos, en Laureles, considero que, en el mejor de los casos, tus comentarios han sido innecesariamente desobligantes. A todo señor, todo honor. Espero tu respuesta sobre mi invitación a debatir. Te mando un abrazote.

Cordialmente:

 GUILLERMO BOTERO MEJIA


Contamos historias desde otras formas de mirarnos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.