CAN y El Fuete en la ciudad de la risa

141
1

 


A partir de ese 2 de enero, y durante medio siglo, los pereiranos buscaron  en El Fuete el apunte fino


 

“Hombre de buen humor y mal genio”. Con esa aparente paradoja lo definió su hijo Néstor en una tertulia  dedicada a su padre, Néstor Cardona Arcila, con motivo del centenario de su nacimiento.

Con ese nombre   fue bautizado en Líbano, Tolima, lugar donde nació  el 20 de mayo de 1909 en tiempos de la República Conservadora.

De allí llegó a una Pereira deslumbrada por los prodigios de la tecnología llegada de Estados Unidos y Europa, que se presentaba a los parroquianos como la promesa de un mundo mejor: trenes, cine,  gramófonos, radios y automóviles.

Era la  aldea cantada y contada por  Ricardo Sánchez, Luis Tejada y Luis Carlos González.

Una población que movía a risa en su patetismo por parecer cosmopolita.

Pero era  también el lugar donde se agitaban las ideas liberales, traídas al territorio por los guerreros refugiados durante la Guerra de los mil días.

 

Foto por: Diego Val

 

Fue el 2 de enero de  1942 cuando apareció el primer número de El Fuete, el periódico fundado  por Néstor Cardona Arcila, que a partir de esa fecha sería más conocido con el seudónimo de CAN, una suerte  de sabueso dedicado a husmear en las entrañas de un poblado donde los  patriarcas y matronas asistían puntuales a misa de doce,  para  poder dedicarse a pecar tranquilos al  caer la tarde.

Un perro implacable, ducho en morder el trasero de los caciques políticos que apacentaban sus votos en parroquias y veredas, agitando las consignas de Alfonso López Pumarejo, Laureano Gómez, Jorge Eliécer Gaitán y Mariano Ospina Pérez.

Desde muy temprano, políticos liberales como Camilo Mejía Duque (“El negro”), Óscar Vélez Marulanda (“Plumón”) y el conservador Jaime Salazar Robledo supieron de sus agudos colmillos.

A partir de ese 2 de enero, y durante medio siglo, los pereiranos buscaron  en El Fuete el apunte fino, el apodo oportuno y el guiño mordaz que los mantuvieran en contacto con el quehacer de los políticos, los obispos y los líderes cívicos.

Es decir, con los que mandaban en la parroquia.

Como su nombre  lo advertía, El fuete estaba siempre  atento a fustigar a los dirigentes cuando se desviaban del camino.

 

Foto por: Diego Val

 

No por nada era el termómetro de la vida cotidiana  de quienes habitaban ese pueblo de andariegos llegados de otros lugares del país y, a veces, del mundo.

Como otro sabueso, el periodista y profesor Franklin Molano se dedicó durante  varios años a husmear el rastro de El fuete, en un trabajo de investigación cuyo  fruto es el reportaje perfil titulado   Ese es CAN , para más señas.

En esa labor de arqueología periodística, Molano da cuenta del acontecer político, social y económico que alimentó las páginas de El fuete en un poblado que vivía su tránsito hacia ciudad intermedia.

Un pueblo en el que “todos se conocían” y por eso mismo se veían retratados en las páginas de ese periódico en  el que no faltaban ilustraciones  y fotografías  trucadas en las que se exageraban  los rasgos de los personajes reseñados.

Allí alentaba el  germen de las primeras  caricaturas que después serían la impronta del periódico,

Eso, y el hiperbólico lenguaje que siempre caracterizó sus textos,  así se tratara de viñetas, noticias y versos o de las gotas satíricas que los lectores aguardaban  con la avidez  que  caracteriza a los humanos cuando se trata de ensañarnos con los defectos físicos o morales del prójimo.

 

Foto por: Diego Val

 

Entre 1942 y 1995- año de la muerte de CAN- sucedieron muchas cosas en Pereira, Colombia y el mundo.

El fin de la Segunda Guerra Mundial, la Revolución cubana, la llegada del hombre a la luna, la revolución sexual, el ascenso y caída del dictador Gustavo Rojas Pinilla, el arribo de la  televisión, el Frente Nacional, la creación del Departamento  de Risaralda   y la llegada de un pereirano a la presidencia de la república, entre  otros acontecimientos.

Eso, y el advenimiento del narcotráfico como fenómeno que cambió para siempre- y para mal- la historia de Colombia.

Y El fuete se hizo eco de esos hechos, siempre desde la óptica del humor, lo que lo convirtió en constante punto de referencia para quienes querían acercarse a los  absurdos del mundo armados de una sonrisa.

De ahí que en otros lugares de Colombia- y a pesar  del aislamiento geográfico de las provincias frente  al poder central- se reconociera su valor como testigo irónico del acontecer nacional.

Periodistas  como Daniel Samper Pizano, artistas de la índole de Beatriz González o caricaturistas del talante de Esteban París o Yayo, reconocen en El Fuete  la fuente nutricia de muchos caricaturistas que vieron publicados  sus primeros trabajos en las  páginas del periódico y encontraron  en ellas una manera de ponerse en sintonía con la vida nacional.

 

Foto por: Diego Val

Tampoco es casual que Mheo y Matador publicaran  allí sus trabajos tempranos, muchos años antes de que  tuvieran el reconocimiento nacional de que hoy son objeto: CAN siempre tuvo el olfato para captar esa clase de humor que es hija natural de la inteligencia.

De  ahí la importancia de este reportaje perfil escrito por  Franklin Molano y premiado dentro de la Convocatoria de  Estímulos de la Secretaría de Cultura de Pereira en su edición 2018.

En sus bien hilvanadas páginas, y  con un soporte gráfico que nos ubica  en los distintos grados de evolución formal del periódico, el autor nos muestra  que, más allá de lo anecdótico y  parroquial, El fuete  desempeñó durante medio siglo el papel de  lente capaz de mostrarnos, en tonos transfigurados por la risa, a los protagonistas de una historia de dichas y desventuras, haciendo más gozoso nuestro tránsito por el mundo.

 

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí