Candelaria: cuando dejamos de vernos

47
0

La historia nos introduce en la intimidad de Candelaria y su esposo Víctor Hugo


 

Ficha técnica

Año, país, duración 2017, Colombia, 87 min.
Director Jhonny Hendrix Hinestroza
Guion María Camila Arias, Jhonny Hendrix Hinestroza, Abel Arcos Soto, Carlos Quintela
Fotografía Soledad Rodríguez
Música John Ottman
Actores Manuel Viveros, Alden Knigth, Verónica Lynn, Philipp Hochmair
Co-Producción Colombia-Argentina-Alemania-Noruega-Cuba

 

El primer jueves de noviembre se estrenó en Pereira, en el marco del XV Festival de Cine del Sur, la tercera película del colombiano Jhonny Hendrix Hinestroza, que viene de ganar varios premios internacionales, entre ellos el de Mejor Director durante la jornada de los autores en el Festival de Cine de Venecia 2017.

Candelaria es una película del año pasado y paradójicamente fue estrenada en Colombia apenas el 23 de agosto de este año cuando la cinta ya había pasado por los cines de Argentina, Francia, Costa Rica, Alemania y Grecia.  Dicen que nadie es profeta en su tierra y tal vez por eso el director prefirió rodar su nueva película en Cuba con una nutrida cooperación internacional.

Candelaria no es su opera prima, pero Jhonny Hendrix la define como su obra más íntima, una película que según él lo sanó y lo hizo otro ser humano que ahora ve el amor de una manera distinta.  Hace 6 años, durante el estreno de su primera película en Cuba,  le contaron la historia de esta pareja otoñal que pasó dificultades tan duras como vender de su ropa con tal comer algo y tomó la decisión de contar esa historia.

El tema de este filme está cargado de emociones alrededor de un matrimonio interracial de la tercera edad, que concuerda con sus dos películas anteriores, Chocó y Saudó, laberinto de almas pues ambas se mueven dentro de ese mismo formato, narrando la vida de una madre soltera que trabaja en un mina de oro colombiana, o la historia de un médico que ve cómo se repite en su hijo la misma historia humilde de supervivencia que tuvo él.

 

Imagen extraída de: Fundación Carolina Colombia

 

Esta vez la trama no transcurre en Colombia sino en la isla de Cuba a principios de los años 90, cuando han pasado más de treinta años de lo que ellos denominan “el bloqueo”.  Después de la caída del muro de Berlín y la extinción de la URSS (principal patrocinador de la causa comunista) el embargo se intensifica con la aprobación de la Ley Helms-Burton, lo que agrega elementos extraterritoriales que presionan a otros países para que no establezcan relaciones comerciales con la isla, impactando de manera contundente a la sociedad cubana.

La historia nos introduce en la intimidad de Candelaria y su esposo Víctor Hugo quiénes sumidos en una pesarosa monotonía, con largos racionamientos de luz eléctrica, comiendo lo que pueden y con la extraña compañía de unos pollitos escandalosos que parece que alivian el instinto materno de la protagonista, encuentran placidez en la novedad que les representa la aparición de una cámara de video en sus vidas, el hallazgo produce un renacer de la relación entre los dos y un giro inesperado en el hilo de la historia que ahora veremos en parte a través del nuevo artefacto.

Me impresionó mucho el color de la película que nos lleva a esa época de Cuba, no conozco la isla pero siento que la he vivido a través de las películas, eso nos pasa a los cinéfilos: experimentamos una vida que en parte hemos visto a través de los ojos de otros.

La música es casi incidental, solo suenan 3 canciones durante la película, cantadas por sus protagonistas, al director le parece que la música excesiva en las películas sobre Cuba se ha convertido en un lugar común y no quiso robarle protagonismo a la historia.

 

Imagen extraída de: static.iris

 

La música no se echa de menos, en realidad la fuerza interpretativa de Verónica Lynn y Alden Knight es sobrecogedora y logra eclipsarnos a través de unos conmovedores primeros planos que nos hacen sentir como en una íntima obra de teatro.  Acerca de esa intimidad Jhonny Hendrix menciona:

“En mis películas los actores siempre tienen que comer, eso los hace humanos y los conecta con el espectador.”

Me encantó lo que el director contó acerca del casting;

“cuando estaba buscando a la protagonista, la tercera actriz a la que entrevisté fue a Verónica y supe desde el comienzo que era Candelaria, aun así le pregunté:

– ¿Te has desnudado antes para una película?

–Nunca, pero siempre hay una primera vez.

– ¿Cantas?

–No, pero como fruta (respondió riéndose).

– ¿Alguna vez has tenido un romance con un negro?

–No, pero no me puedo morir sin hacerlo.

La autenticidad de sus respuestas me ratificaron que era la indicada.”

Para el papel de Víctor Hugo, tenían al actor Jesús Therry que luego de una intensa búsqueda, embrujó al realizador colombiano con su carisma, pero tristemente falleció 15 días antes de comenzar a rodar la película.

“Fue un momento muy duro para el equipo y especialmente para mí que incluso pasé tres días deprimido por la conexión que había logrado con Jesús, el poema que recita Víctor Hugo cuando va en la bicicleta, se lo escribí a él para recordarlo.” 

 

Foto extraída de: WP-art

 

Tuvo que empezar de nuevo la búsqueda para encontrarle pareja a Candelaria, el hallazgo no pudo haber sido mejor, la química entre Verónica y Alden es excepcional.

En lo que único que creo que se queda un poco corta es en el trasfondo sociopolítico del momento histórico, con algunos subtextos obvios e innecesarios que no aportan a la trama o talvez por eso es tan especial, a pesar de ser una historia de la vida real parece inverosímil, la realidad que supera la ficción.

Esta maravillosa pareja enfrenta estoicamente a su irremediable decadencia física con dignidad y sin ninguna vergüenza por sus cuerpos ahora marchitos, desnudan de manera literal y figurada toda su humanidad, no es simplemente un morboso manejo del tema del sexo en la tercera edad, Hinestroza consigue un equilibrio fantástico entre el humor cáustico y el drama.

Las mejores historias son las más sencillas, sin despliegues técnicos o recursos desbordados, Candelaria nos muestra el poder de una buena idea planteada con inteligencia.

 

Tráiler Oficial


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí