#CiudadaníaActiva. Señas de identidad

170
8

SEÑAS DE IDENTIDAD:

Beber café en las ciudades del Eje Cafetero: morir de sed junto a la fuente

El café debe ser caliente como el infierno,

negro como el diablo,

puro como el ángel

y dulce como el amor.

Charles Maurice de Talleyrand

La identidad es un concepto manoseado del que, filosóficamente hablando, un porcentaje muy elevado de la población desconoce cómo se forma, de donde proviene y qué implicaciones tiene.

En principio somos un relato. Tal vez esa idea esté más extendida gracias a los libros del judío Yuval Harari. No obstante, saber de qué está compuesto ese relato, cuáles son las fuentes del Yo en cada tiempo y lugar, son reflexiones más específicas que no ocupan frecuentemente las inquietudes de nuestros intelectuales. De hecho, se nos llama constantemente a sentirnos colombianos, a estar orgullosos de haber nacido en Colombia, a comprar productos hechos aquí; pero, no sé cuántas personas de las que promueven estas campañas o de las que las siguen, tienen una noción clara de lo qué significa pertenecer, en este caso, a una nación, como rasgo de identidad.

Foto por formulario PxHere

Yo misma me he hecho esa pregunta muchas veces. Me la he planteado en la intimidad y también en algunos debates públicos, y tal vez en alguno que otro programa de radio en el que hablábamos sobre los 200 años de nuestra independencia. Y hoy lo vuelvo a plantear a manera de introducción del tema que quiero desarrollar: ¿Qué significa conceptualmente ser colombiano?, ¿qué caracteriza a los habitantes llamados del “eje cafetero”?,  ¿qué significa haber nacido o vivir en la tierra del café?

La primera pregunta es más difícil de responder. Incluso desde los tiempos en que despuntaban los estados nacionales en Europa, ya se la hacía el filósofo francés Ernest Renan en su memorable texto “¿Qué es una Nación?”. 

Ahora, en el caso de la región cafetera, de la cuál nuestra ciudad se arrogó el derecho de ser la capital un poco por asalto, podría ser más sencillo toda vez que nuestro relato está referido de manera muy importante al cultivo y consumo de este fruto estimulante, por demás conocido y de amplio uso en buena parte del mundo. 

A nivel internacional decir Pereira o Risaralda tiene escasa relevancia, casi nula. Pocas personas, por no decir ninguna, identifican esta zona de la tierra en el exterior. Cosa distinta sucede con Colombia, cuya identidad, tristemente, está fuertemente asociada a la producción y consumo de drogas, y más recientemente a Pablo Escobar, flaco favor que le debemos a Netflix. Pero, una vez que has dicho que eres colombiano, para precisar de donde provienes es mejor y más efectivo decir: “yo vengo de la zona cafetera de mi país”.

Foto por formulario PxHere

Ahí sí, frente al Otro desconocido, se genera una referencia más precisa, un imaginario que se puede compartir. Por tanto, el solo hecho de enunciar esta referencia constituye un fuerte rasgo de identidad para los nacidos en estas tierras.

En tiempos de pandemia el concepto global asociado al café está en riesgo. Parte importante de su consumo se da en espacios públicos que han adoptado genéricamente el nombre de esta planta para designar su actividad, venta y consumo de bebidas aromáticas en las que se incluye también el té, sin que en ninguna parte del mundo se haya visto que un establecimiento de este tipo se llame “téería” o algo por el estilo. 

La palabra café denota entonces muchas cosas. No sólo se trata de una planta o una bebida aromática reconocida en el mundo entero. Café significa una práctica. Decir “vamos a tomar un café”, es sinónimo de mucho más que ingerir un líquido oscuro. Quiere decir, y tácitamente se entiende así, compartir, disfrutar de un encuentro en un espacio público, llevar a cabo una cita romántica, de negocios, o de amistad.

Pero esta forma de esparcimiento y contacto social está amenazada por los virus, por este y por los que vendrán. La humanidad está ingresando a un ciclo de encierros forzosos en los que el gran perdedor será el compartir en lugares abiertos, el ser ciudadanos y ejercer como tal en espacios públicos.

Por otro lado, la economía mundial se ha visto fuertemente afectada a partir de esta pandemia de la Covid-19 y ya se habla oficialmente de una depresión económica. La peor parte en esta situación la llevaremos los países menos desarrollados. Si el cultivo de café ya estaba amenazado en la zona del eje cafetero en términos de comercialización del grano, y tuvo algún respiro con el turismo y la entelequia del Paisaje Cultural Cafetero, en un período tan difícil estas economías se resentirán aún más y tal vez los cafetales empiecen a desaparecer hasta convertirse tan solo en una lejana evocación.

Foto por formulario PxHere

Se los llevará el viento, que en estas tierras mece suavemente los guaduales. De ellos y del café, como dice el bambuco, no quedará ni siquiera el recuerdo.

8 COMENTARIOS

  1. Muy buena reflexión , hay países con historias muy fuertes de represión, dictaduras , matanzas , Holocaustos que conservan , sin embargo , un extraordinario nscionalisno que supera esas oscuras épocas ( Alemania , Argentina , Mexico …)

    • Es muy importante entender de dónde venimos para saber qué somos . Me parece que nosotros seguimos siendo muy inconscientes de nuestras raíces de identidad.

  2. Martha, leí tu artículo sobre la identidad. Solo una pequeña observación: la fama de Pablo Escobar y su identificación con la identidad colombiana allende las fronteras es, por casi tres décadas, anterior a Netflix.
    Lo que hace Netflix con su Escobar, de acento paisa-brasileño, es reforzar esta imagen.

    • Tienes razón, pero la serie Narcos recientemente, ha superado la anterior fama de Escobar, la ha absorbido y ahora Escobar es más Narcos que Escobar por sí solo. Eso era lo que yo quería compatir de mis conversaciones con europeos. Lindo día amigo @Mheo

  3. Querida Martha, nacer en estas tierras significa pertenecer y cómo yo que he vivido tantos años fuera de ella, añorar por volver y sentirte orgulloso cuando dices que eres de la tierra del café. Me identifico con sus gentes, somos amables, entradores, abiertos y creo que en general amamos nuestra tierra. Llevamos en la sangre ese amor por lo nuestro y claramente nos identifican varias cosas, la belleza de nuestras tierras y el café. Un abrazo grande!!!

    • Hola, es un orgullo pertenecer a una tierra que además de bella tiene una tradición en un cultivo, una ligadura tan fuerte a la tierra y a las gentes que transforman sus frutos en una bebida internacionalmente reconocida. Mis escritos tienen el sentido de generar reflexiones sobre temas que nos interesan a todos. La idea es hacerse cargo, tomar consciencia y actuar. De eso se trata nuestra invitación a la Ciudadanía Activa. Gracias por los comentarios.

  4. Me agradó mucho leer tu reflexión y estoy de acuerdo con tus afirmaciones en la mayoría de ellas, sin embargo creo que cada uno de nosotros asi nos lleve años, impediremos que algo tan humano y maravilloso como vamos a tomarnos un café desaparezca. Gracias por todo

    • Que bueno! Entonces tomémonos pues el café aunque sea virtual, cómo hoy dijeron a raíz de este escrito en el grupo de cirujanos. Si me invitan, me lo tomo con ustedes 😉

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí