Cómic sin límites ni fronteras en Pereira

26
0

La Cebra que Habla conversó con Nelson Zuluaga, autor de cómic, y Diana Ortega Valencia, investigadora en la misma línea, sobre la edición número 18 del importante evento pereirano Cómic sin Fronteras


 

Cómic sin Fronteras es un programa de la corporación Cine Club Borges. Entidad conformada por Jaime Andrés Ballesteros, Nelson Zuluaga Hernández, John Wilson Ospina, Fernando Espinal Loaiza y Michael Hahn, cuya presencia artística y cultural en Pereira, sin ánimo de lucro, les lleva ya a cumplir 25 años.

Este evento nace en el año 2000 con las proyecciones de anime japonés y desde ahí, la ciudad comienza a mirar el cine animado. Producto de esto surge la iniciativa de realizar talleres de caricaturas con un grupo de 10 integrantes que llaman “Leyenda”. Equipo que después de varios años se ha convertido en piedra fundamental en materia de cómic, historietas y todo lo que tiene que ver con lo gráfico y cultural.

Fueron ellos los que forjaron el camino de lo que ahora son las caricaturas en Pereira, ya que publicaron varias revistas, magazines, animaciones, y se realizó la primer historia de Pereira en Cómic. Actualmente llevan sobre sus hombros este proyecto tan importante de la XVII Muestra de Cómic sin Fronteras con Nelson Zuluaga a la cabeza.

 

Foto por: Diego Val

 

La Cebra que Habla.: ¿Cómo ha sido versión de Cómic sin Fronteras este año?

Nelson Zuluaga.: Bueno, este año corre la edición número 18 de Cómic sin Fronteras, que para nosotros es como la mayoría de edad. Por eso quisimos hacer énfasis en esta versión sobre los artistas locales, proyectos y emprendimientos artesanales desde la parte del cómic, además de los grupos que se están constituyendo desde el dibujo. Entonces están los invitados internacionales por un lado, y los artistas locales  por el otro que llevan cierto tiempo participando de estos eventos y estudiando por cuenta propia. Nos interesa mucho lo regional o local.

 

LCQH.: ¿Y estos artistas locales cuáles son?

N.Z.: Gabriel Trejos, que dibuja; Ricardo Rodríguez, que se dedica a la investigación y promueve la lectura por medio del club del cómic; Ángel Balanta, que actualmente hace su tesis de grado en estética y creación en dibujo; Giovanny Osorio, que lleva 20 años y tiene una línea gráfica muy interesante, y Alejandro Mosquera, un chico que descubrimos en Dosquebradas y que el dibujante español Javier Mariscal tuvo una muy buena impresión de él.

Así que como ven, este evento está dedicado y enfocado para las personas de la región.

 

Foto por: Diego Val

 

LCQH.: ¿Y hasta cuándo va el evento?

N.Z.: Cómic sin Fronteras empezó el 14 de septiembre y va hasta al 4 de noviembre. Un evento largo, ya que deseamos llegar a otras partes con nuestra propuesta. Lugares como barrios, veredas, comunidades vulnerables y zonas apartadas, donde la gente puede conocer otras dinámicas en relación con el dibujo. La otra razón del por qué es un evento extenso es debido a la parte comunicacional, ya que nos interesa que el cómic sea visto al nivel de la literatura o el cine. Así que estos son algunos de los objetivos del evento.

 

LCQH.:  Diana, saludos, ¿cuál ha sido el impacto de este evento en la ciudad?

Diana Ortega.: En términos de comunicación el impacto de la muestra de Cómic Sin Fronteras este año tiene que ver con los públicos a los que se les llega. Este es un evento independiente que se mantiene por la vinculación.  Y sobre esto hay algo interesante llamado “el trueque”.  Con esto nos vinculamos, hacemos gestión y llegamos a otros públicos. Así por ejemplo, compartir con las personas de la Vereda de la Estrella, que aunque llovía iban con sombrillas a ver la exposición, fue un intercambio interesante. Pensar que en estos 18 años podemos llegar a estas actividades y otras más, es lo que marca la diferencia.

 

LCQH.: En la feria del libro de Pereira ¿Cómo les fue?

N.Z.: Sí, este año nos propusieron participar al FILP y llevamos parte del evento a la feria. Tuvimos dos caricaturistas nacionales, uno de Cali, llamado Leonardo Arias “Don Fingo” con su personaje El Barbaria. Y Warner Wallis, un historietista cuyo fuerte es la novela gráfica. Ellos estuvieron el día viernes en la feria.

Ahí vimos que la gente tiene muchas ganas de saber de cómic. Además, lo interesante de que puedan ver toda la muestra como elemento de comunicación y herramienta didáctica y no solo como un producto para niños.

 

Foto por: Diego Val

 

LCQH.: ¿Cómo ha sido el proceso de la ciudad en relación al cómic?

N.Z.: Ha sido interesante porque el cómic ha sido independiente en comparación con otras artes.  Somos más underground.  Y de hecho es un evento no concertado porque no recibimos apoyo de instituciones gubernamentales, que se mantiene porque nos hemos enfocado en realizar un evento más educativo y social. Entonces hemos venido desde abajo, desde la marginalidad, si se quiere decir, integrando más gente, nutriéndonos de nuevas ideas.

Estos 18 años han sido una reunión de varios retos. Y así cada año estas muestras se van superando en cierta forma desde la falta de apoyo. Pero se logra desde el equipo de trabajo.

 

LCQH.: ¿Cuál es el reto para Cómic sin Fronteras?

N.Z.: Con eso hemos trabajo mucho. Así que Con Gabriel Trejos estamos elaborando un cómic llamado “Utopía eje”. Un proyecto, o novela gráfica a largo plazo donde publicamos un capítulo cada 6 meses y que trata sobre el futuro de Colombia. Allí los bisnietos y tataranietos de nosotros son hackers, científicos, ingenieros y pacifistas que luchan contra los políticos y los grupos violentos, intentando rehacer el país. En esta novela se recrea una partición de Colombia en 7 reinos y lo primero que ellos hacen (bisnietos y tataranietos) es unir al eje cafetero, sin peajes, integrando la economía y más.

Así que desde Cómic Sin fronteras queremos forjar ideas nuevas, nuevos contenidos, que, aunque sean ficticios se puede lograr dejar un legado.

 

 

Foto por: Diego Val

 

LCQH.: Muchas gracias

N.Z.:  Gracias a ustedes. Pero por último quiero resaltar los premios Cómic sin Fronteras. Un incentivo que nos inventamos cada cuatro años. Como se sabe hay premios para todas las áreas, pero no para los dibujantes. Entonces los premios que creamos son sencillos, humildes, artesanales. Esculturas que realiza un amigo llamado Diego Alejandro Daza especialmente para cada autor. Le hemos dado de estos premios a Alfredo Garzón, periodista de El Espectador; a “Luto”, Luis Tobón, un caricaturista de Cali; a Giovanny Osorio, dibujante de Pereira; a Carlos Cardona, un quindiano; y a Camilo Triana por su blog Noticartoon.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí