LACQH

   

 LA CEBRA EN IMÁGENES

ENVÍANOS TU HISTORIA


Se trata del Yacón, una fruta con tantas propiedades que sobrepasa la cantidad suficiente que necesita una persona para alimentarse saludablemente.

La consigues en el Mercado Agroecológico que se realiza el primer domingo de cada mes en La Florida.


 

Fotografias: Diego Val.

 

 

 

 

 

Por el camino del Inca.

 

Es sembrada bajo tierra como la papa, pero no es tubérculo, es fruta, al menos la Organización Mundial de la Salud así declaró al Yacón, luego de comprobar sus propiedades hidratantes, calóricas y beneficiosas para la humanidad.

Y es que el Yacón Se conoce como “manzana de tierra” pero también como “El Gatorade de los Incas”, porque en Colombia, aunque solo la conocemos hace un poco más de 20 años, en realidad esta fruta es milenaria.

Era sembrada a lo largo entre los tambos incas en el Perú, para que los Chasquis, los mensajeros reales del curaca, se hidratasen y tomaran fuerzas al recorrer los 5, 10 o 15 kilómetros por el Qhapaq Ñan (camino real), y así llevar de un lado a otro la encomienda, las noticias y hasta el pescado fresco de la costa del litoral hasta la residencia del Inca real en Cuzco.

 

 

Durante un tiempo desapareció de la agricultura indígena, y esto debido a que los españoles, después de enterarse del secreto energético de los incas, la erradicaran por medio de edictos reales que prohibían sembrarla durante el Virreinato del Perú.

Pero solo fue hasta hace 20 años, que Guillermo Castaño, uno de los padres de la agroecología en la región, para su sorpresa, la descubrió en la bota caucana al suroriente del país y desde ahí ha tenido un auge de comercio y consumo masivo en el público colombiano, teniendo cuidado de conservar las semillas para su futura reproducción.

 

 

 

Todas las frutas, la fruta: el yacón

 

Pero la historia de una prohibición real, y el hallazgo agroecológico más importante en Colombia, tienen sus razones de peso, al comprobarse que el Yacón, no es solo una fruta, sino todas las frutas, ya que a la vista del ojo humano es pequeña, pero al tenerla en la mano pesa alrededor de un kilo.

Una densidad que solo se entiende al descubrir la cantidad de minerales y azúcar que contiene.

Teniendo en cuenta esto, en el mercado agroecológico realizado en La Florida el primer domingo de cada mes, el señor Juan Manuel Carmona la exhibió como uno de los atractivos gastronómicos más curiosos de todo el evento.

 

 

Y las razones son de peso, porque esta fruta contiene 96% de humedad, convirtiéndose en la oligofructosa más buscada por los diabéticos, hipoglucémicos y personas que quieren usar azúcar, pero sin engordar o enfermarse o depender de la insulina.

De sus bondades se destaca que el Yacón produce miel de alta calidad, amigable con el organismo humano. Y eso lo comprueba que al exponer la melaza ante un enjambre de abejas estas no la reconocen. Lo que transmite confianza al saber que no es azúcar, pero es dulce, además de saludable porque el cuerpo digiere primero azucares, luego proteínas y después grasas.

 

 

Con el Yacón el proceso es a la inversa, porque el organismo, igual que las abejas, entiende que no es azúcar, pero la procesa sin riesgo contraproducente alguno porque solo contiene 30 calorías por unidad.

El procesamiento artesanal es cuidadoso, ya que hay una industria mediana que se encarga de tratar la fruta con mucha destreza: la someten a calor logrando deshidratarla, al menos durante dos días, para luego extraer la melaza fundamental para hacer otros productos como pan, granola, galletas para diabéticos, ensaladas, y mucho más.

 

 

Saludable y milenario

 

Ya en las bondades curativas que se le atribuyen al Yacón está el que sea un extraordinario adelgazante, limpie la grasa del organismo, corrija el estreñimiento crónico, y desinflame el colón, porque todos los que vivimos en la ciudad somos propensos a padecer algún cáncer de colón.

Y todo esto, porque esta fruta también es conocido como el “rey de los probióticos”. Si la leche Ensure contiene una alta dosis de estos “microorganismos vivos”, el Yacón sobrepasa la cantidad suficiente que necesita una persona para alimentarse saludablemente.

 

 

Es comprobado que el 85% de las muertes en el mundo se debe a problemas de azúcar, sobrepeso, cáncer y otras enfermedades por comidas que parecen sanas, pero contienen químicos o transgénicos.

Así entonces en el Mercado Agroecológico celebrado en La Florida, nadie quedó indiferente ante esta “manzana de tierra” o “Gatorade de los incas” porque el señor Juan Manuel Carmona, que llegó desde Salento al mercado, dejó en claro que el Yacón es el alimento del futuro, el azúcar que el mundo estaba esperando, y lo dice, mientras entrega degustaciones de la miel y el pan, que elaboró en su casa, para concientizar y sanar la ciudad con alimentos producidos por la “pacha mama

 

 

Al indicarnos el pan, agregó un aporte interesante al producto, “mire usted, el pan de Yacón se consume en tres días. En los supermercados hay panes que duran 3 meses”.

Luego de esto, se llevó a cabo un ritual en el mercado para agradecer a la tierra por sus milagros curativos por medio de comida milenaria.

Diego Firmiano
Escritor, viajero, periodista y gestor cultural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


loogomain

Suscríbase a nuestro boletín: