Crónicas del año de la peste

86
0

Todo acontecimiento genera su propia saga de relatos, de crónicas. Más aún si es de carácter masivo y está rodeado de un aura catastrófica y se expande en una cartografía de alcance global.

Tomada de bvs.hn al 6 de marzo de 2020

Bueno, desde que se originó y propagó en la ciudad china de Wuhan, el Coronavirus ha desplegado su propia antología de crónicas del año de la peste.

Las hay de toda índole: política, económica, religiosa, cultural, metafísica. Lo que quieran.

Todo depende de la mirada de cada quien y de la manera como el virus afecta su entorno.

En los cafés, en los bares, en los parques, en las casas, en las iglesias, en las esquinas, en el transporte público, en la oficina, no se habla de otra cosa.

Es media tarde en la Plaza de Bolívar de Pereira. Un pastor protestante, biblia en mano, le recuerda a su creciente audiencia que en las páginas de ese libro están anunciadas las pestes que devastarían al género humano como castigo por sus pecados. Acto seguido, señala el número de la página.

Quienes lo escuchan, bastante pecadores por lo visto, ponen cara de arrepentidos.

Dan ganas de decirles que, entre otras muchas cosas,  La Biblia es un libro de crónicas. Y como los virus y bacterias, con su estela de pestes y muerte, existen desde hace millones de años es apenas natural que aparezcan registrados en esos relatos.

Es simple: a veces nos aniquilan en masa y otras veces nosotros los exterminamos a ellos. Es la manera de mantener el equilibrio.

Así las cosas, estaríamos hablando de un dato histórico o de un relato periodístico. No de una profecía. Después de todo, esas criaturas invisibles y a veces letales nos precedieron y nos sucederán cuando hayamos desaparecido como especie.

El aire crispado de la concurrencia y mi instinto de conservación me dicen que es mejor callar.

Me dirijo entonces hacia El Cafetín, un bar céntrico donde abogados, profesores, jubilados y desocupados, entre otros especímenes de la fauna urbana, se consagran al inútil y sabroso oficio de arreglar el mundo.

Allí abundan las teorías conspirativas. Animados por el café caliente y el aguardiente tempranero, cada uno juega su propia carta:

Que el Coronavirus es un arma química sembrada por la administración Trump para inclinar a su favor la guerra comercial con los chinos.

Que no, que no. Que fueron los chinos los que desarrollaron el virus, se lo auto inocularon y luego lo exportaron  para hacer colapsar la economía mundial y hacerse con el control de las empresas quebradas.

Tomado de cuatro.com

Sigo mi camino. En mi lugar de trabajo un activista de alguna cosa asegura que esto es apenas un nuevo paso en la creciente oleada de odio contra las etnias que caracteriza a los imperialismos. Una vez fueron los negros, más tarde los indígenas, luego los latinos, después los árabes y ahora son los chinos los llamados a personificar el mal.

Pienso entonces qué rumbo habrían tomado las cosas si en lugar de una remota ciudad china, el Coronavirus se hubiera originado en un punto de venta de McDonald´s o de Kentucky Fried Chicken, dos fetiches de los hábitos alimenticios norteamericanos.

A este ritmo, precisaré de muchas libretas para anotar las historias que se multiplican y contagian a una velocidad superior a la del Coronavirus mismo.

Por lo pronto, aquí en mi aldea ya se agotaron los tapabocas y los líquidos anti bacterianos, lo que ilustra muy bien nuestro talante de especuladores.

Ya lo sabemos: “Negocio es negocio”.

Tomada de 65ymas.com

Me detengo en una estación del transporte público. La única preocupación de dos contertulios está centrada en la suspensión de los torneos de fútbol. Por lo visto, preferirían enfermar antes que verse privados del único sentido de sus vidas.

Mientras eso sucede, los equipos más poderosos del planeta mantienen confinadas a sus estrellas: no es cuestión de  poner en peligro semejante cantidad de dólares.

Abrumado por tantas y tan encontradas percepciones se lo consulto a mi madre. En ochenta y cuatro años la vieja ha visto bastantes cosas.

“No se preocupe, mijo- responde-. Las  pestes llegan, se multiplican y cuando uno cree que todo está perdido Dios hace el milagro.”

Como no se me ocurre réplica alguna, emprendo la marcha hacia el parque más cercano. Allí recojo unos cuantos relatos  para seguir alimentando mis Crónicas del Año de la Peste.

Al cruzar la esquina, un militante de la izquierda ortodoxa sentencia que las noticias sobre el virus están siendo utilizadas por el gobierno de Iván Duque para tomar medidas contra el pueblo colombiano.  “Por eso los  noticieros de radio y televisión no hablan de otra cosa. Espere a que despertemos y verá”, concluye, levantando su dedo índice de ángel exterminador.

Indignada a más no poder, una anciana amiga de mi madre, asevera que son tretas del diablo para obligar al cierre de los templos.

De vuelta a casa descubro que  mi vecino, el poeta Aranguren, se ha puesto metafísico y hasta cita la célebre consigna de los estoicos latinos “Memento Mori: Recuerda que debes morir”.

Resumo su perorata diciendo que, según él, es una lección para la codicia, la vanidad y la soberbia del animal humano: un estornudo allí y se dispara el dólar. Un ataque de tos por allá y se desploman las bolsas.

Entre la fe de mi madre en los milagros y la interminable sucesión de teorías transcurre mi vida por estos días.

Y eso que no hablé de los convencidos de que el Coronavirus aparece con nombre propio en las profecías de Nostradamus.

Tomado de msn.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí