Don Lalo, Platón y Sócrates

26
0

Ya es hora de hablar del protagonista de esta historia. Se trata de don Raúl Faín Binda, o Lalo, periodista argentino


 

Como todos saben, la función de las metáforas consiste en recoger los fragmentos dispersos de una unidad perdida, reconectarlos- o religarlos- si se quiere apelar al significado trascendente de esta expresión, para darles de ese modo un nuevo sentido a las cosas, iluminando su lado oculto. Los buenos escritores saben que la metáfora certera y pertinente constituye una de las claves de su trabajo.  Don Lalo lo sabe.

Descubrí sus deliciosas crónicas hace más de una década, atraído por el título de uno de sus artículos: “¿Por qué Cúper lee La República de Platón?”. Aclaro que Cúper no es un académico ni catedrático de alguna universidad de élite. Se trata de un modesto futbolista y algo mejor entrenador que alguna vez descolló en los equipos españoles Mallorca y Valencia, pasando con menor fortuna por Internazionale de Milan.

Pues bien, por esos días, el célebre club italiano pasaba como ahora por uno de sus momentos oscuros en cuestión de resultados. En lugar de apelar al catálogo de lugares comunes que caracterizan al periodismo deportivo, el autor del texto se remontó a los viejos mitos griegos.

 

Massimo Moratti. Foto extraída de: liberoquotidiano.it

 

Comparó a Massimo Moratti, presidente del club entre 2006 y 2013, con el Cíclope del relato griego, resumiendo con ello el poder y las arbitrariedades que acarrea, “Si Cúper no gana el próximo juego, Moratti le cascará la cabeza contra una roca y le sorberá los sesos”,  sentenció el cronista con un toque de fino humor y no poca dosis de crueldad.

Desde ese día me volví devoto lector de sus relatos y reflexiones. Cuando, unos años adelante, mutó hacia el formato del blog, pasé a formar parte de los participantes en sus diálogos. Semana tras semana, me he encontrado con alusiones al drama de Antígona para hablar de las disputas por el poder en el Fútbol Club Barcelona o citas de Oscar Wilde y T. S Elliot para reforzar sus argumentos sobre las veleidades de los deportistas o la fragilidad y el talante fugaz de sus conquistas.

Ya es hora de hablar del protagonista de esta historia. Se trata de don Raúl Faín Binda, o Lalo, periodista argentino… aunque… no sé, a veces sospecho que es uruguayo, como el mismo dice que sucede con tantos argentinos célebres. Forma parte de la plantilla de excelentes plumas de la página en español de la BBC de Londres.

 

Imagen a principio de los años 80, donde aparece Jorge Aguirre, fotógrafo argentino, Juanjo Pérez “el Gallego” y Raúl Fain Binda. Foto por: Ana D’Onofrio

 

En su Blog de Lalo (Ver) ha sabido conjugar elementos tan disímiles como la reseña deportiva, la trivia de los atletas, el análisis sociológico y sobre todo los recursos de la literatura para compartirnos su visión de los deportes como son en el fondo, a pesar de las ineludibles manipulaciones del mercadeo y la publicidad: una metáfora de la aventura humana, con su carga de dichas y desventuras, de grandezas y veleidades.

Como todos los gremios, sectas y cofradías, los intelectuales crean sus propios códigos para diferenciarse de los otros. La aversión- real o fingida- hacia los deportes constituye uno de los tópicos de muchos pensadores. De ese modo reeditan el viejo concepto platónico del cuerpo como recinto de todo lo despreciable y el espíritu, es decir, el reino de las ideas, como aquello a lo que debe aspirarse.

El cristianismo desarrollaría esa idea unos siglos después para postular la noción de cuerpo y alma como agentes separados y muchas veces irreconciliables. En ese esquema, el atleta habita el reino del sudor, mientras el intelectual se remonta a las alturas con vuelo de águila.

Con sus crónicas y reflexiones don Lalo nos demuestra cada semana que esa división no pasa de ser una cuestión maniquea. Habitamos nuestro cuerpo y desde él emprendemos esta aventura impagable de estar vivos. En ese tránsito descubrimos lo celeste y lo terrestre, lo sagrado y lo profano. El dolor y la dicha. No importa si nos dedicamos a hacer negocios, a forjar poemas o jugar al fútbol.

 

Sócrates Brasileiro Sampaio de Souza Vieira de Oliveira, más conocido por Sócrates . Foto extraída de: Wall Street International Magazine

 

Siguiendo ese camino, don Lalo pudo religar al pensador de la antigüedad griega con Sócrates, ese prodigioso futbolista brasileño que hizo del juego poesía al lado de otros magos de la pelota como Zico, Roberto Falcao , Junior y Toninho Cerezo. Esa es la función de las metáforas. Y el escritor lo sabe.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí