El mensaje de los premios Oscar

24
0

Me siento gratamente sorprendida con las nominadas, pues es un año mucho más parejo de lo habitual y casi todas las candidatas a “Mejor película” tienen un alto contenido social, racial y político


 

Ya el año pasado escribí acerca de la importancia de los premios Oscar, que a pesar de sus detractores son los más esperados, en parte quizá por ser los últimos que se entregan a las películas del año anterior.

Me siento gratamente sorprendida con las nominadas, pues es un año mucho más parejo de lo habitual y casi todas las candidatas a “Mejor película” tienen un alto contenido social, racial y político.

 

 

Si tenemos en cuenta que los filmes nominados fueron estrenados en el 2018 y que tomaron un tiempo para su gestación y producción, podemos decir que estas películas estuvieron particularmente influenciadas por la elección de Donald Trump, y si vemos que hay cuatro de ellas relacionadas con temas de minorías (El infiltrado del Ku Klux Klan, Roma, Green Book y Pantera Negra), pues entones estamos ante lo que se percibe como una de las entregas más contestatarias de los últimos años, leída como una respuesta no solo al rechazo a los inmigrantes que ataca la administración del actual presidente de los Estados Unidos, sino a la campaña de #OscarsSoWhite de 2015 y 2016, que criticaba la falta de variedad de los premios.

Este año la ceremonia de los Oscar regresa como una reflexión acerca de la calidad, el glamour y el prestigio de la industria cinematográfica y sobre temas más amplios y complejos. Hubo protestas de los cineastas por la decisión de sacar de la premiación emitida por televisión los premios a mejor cinematografía y a mejor edición, al respecto Guillermo del Toro escribió en su cuenta de Twitter:

No soy quién para sugerir qué categorías deberían ser entregadas durante los cortes de comerciales, pero, por favor, la cinematografía y la edición están en el corazón de nuestro arte. No son herencia de una tradición literaria o teatral: son el cine mismo.

No ha sido el único en protestar, 40 integrantes de la industria, entre ellos reconocidos directores de Hollywood como Martin Scorsese, Spike Lee y Quentin Tarantino, enviaron una carta abierta a la Academia. Esto se suma a que el año pasado anunciaron que crearían una nueva categoría para premiar los logros de las películas más populares y ese anuncio causó tanto descontento que rápidamente fue retirado de la propuesta de cambios a la ceremonia.

 

Nominadas a la categoría Mejor Película. Imagen extraída de El Carcaj

 

Así pues, cada año el tema gira, queramos o no, alrededor de las nominadas a los premios de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas.

A continuación, daré mis impresiones de las nominadas en la categoría de mejor película.

 

La Favorita (Reino Unido, 121 min).

Nominaciones principales: Mejor película, Mejor director, Mejor actriz, Mejor actriz secundaria (Rachel Weisz y Emma Stone), Mejor guion original.

“La Favorita” relata la extraña relación de admiración, amistad y deseo entre tres mujeres en la Inglaterra del siglo XVIII. El intríngulis se desarrolla entre Ana, la última Reina de los Stuart (Olivia Colman), su consejera Lady Sarah (Rachel Weisz) y Abigail (Emma Stone), prima de esta y recién llegada a la Corte, que usa su inteligencia y ambición para escalar posiciones y convertirse en la nueva favorita. Todo pasa en plena guerra con Francia, que está amenazando las arcas del país y el ánimo de la reina.

 

Las actrices Emma Stone y Rachel Weisz, en una escena de La favorita. Imagen extraída de El Comercio

 

En esta oportunidad el peso de la excentricidad del director cae sobre las tres actrices, que consiguen con su interpretación que la historia sea al mismo tiempo grotesca, dramática y divertida.

La extraordinaria dirección de Lanthimos logra conectar su estilo característico (“Langosta” y “El sacrificio de un ciervo sagrado”) con este salto a Hollywood, en una película de época. Esto se evidencia más claramente en el personaje de Weisz, que es capaz de inspirar lástima y al mismo tiempo ser una bruja malvada, es una actuación con matices y contradicciones muy humanas, que sin duda la convierten en una de las favoritas para llevarse el premio a mejor actriz secundaria.

Olivia Colman transmite una combinación poco común de furia, inmadurez y angustia en su papel como la reina Ana, que espero le representará llevarse el Oscar a mejor actriz.  Para mí, es una fuerte competidora de “Roma” para hacerse con el premio a mejor película e incluso a mejor director.

 

El Vicio del Poder (Estados Unidos, 132 min).

Nominaciones principales: Mejor película, Mejor director, Mejor actor, Mejor actor secundario (Sam Rockwell), Mejor actriz secundaria (Amy Adams), Mejor guion original.

“El Vicio del Poder” Es un largometraje biográfico acerca del vicepresidente Dick Cheney, quién inició su carrera en la Casa Blanca durante el mandato del presidente Richard Nixon a principios de los años setenta, hasta convertirse en el Vicepresidente de los Estados Unidos en el periodo comprendido entre el 2001 y el 2009 con George W. Bush como presidente.

No obstante, que su título en inglés – Vice –  se refiriere a la posición política del protagonista, existe un juego de palabras teniendo en cuenta su traducción literal al español: vicio. El desenfrenado vicio de poder que lleva a Cheney a poner su propia vida en riesgo.

 

Detrás de cámaras de la grabación de la película Vice. Imagen extraída de WeLab

 

Esta película tiene un ritmo frenético que me recordó a los mejores tiempos de Oliver Stone.

Adam McKay crea un brillante Frankenstein, que toma elementos tanto del documental como de la ficción. Nos muestra cómo se deben equilibrar tonos y articular mensajes con una destreza cinematográfica impecable y un sentido del humor mordaz y ácido, que nos lleva a preguntarnos en algunos momentos de la película: ¿Por qué nos reímos y sentimos empatía con unos personajes sin consciencia?

La sensación de riesgo constante que transmite la película se ve alimentada por el uso de material de archivo, intertítulos o una voz en off cuya procedencia logra tomarnos por sorpresa. Es un trabajo que bien le merece la nominación al Oscar como mejor director.

La actuación de Christian Bale es impresionante, sobre todo su transformación física. Considero que Bale es el oponente más fuerte de Rami Malek para llevarse el Oscar a mejor actor.

Amy Adams y Steve Carell brindan excelentes actuaciones secundarias, esta podría ser la oportunidad de Adams, que a pesar de la diversidad y compromiso de los papeles que obtiene, aún no ha recibido un premio de la Academia.

 

Christian Bale, Steve Carell y Amy Adams

 

Sam Rockwell hace un buen trabajo interpretando a Bush hijo, pero en lo personal no sobresale tanto como para estar nominado.

 

Pantera Negra (Estados Unidos, 134 min).

Nominaciones principales: Mejor película

Esta película se sitúa en el reino ficticio de Wakanda, un fabuloso lugar situado en el corazón de África, que funciona gracias a un misterioso y poderoso metal llamado vibranium.

Recrea la historia del príncipe T’Challa (Chadwick Boseman) en uno de los puntos más importantes de su vida: la muerte de su padre y rey: T’Chaka.

“Pantera Negra” fue creado en 1966 por Stan Lee y Jack Kirby y es uno de los más recientes héroes de Marvel que salta de las páginas de los cómics a su propia película.

 

De izquierda a derecha, Lupita Nyong’o como Nakia, Chadwick Boseman como T’Challa y Letitia Wright como Shuri. Escena de la película

 

Este film se ha convertido en la primera producción de superhéroes en estar nominada al Oscar por mejor película.

Esto ni siquiera lo logró Christopher Nolan con su trilogía de Batman. No digo que “Pantera Negra” sea una mala película, pero si considero que no es la mejor representante del genero del comic y, además, no compite en igualdad de condiciones con las demás postuladas.

Creo que fue incluida en la nominación más importante, para darle gusto a quienes estaban de acuerdo con la creación de la nueva categoría que finalmente no se dio.

Aunque no tiene grandes interpretaciones, ni momentos que pasarán a la historia del cine, para alguien no aficionado al universo cinematográfico Marvel, que no tenga interés en la historia ni en lo que suceda en Wakanda, si decide verla, al final la película logrará involucrarlo, pues tiene un necesario mensaje para el momento que vivimos.

 

El Infiltrado en el KKKlan (Estados Unidos, 128 min).

Nominaciones principales: Mejor película, Mejor director, Mejor actor secundario (Adam Driver), Mejor guion adaptado.

Esta película cuenta la historia de Ron Stallworth (John David Washington), el primer agente de policía negro de Colorado Springs que conseguiría la hazaña de infiltrarse en el Ku Kux Klan, con la ayuda de su colega Flip Zimmerman (Adam Driver).

“El Infiltrado en el KKKlan” llegó a las manos del productor Jordan Peele (director de Get out) un mes después de la posesión de Donald Trump, en febrero de 2017. Debido a este contexto el guion se hizo más cáustico y con un humor más feroz.

Spike Lee, que es un experto a la hora de enviar poderosos mensajes en sus películas y en esta logra hilvanar todos los elementos que hacen del film una maravillosa experiencia, pues mezcla de manera equilibrada comedia, suspenso y drama.

 

A la izquierda Spike Lee, Director de KKKlan, y a su lado Adam Driver como Flip Zimmerman. Imagen extraída de WeLab

 

En términos de justicia Spike Lee tiene todo para llevarse el premio a mejor director, tres años después de que la Academia le otorgara el premio honorífico, que no reclamó, pues ese año denunciaba la ausencia de actores afroamericanos en la lista de nominados por segundo año consecutivo; poniendo en evidencia la hipocresía del jurado hollywoodense.

 

Nace una Estrella (Estados Unidos, 135 min).

Nominaciones principales: Mejor película, Mejor actor, Mejor actriz, Mejor actor secundario (Sam Elliot), Mejor guion adaptado.

Es la cuarta película con este nombre, primero la contó William Wellman en 1937, basándose en un trabajo de George Cukor titulado “Hollywood al desnudo”. En 1954 tuvo su primera versión musical (dirigida por Cukor) protagonizada por Judy Garland y en los años 70 se volvió a contar la historia con Barbra Streisand como protagonista.

Es una historia que habla del amor, la pesadilla de las adicciones y el éxito a través de un romance entre una cantante desconocida que luego de conocer a una estrella con enorme éxito consigue lanzarse al estrellato mientras coincide con la caída en las drogas y el alcohol de su pareja.

No había visto ninguna de las versiones anteriores, debo confesar que no me llamaba la atención verla y me sorprendió totalmente.

“Nace una Estrella” es un melodrama brillantemente escrito, dirigido e interpretado por Bradley Cooper. Dirige con un profesionalismo admirable, no teme enfrentarse a algo tan intimidante para un director como es un musical y logra encontrar la intimidad que hace de esta historia algo único, a pesar de haber sido contada tantas veces.

Lady Gaga de verdad se luce como actriz, su interpretación es conmovedora y convincente a la hora de mostrarse dulce o carismática dentro de su papel, desde que aparece logra que nos olvidemos de que es ella.

 

Escena de la película “Nace una estrella” de Bradley Cooper. Imagen extraída de Vos

 

Es una lástima que no hayan nominado a Bradley Cooper como mejor director, de verdad lo merece, no debe ser fácil debutar dirigiéndose a sí mismo, a una cantante que no es actriz y además cantar y participar en la creación de las canciones.

Cómo actor Cooper lo tiene muy claro y es que lo hemos visto en diversos papeles que van de galán romántico a héroe de acción, saliendo muy bien librado. En esta ocasión lo percibimos en su interpretación más íntima y convincente, porque en ningún momento intenta lucir bien.

 

Green Book: Una amistad sin fronteras (Estados Unidos, 130 min).

Nominaciones principales: Mejor película, Mejor actor (Viggo Mortensen), Mejor actor secundario (Mahershala Ali), Mejor guion original.

Basada en una historia real esta película nos cuenta acerca de Frank Vallelonga (Viggo Mortensen), un italoamericano que vive en el Bronx y que, al perder temporalmente su trabajo en el Copacabana, termina siendo el chofer del Dr. Don Shirley (Mahershala Ali), un excéntrico pianista afroamericano, quien le ofrece un trabajo de dos meses mientras va de gira por varios estados del sur.

Esto no supone ningún reto aparente, pero si tenemos en cuenta que se desarrolla en 1962 cuando en Estados Unidos estaban vigentes las leyes que, bajo el eslogan “separados pero iguales”, aplicaban la segregación racial en los estados del sur, desde el siglo XIX hasta 1965 y que, además Tony deja bien claro su racismo al inicio de la cinta, nos deja ante una improbable amistad.

El título de la película se refiere a un texto llamado “The Negro Motorist Green Book” (“El libro verde del conductor negro”), que circuló entre 1936 y 1967 con hoteles, restaurantes, bares y estaciones de servicio en las que sí atendían a afrodescendientes sin correr riesgos.

 

Escena de la película. Imagen extraída de Green Book Film

 

Esta es una película sorprendente en muchos aspectos, la extraordinaria interpretación de los protagonistas logra que uno se crea totalmente la amistad que surge entre ellos, se trata de dos actores con gran experiencia en roles dramáticos, pero incursionan en la comedia con una soltura inusual, y así lo expresó el director en una entrevista:

Viggo y Mahershala dan al film un tono cómico que, en el guión, no era tan pronunciado. ¡Para no haber hecho nunca comedia son brillantes! Pero de lo que estoy más orgulloso es del mensaje de esperanza de la trama. Es necesario.

Otra sorpresa es que jamás se espera que Peter Farelly sea el director de esta película. Su trabajo es impecable y consigue que olvidemos por completo que se trata del mismo director detrás de “Tontos y más tontos” y “Loco por Mary”. Aquí el humor se mantiene, pero de una manera más sutil.

“Green Book” es una de esas películas que hacen que salgas satisfecho de la sala de cine, pese al tema tan desgarrador del racismo, que aún está vigente, nos da esperanza en el ser humano, en la bondad más allá de los estereotipos, el tono de la película es fantástico, mi escena favorita es la del bar en donde el Dr. Shirley toca el piano, que manera de involucrar al espectador, sin mucha explicación nos ofrece una visión más tranquilizadora y positiva de la pobre evolución de las diferencias raciales.

 

Ali y Mortensen, la pareja dispareja de Green Book. Imagen extraída de El Día

 

Creo que Mahershala Ali merece de lejos el Oscar a mejor actor secundario por esta interpretación tan coherente, transmite la particularidad del personaje a la perfección.

 

Bohemian Rhapsody: La Historia de Freddie Mercury, (Reino Unido, 134 min).

Nominaciones principales: Mejor película, Mejor actor

Esta ha sido una de las películas del año 2018 sin lugar a dudas. A pesar de algunas malas críticas y las dudas con respecto a Rami Malek interpretando a Freddie Mercury, quien enfrentó los estereotipos para convertirse en uno de los artistas más queridos en el planeta, el biopic sobre el nacimiento de la banda logra su propósito: celebrar la existencia de “Queen” y hacernos disfrutar de su legado más allá de conocer -lo que realmente pasó- detrás de su éxito.

Lo que algunos critican es que bastantes partes no coinciden con la historia real y que además no se profundizó en los excesos de Mercury, pero desde el principio se contó con el guiño de la banda para que el director y los guionistas se tomaran cierta libertad para intervenir en algunos hechos y así, entregar una versión más dramática.

 

Rami Malek es Freddie Mercury en Bohemian Rhapsody. Imagen extraída de Vanity Fair

 

La actuación de Rami Malek es asombrosa, se transformó radicalmente para interpretar a Mercury y aunque, en mi criterio, no se parece físicamente al personaje que interpreta, su impecable trabajo es tan convincente, que el mismo Brian May expresó la admiración y respeto por el trabajo que hizo.

“Bohemian Raphsody” despierta muchas emociones en el público, estamos conectados con la historia de “Queen” sin importar la edad y eso hace que se disfrute mucho de la película.  La vi tres veces y encantada la volvería a ver. No creo que gane el Oscar a mejor película, pero si Rami Malek gana el premio a mejor actor, será más que merecido.

 

Roma (México, 135 min)

Nominaciones principales: Mejor película, Mejor director, Mejor actriz, Mejor actriz secundaria (Marina de Tavira), Mejor guion original.

Ya escribí una reseña aparte sobre “Roma”, que es mi absoluta favorita para llevarse el premio a la mejor película y posiblemente, a mejor director.

Y es que lo que hace esta película de manera extraordinaria es sintetizar y transmitir las emociones más puras de un modo tan intenso que reduce algo enorme a su mínima expresión y transforma un recuerdo de la infancia en la más grande odisea.

 

Escena de la película

 

“Roma” viene de ganar prácticamente todos los premios, así que la novedad más allá de la doble nominación a mejor película y mejor película de habla no inglesa es, sobre todo, la posibilidad de entregar el premio gordo de los Oscar a una película tan personal, con actores naturales, en blanco y negro, hablada en español y mixteca y que además compró Netflix.

Esta nominación representa para mí, la cereza del pastel en relación al mensaje claro que se envía al actual gobierno de los Estados Unidos; en un momento en el que los migrantes de México y Centroamérica son perseguidos con especial rigor y raras veces se han visto representadas en cine como protagonistas de la historia.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí