Frida: un espacio de mujeres lleno de cultura, gastronomía y estilo

47
0

Frida es un lugar construido, una idea gestada por mujeres


 

Frida Café Bar es un espacio alternativo en la ciudad de Pereira. Hace un año abrió sus puertas para el público en general. Este lugar se identifica por estar impregnado de arte y cultura, además de ofrecer productos de sabores dulces y nuevas experiencias gastronómicas. Paola Ortega y Juliana Villa Marín son las administradores y fundadores de este innovadora propuesta en la ciudad.

Ambas proceden de campos profesionales muy distintos. Alejadas del mundo empresarial, por ejemplo, Paola Ortega es Licenciada en Educación y Desarrollo Comunitario y Magister en Migraciones Internacionales de Universidad Tecnológica  de Pereira.

 

“Juliana es mi prima, así que cuando le surgió la idea de este proyecto me invitó a participar. Viendo la situación de esta ciudad, que a veces hay trabajo y a veces no, decidí hacer parte del proyecto tomándolo como una entrada adicional. Me pareció muy chévere como Juliana lo planteaba, además la conozco como persona. Sé que es una persona con quién puedo emprender”.

 

Foto: Stefanny Rodríguez

 

Así comenta Paola su relación con Juliana y los comienzos del emprendimiento. Ya que Juliana Villa Marín es Diseñadora Gráfica y licenciada en Artes Visuales. Su experiencia previa radicaba principalmente en el mundo de la publicidad; trabajó durante cinco años en un estudio, y es a partir de esa rutina laboral que surge como necesidad el proyecto de crear empresa.

 

“Trabajar es muy complicado y más en la parte artística porque los espacios son muy reducidos, y muchas veces se ve una obligada a ocupar su tiempo en tareas monótonas que no aportan a un progreso profesional ni como persona. Así que decidí apostar por este proyecto de crear empresa, sin dejar de lado mi profesión como diseñadora”.

 

Ambas decidieron emprender y fundan un espacio cultural y artístico llamado Frida, que en cierta forma es un referente a la mujer creadora, empoderada y activa,  además de rendir homenaje a una figura tan controvertida, talentosa  y sensible como lo fue  la pintora mexicana Frida Kahlo.

 

Foto: Stefanny Rodríguez

 

“Los espacios artísticos en Pereira son muy limitados, de hecho, hasta las propias universidades reprimen en cierta forma. Por eso uno de los objetivos de Frida es ofrecer  un espacio abierto para todos aquellos artistas que deseen hacer una propuesta sin marcar un parámetro”.

 

Frida es un lugar construido, una idea gestada por mujeres. El mobiliario fue construido por Juliana y Paola. Se repartieron las tareas de pintar, lijar, elegir maderas, clavar puntillas. Se preocuparon hasta los mínimos detalles de decoración vintage.

La comida fue toda una experiencia, ya que en la cocina ambas eran principiantes. Al principio eligieron una serie de recetas en la Internet y añadieron detalles propios. Sus primeros degustadores fueron amigos y familia,  y entre un aciertos de sabores  surgió  la carta de Frida.

 

Foto: Steffany Rodríguez

 

“Intentamos ser muy prácticas y a su vez innovadoras en el recetario. También la persona que nos ayudan en la cocina han puesto su toque en cada receta. Uno de los platos estrellas es el Sandwich,  los Smoothies y la ensalada César”.

 

Frida abre sus puertas a partir de la 3 p.m (el plan a futuro es tener almuerzos) y cierra a  las 11 p.m entre semana y 1 am el fin de semana. Este es un lugar ideal para tomar la merienda de la tarde entre un café y una torta casera, hasta una cena especial y algunas cervezas. Todo acompañado de buena música.

 

“Los clientes has sido muy receptivos.  La mayoría son personas que en su primera visita al local se han enamorado y lo han seguido frecuentando.  A muchos les ha pasado que ven la entrada y piensan que es un lugar pequeño, pero cuando entran se dan cuenta que no. Muchos nos han dicho que es un lugar especial, mágico. También ha sido fundamental en nuestro proceso, el voz a voz”.

 

Foto: Steffany Rodríguez

 

Desde que Frida abrió sus puertas ha contado con la presencia de diversos artistas emergentes. Muchos proceden de la Universidad Tecnológica de Pereira, otros son independientes.

También se ofrecen espacios de creación y formación. Actualmente todos los miércoles se imparten clases de fotografía por un profesional de la ciudad; y muy pronto empezarán los talleres de pintura guiada  a cargo del Colectivo Color y Vino, quiénes dan clases de pintura a partir de una copa de vino.

Todas aquellas personas dispuestas aportar y exponer su trabajo cuentan con Frida, un espacio de difusión y apreciación desde la sensibilidad, la diversidad de lenguajes y estéticas.

 

Foto: Steffany Rodríguez.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí