La inclusión social o una forma de integrar las capacidades diferentes

19
0

En este especial queremos resaltar la inclusión social, o el integrar las capacidades diferentes a las actividades ciudadanas, especialmente la comunidad invidente en Pereira. Por ello presentemos un texto introductorio, una entrevista, video e información de relevancia para entender que estas capacidades son normales, porque en esencia se trata de seres humanos con otras maneras de comunicarse o conducirse en el mundo. Todo en la ciudadanía es  cuestión de información, de aprender a tratar cada persona en su forma y esencia y  el hacer ciudad al capacitarnos sobre esta materia. Bienvenidos.

 


La situación para Colombia, en especial para Pereira ha sido complicada; a pesar de las leyes que se han generado para promover los derechos y deberes de las personas con discapacidad


 

Texto: Revista Punto por Punto.

Pereira

En el año 1980 la Organización Mundial de la Salud (OMS) decía que la discapacidad era una condición negativa, síntoma de una alteración biológica; es decir, que las personas con discapacidad no podían desempeñar un rol social pues se les consideraba enfermas.

También se clasificaron las discapacidades según su limitación. Pueden ser de tipo sensorial como Sordera, Ceguera, Baja Visión y Sordoceguera; física o motora debido a la ausencia de algún órgano del cuerpo. Hay otras de tipo cognitivo como el síndrome de Down; limitaciones intelectuales como el síndrome de Asperger, el Autismo y la Discapacidad Múltiple, que son aquellas personas con talentos excepcionales, con un nivel intelectual superior.

A partir del año 2001 la OMS cambia el término de discapacidad, este pasa a ser definido como un déficit y limitación que poseen algunas personas para realizar actividades que restringen la participación.
Dentro de todas las discapacidades, la visual es una de las limitaciones más difíciles de aceptar por parte de la sociedad; esto se ve reflejado en la poca participación ciudadana que tienen, ya que las personas aún no está preparadas para convivir con ellos en escenarios familiares, laborales y económicos.

¿Acaso se han preguntado por lo que siente un ciego?, o, ¿las reacciones que tiene la gente frente a ellos? ¿En realidad son tenidos en cuenta? Una de las pocas organizaciones que se ha preocupado por ellos a nivel mundial es ONCE (Organización Nacional para Ciegos Españoles). Inició en el año 1938 con el fin de prestar ayuda social a personas con ceguera o discapacidad visual.

También se ha interesado por crear centros de formación y empleo en busca de equiparar oportunidades; pues su objetivo es el cumplimento de los fines sociales y la adecuación de las transformaciones políticas y económicas.

En Colombia, uno de los entes más importantes que vela por sus derechos es el Instituto Nacional Para Ciegos (INCI), creado en el año 1955. Este tiene como fin promover la inclusión social a través de la asistencia técnica y el suministro de materiales para las entidades que lo necesiten. Así mismo orienta la organización, planeación y ejecución de políticas públicas que favorecen la educación inclusiva.

El INCI trabaja de la mano con el Ministerio de Educación Nacional, Protección Social y el Ministerio de Comunicaciones; también se encarga de supervisar según las políticas establecidas, a las entidades públicas y privadas que trabajan en beneficio de los ciegos. Así mismo difunde proyectos de investigación relacionados con la limitación visual.

Dentro de las organizaciones que han luchado a favor de la inclusión se encuentra CORPOVISIÓN, entidad privada cuyo fin es de interés público y social. Fue creada en el año 1998 en el departamento de Risaralda y desde sus inicios se ha dedicado a los procesos de rehabilitación y habilitación beneficiando no solo a nuestro departamento; sino también a todo el eje cafetero.

En esta organización ayudan a los ciegos a adquirir autonomía a través de la defensa y promoción de sus derechos. También dan clases de orientación y movilidad, actividades de recreación, expresión corporal y artes. Además enseñan la escritura Braille y manuscrita; el cálculo matemático y el manejo de la informática y las TIC.

Uno de los proyectos que benefició a la Educación Inclusiva fue el Proyecto Iris, que surgió como tesis de grado en la Universidad Tecnológica de Pereira. Tres estudiantes crearon un dispositivo tecnológico que permitía a los alumnos con discapacidad visual, percibir figuras y colores a través de vibraciones; además de acceder a contenidos pedagógicos más completos y novedosos.

Aparte del dispositivo, el Proyecto Iris está compuesto de un software y una cartilla de actividades pedagógicas que permiten la adaptación de la básica primaria, por medio de ejercicios que soportan el proceso educativo. Así como Louis Braille desarrolló en 1925 la codificación del texto; el Proyecto Iris, por su parte, hace una codificación de colores.

A cada color le corresponde una vibración y cada uno tiene una intensidad y velocidad diferente. Este proyecto se implementó en la Institución Pablo Emilio Cardona en Pereira y en la Institución Francisco José de Caldas en Santa Rosa de Cabal. Debido a su éxito crearon una empresa llamada DUTO y ahora se encuentran instalados en  Estados Unidos.

Según la OMS, en el mundo hay aproximadamente 285 millones de personas con discapacidad visual; 39 millones son ciegas y 246 millones presentan baja visión. Por ello, día a día los ciegos deben luchar por superar la limitación, que afecta su calidad de vida y las posibilidades de interactuar con el mundo.

La situación para Colombia, en especial para Pereira ha sido complicada; a pesar de las leyes que se han generado para promover los derechos y deberes de las personas con discapacidad; estas aún siguen siendo vulneradas. Esto le sucede a las 50 personas con discapacidad visual que hay en la cuidad según cifras suministradas por CORPOVISION, que día a día buscan suplir sus necesidades por medio de la inclusión.

Para comprender de mejor forma esta problemática, Punto por punto es un proyecto que recoge testimonios de las personas que están involucradas con la discapacidad visual; nuestro fin es plasmar diferentes puntos de vista que permiten contar el contexto laboral, jurídico, social y familiar que enfrentan día a día los ciegos en Pereira.

Cómo se podrá ver en los contenidos de la revista, él único colegio que promueve la educación inclusiva en el eje cafetero es el Pablo Emilio Cardona. Esto ha generado una serie de problemas que permiten visualizar la escasa apropiación que hay por parte de las instituciones educativas. Lo mismo sucede en el ámbito profesional, en donde no cuentan con muchas posibilidades para competir en el mercado laboral.

Sin importar las leyes o instituciones, el verdadero cambio está en la mentalidad; solo cuando ocurra esto, será posible una inclusión donde todos son aceptados sin discriminación alguna.

No podemos ser parte del progreso sino nos detenemos a mirar a las personas que necesitan ayuda, en especial a la gente que debe vivir de un modo diferente. Cada quién decide ser agente de cambio como las organizaciones que velan por sus derechos o unirse al lado del grupo de los indiferentes; por el momento pesan más los del segundo bando.

 

Oír entrevista


“Asi veo a mis estudiantes” Gustavo Adolfo Montes

Foto por: Diego Val

 

 

Adoquines táctiles


 

Servicios educativos de la ONCE

(Organización Nacional de Ciegos Españoles)


 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí