“La Purga”: cuando todos los delitos son posibles, incluso matar.

33
0


La Purga es el inicio de una trilogía, que muestra como en el futuro, en el país de las independencias y las libertades, sus próceres y padres, permitieron un día para asesinar.


Título original: The Purge
Estados Unidos, 2013, 85 min.
Director: James DeMonaco
Guión: James DeMonaco
Actores:  Ethan Hawke, Lena Headey, Max Burkholder, Adelaide Kane y Edwin Hodge
Género:   Ciencia ficción
Música: Nathan  Whitehead
Fotografía: Jacques Jouffret
Montaje: Peter Gvozdas

 

 

 

Tricks with Treats

 

Como sociedad existen elementos regulatorios. ¿Necesitaremos algún día decidir que la vida del otro ya no vale? Es el desafío protagónico de esta película. Desatar la furia que llevamos por dentro para alcanzar el equilibrio.

La Purga es el inicio de una trilogía que muestra como en el futuro, en el país de las independencias y las libertades, sus próceres y padres, permitieron un día para matar. Una licencia y un pasaporte en el que la ley la hace cualquiera, todo delito se encuentra permitido, incluso el de asesinar.

 

 

Se trata de una trama cuyos ejes perduran en nosotros. Es una muestra de la capacidad, y cierta obsesión por enfrentar los desafíos de la sociedad. De hecho, en tiempos de Halloween, los disfraces de purgadores vienen creciendo, y hasta parece no ser “descabellado”, instaurar un día con la ley de no tener leyes: una anarquía asistida.

Hablar de La Purga es común, y la trilogía se reconoce por la aldea global. El hecho es justificable: la ola de violencia, el incremento de hurtos, la imposibilidad de combatir el crimen, entre otros, encuentran un modo de ser “naturalizado”. Que como  ecosistema haya un equilibrio.

 

 

Eso supone la existencia de unos ejecutores. En la sociedad, dicen, el ser humano es violento y por eso es viable  dejar fluir esa “necesidad” de furia. Con un día para darle riendas, se “purga” el individuo y luego la sociedad donde vive. El resultado: se merman los índices de afectación del entorno. Es la manifestación de un estadio liberador y hasta supremo.

La bestia requiere soltarse. Es el turno de combatir lo que no funciona. Vienen, eso sí, las entelequias sobre el fenómeno: ¿a quiénes se purga? No desaparecen las clases sociales, y así unos pueden acceder a seguridad,  y estar más protegidos.

Otros, la mayoría, son el botín de un ritual, en donde la regulación de la vida  pone el caldo de cultivo en un sector. Aunque una que otra situación  establece que la bestia no pone su sello diferencial, y en cualquier escaño de poder o privilegio también encuentra su eco, eso sí, con menor frecuencia.

 

 

Existen muchas películas  donde el futuro distópico, y sin mucha esperanza, muestra relaciones transformadas por un detonante. Por ejemplo, El precio del mañana (2011), Los niños del hombre (2006) de Alfonso Cuarón,  Los sustitutos (2009), Elysium (2013).  En fin, el hecho es que La Purga se inserta en narrar una perspectiva de un mundo estable, uno  donde la violencia es la salida a la violencia y a los hechos de quebranto entre las personas.

Es un trasladarse a un plató donde el festín por la muerte, la venganza, el carnaval, el enmascaramiento, la purga como ceremonia son protagonistas. Es devolverse hacia la eliminación de uno de los ideales mayores de las sociedades: la vida.

 

 

Participar de ejecuciones “validadas” y promovidas por los padres de la patria es un fenómeno que a muchos les debe parecer  consecuente. De hecho, sin existir de modo legal, se lleva a cabo. Un ladrón, por ejemplo, puesto en la picota pública es “ajusticiado”, y el acto es masificado en redes como la prueba de que se ha hecho lo adecuado.

La Purga constituye un espejo donde muchos quieren reflejarse. Al verla, alguien puede inquietarse: ¿a quién le quitaría la vida usted si pudiera purgar?

Las variables del proceder dan cabida a muchas opciones: ¿con quién me asocio para delinquir? o ¿cómo resistir ante el desate de la bestia si no estoy de acuerdo?

Si se busca una vida digna y en equidad: ¿es posible sacar nuestra bestia para conseguir ese ideal?.

 


 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí