Las ciudades que queremos.

273
1

Terminó en Colombia el debate electoral para la elección de congreso y presidente de La República, y comenzó a animarse la contienda por los poderes locales, alcaldías y gobernaciones. Así es la vida nacional, vivimos en estado permanente de festejos y elecciones.

Ahora bien, es importante que más allá de las cábalas políticas y los cálculos de unos y otros, se comience a reflexionar sobre el territorio y en lo que será el programa de los próximos alcaldes para las ciudades post pandemia.

Es posible que muchos de nosotros pensemos que la vida después de la emergencia pandémica siguió como antes, pero hay muchísimos factores que confirman que la continuidad de la especie humana en la tierra depende de que nos apliquemos a realizar fuertes transformaciones.  De la cabal comprensión de esa necesidad de cambio, y de la velocidad que se aplique a la implementación de las medidas correspondientes, dependerá nuestra estabilidad futura y, tal vez, la supervivencia de la especie.

Es importante recordar que el aporte de las ciudades a este fenómeno es determinante. Según UN-Hábitat, las ciudades generan el 70% de las emisiones de gases efecto invernadero. Adicionalmente, son las ciudades las que consumen la mayor cantidad de energía en el mundo, y, no podemos olvidar que los máximos responsables de las emisiones que causan el aumento de la temperatura global son los gases que se generan al producir energía quemando combustibles fósiles.

Entonces, si vivimos un momento de quiebre en la historia reciente de la humanidad, y si el objetivo es actuar sobre las ciudades, por supuesto que el tipo de ciudades en las que necesitamos vivir no es irrelevante. Por el contrario, es vital para la existencia de la humanidad.

F:El Diario. Tráfico por el viaducto de Pereira.

Y en este orden de ideas, los gobernantes que vayamos a elegir deberían ser aquellos que presenten a la ciudadanía las mejores alternativas para lograr el objetivo requerido: ciudades que generen menos emisiones, es decir, que usen para funcionar una menor cantidad de energía, y que la energía que utilicen provenga cada vez menos de la quema de combustibles fósiles.

Pero el objetivo a trabajar es en doble vía, porque no solo son las ciudades las que mayores aportes hacen al calentamiento global, los centros urbanos son los más afectados por el aumento gradual de la temperatura.

Se necesitan, no solo acciones para un uso más eficiente de la energía que mueve nuestras urbes (transporte, hogares -calentamiento de agua, calefacción o aires acondicionados, cocina-, industria, iluminación, entre otros), sino comenzar a realizar actividades tendientes a bajar la temperatura al interior de las ciudades.

Para afrontar el próximo debate electoral, se debe exigir la inclusión en los programas de gobierno y en las propuestas de campaña, para las ciudades: más transporte colectivo de calidad. Más arborización y espacios públicos. Uso de fuentes de energía alternativa en donde sea posible. Sistemas de reciclaje de aguas lluvias. Una reorganización del ordenamiento urbano, de tal forma que se generen varias ciudades dentro de las ciudades, sobre todo en aquellas que, desafortunadamente, se han desarrollado en suburbios o de manera extensa.

Así que, ciudadanos, vamos por ciudades con:

  1. Un transporte público eficiente, sostenible y amigable con el usuario, tipo tranvía eléctrico. En las ciudades de Colombia que tienen sistemas de transporte masivo de buses articulados, se puede usar el carril dedicado para la instalación del tranvía. Es necesario que este sistema vaya acompañado de la construcción de parqueaderos en zonas estratégicas (para vehículos y bicicletas) y que se articule con otros medios de transporte ecoamigables como las redes de cable aéreo y las pistas ciclables.
  2. Aumento de las pistas ciclables por vías principales, creando una red cuya concepción tenga como punto de partida estudios de origen-destino.
  3. Semi-peatonalización de vías en barrios, reduciendo a un solo carril las vías transitables al interior de la trama urbana barrial, y dejando la circulación plena de vehículos solo por vías principales o avenidas. Esta medida contribuiría a desestimular el uso del vehículo para recorridos cortos, disminuirá las lesiones y muertes por accidentes de tránsito, y bajará el ruido, otro gran contaminante en las ciudades.
  4. Un plan realmente agresivo de arborización, ya que está demostrado que es la acción más eficaz para disminuir la temperatura en las ciudades.
  5.  Aumento significativo de parques, desarrollando un plan ambicioso de espacios públicos, tomando como referente una distancia de acceso, por ejemplo, que cada ciudadano tenga un parque con extensa arborización y espacios de práctica deportiva a un máximo de 20 minutos de recorrido a pie desde su vivienda.
  6. Provisión de un número de equipamientos estratégicos (institucionales, salud, educación, seguridad, diversión y esparcimiento, cultura, etc.) que estén, para cada ciudadano, a la misma distancia de su vivienda que los parques, 20 minutos de recorrido a pie.
  7. Instalación de paneles solares y sistemas de reciclaje de agua en donde sea posible, iniciando por las viviendas individuales.

Por supuesto que cada uno puede tomar medidas adicionales para bajar su huella de carbono. Pero no nos digamos mentiras, un conjunto de buenas acciones individuales jamás tendrán el alcance y la contundencia de aquellas que se implementen colectivamente, en varias o muchas ciudades al mismo tiempo.

Hasta aquí el programa para los nuevos tiempos. Fundamental e irrenunciable, será el que cada ciudadano deberá exigir a sus futuros gobernantes.

Contraste de temperaturas, cálculos aproximados.
Contamos historias desde otras formas de mirarnos.

1 COMENTARIO

  1. Que paradoja, despotrican de la seudoizquierda colombiana que acabó de llegar al poder arrodillada y maniatada, pero adoptan su programa. Ese es el programa de Petro para las ciudades y el de transformar Ecopetrol a largo plazo en una empresa de energías alternativas. La cuestión es de vida o muerte según todos los informes científicos sobre el calentamiento global, es ahora o nunca … y tal vez ya sea tarde para el planeta. Hoy el ministro de transporte de Petro, que es del partido conservador y muy torcido, anuncia que el acuerdo con Claudia López es tirar el tranvia por la séptima en Bogotá. Inisito: hay que ser más objetivos y menos viscerales en Política (y ojalá en todo lo demás también).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí