Los tres tipos de mentiras aplicadas en la historia de la política colombiana

12
0

La transparencia no ha sido una premisa en nuestra legado político, en tiempos de elecciones este pasado pesa en la incertidumbre.


 

Si bien, las mentiras, las malditas mentiras y las estadísticas son el decir de muchas personas en cuanto a los tres tipos de mentiras; es al Ministro Británico Benjamin Disraeli (1804 – 1881) a quien será necesario darle los agradecimientos por tan célebres palabras, pero a la vez por tan valiosa herramienta para los aspirantes a cargos de elección popular en Colombia durante su historia, cosa que no tiene ningún tipo de presentación en el hecho de que los tres tipos de mentiras sean el pan de cada día en la politiquería.

Para abordar con evidencias cada uno de los tres tipos de mentiras aplicados en la política colombiana, es posible partir del primer argumento que muestra ciertamente lo siguiente: en la actualidad hay un ser humano con actitudes y aptitudes propias de lo que es, una persona ocupando un cargo de elección popular que ha jurado, y hasta en algún momento decir que firmaría sobre mármol alguna declaración o cuestión de total trascendencia para el país.

Esta mentira fue claramente necesaria para que el actual Presidente el Doctor Juan Manuel Santos Calderón le ganara la respectiva contienda electoral al Doctor Antanas Mockus Sivckas en la segunda vuelta presidencial del año 2010.

 

Extraída de Wradio

 

Dado que en unos de los debates realizados previo a las elecciones, a ambos candidatos les hicieron la misma pregunta. ¿Si usted llega al Palacio de Nariño como Presidente de los colombianos sube los impuestos con una reforma tributaria? Claramente el Doctor Santos se vio en la precaria necesidad de afirmar que firmaría sobre mármol que los impuestos no subirían en su mandato, aun sabiendo que las políticas económicas del momento evidenciaban una inminente alza en los impuestos y por tal una reforma tributaria hoy existente. Ya no importa mucho la respuesta de Mockus en ese entonces pues también conocedor de las verdaderas necesidades económicas, no mintió y dijo: Si, habrá que subir los impuestos mediante una reforma. Así pues, utilizar las mentiras para tener adeptos no puede ser la carta de navegación en la política.

Por otra parte, otros mientras tanto, han utilizado las malditas mentiras (más fuertes aun) para alcanzar su objetivo. Narco política, un Presidente con un mandato salpicado por las relaciones con el Narcotráfico, una presidencia minada de malditas mentiras. Nada contra el Doctor Ernesto Samper Pizano, pero para este ejercicio que mejor muestra de malditas mentiras aplicadas en la política que un gobierno con manos criminales en su estructura.

 

 

Extraída de la LA-FM

 

QUIZÁ TE INTERESE:  Un café tardío 

 

Finalmente, el momento de las estadísticas, el tercer tipo de mentiras.

Las encuestas las lidera el candidato que realice la toma, es decir, según ellos y sus estadísticas, todos llegaran al Palacio de Nariño. No siendo suficiente con esto, la reciente encuesta realizada por un poderoso canal de televisión colombiana arroja varios interrogantes, que hacen que las estadísticas basadas en las encuestas sean un arma para quien las realice o en este caso para quien tenga intereses de por medio.

En una semana, el Doctor Iván Duque duplicó sus puntos porcentuales de intención de voto en el país, el voto en blanco supera en porcentaje de intención al Doctor Sergio Fajardo, y por si fuera poco, la sumatoria total de intención de voto por todos los candidatos y el voto en blanco suma 101%.

Así pues, las mentiras, las malditas mentiras y las estadísticas han atiborrado la política colombiana en toda su historia. De tal forma que lo mejor es votar a conciencia, no vender su voto y esperar que los señores candidatos ¡no nos mienta más!

 

Extraída de El Heraldo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí