Mary Hellen: el rap en cuerpo de mujer

245
0

Esa es una de las ventajas del hip hop, el poder de narrar lo que viven otros y de contar lo que la gente debe saber.


 

En el mundo del hip hop, consolidado por hombres, la antioqueña Mary Hellen sobresale. Una mujer de la llamada old school rap, que ha soportado la barrera del tiempo y que ha sido llamada, con justa razón,  “La primera dama del hip hop” en Colombia. Una artista que desde corta edad sabía qué quería con la vida, y por ello decidió estudiar en la Escuela Superior Tecnológica de Artes Débora Arango, donde se preparó en Saxofón 4 años y pudo perfeccionar la técnica vocal. Ese registro único que sus seguidores disfrutan en sus canciones como “El arriero”, “Idioma Universal”, “El Dulce” y otros. En  relación con la música hip hop, esta artista sigue en constante búsqueda, innovación y experimentación, ya que entiende que el género está en constante evolución e ir a la vanguardia es la clave.

Conversamos con ella y  nos comentó que en los años 90´s  no había mucho rap en español. Y la verdad, acierta, porque los primeros grupos capitalinos (distribuidos por sectores en Bogotá) fueron Contacto Rap, La Etnia 527 y Gotas de Rap y en Medellín ya se reunían algunos jovenes en las plazas públicas a “imprivisar” cin el “Big Box” de fondo.  En la última agrupación, “Gotas de Rap” sobresaldría la cantante Melisa Contento que sería influencia para otras mujeres dentro del rap. Sin embargo sería el tema “527 rap” de “La Etnia” que la atraparía y que, en sus palabras, fue lo primero que escuchó en español y que no olvidaría nunca.  Luego vendría la música proveniente de Estados Unidos, y la influencia de los estilos de la East Coast y la West Coast y la influencias de grupos norteamericanos como la N.W.A, Ini Kamoze, Salt-N-Pepa, The Fugees, y otros.

Actualmente Mary Hellen tiene 35 años y sigue haciendo música. Y quiere hacerla hasta el final.  La Cebra que Habla la entrevistó desde Medellín, y en exclusiva para los lectores de Pereira y el mundo.

 

Fotografía extraída de: Bogotá Music Market

 

Bienvenidos

 

Diego Firmiano: ¿qué significa el Hip Hop para usted?

Mary Hellen: Realmente es toda mi vida. Desde mi preferencia por este tipo de música tuve la oportunidad de hacer mi carrera. Entonces desde el primer momento que lo escuché no solo lo concebí como un género sino como un estilo de vida.

 

D.F.: ¿qué significaba ser mujer rapera en los años 90´s en Colombia?

M.H.: He sido partidaria que cuando se trabaja con responsabilidad y con dignidad, se corta la barrera del género. En mi caso me pasó lo mismo. Es decir empecé a trabajar y a medida que iba haciendo, el mismo “camello” mostraba la continuidad, la disciplina que me estaba poniendo. Entonces nunca me sentí inhibida por el hecho de ser una mujer en una música que normalmente hacen los hombres. De ahí que todo esté más ligado al trabajo y al esfuerzo que uno le ponga.

 

D.F.: Te lo pregunto porque en los 90 habían muy pocas mujeres raperas en el escenario, quizá Melisa Contento, de la agrupación Gotas de Rap, que era lo que se escuchaba en ese momento; luego te vimos cantando con “El Chonta”, “La Tribu Omerta” y otros.

M.H.: Exacto. Pues la verdad tuve mucha suerte en ese caso porque de alguna manera, como dice, no había muchas mujeres haciendo esto. Y es como retroceder y ver que conté con el apoyo con toda la gente que estaba en el medio, es decir con “todos los hombres”. Ellos siempre me han estado apoyando.

 

D.F.: ¿Quiénes fueron sus primeros apoyos en Medellín?

M.H.: Fue un muchacho que le dicen Quimi; La Tribu Omerta; K-Music con Quiño. Ellos fueron por así decirlo, los primeros que me apoyaron. Entonces cuando llego a la K-Music, sacan mi primer disco y la industria empieza a invertir de verdad en la música.

 

D.F.: Y empezaste como solista o inicialmente se integró  a un grupo.

M.H.: No, de hecho tuve la oportunidad de trabajar con varios grupos. Inicié con uno llamado “La nada” con este chico que le decían Quimi. Él  fue el primero que me dio la posibilidad de hacer instrumentales y crear música propia. Y con eso inicié. Este grupo eran como varios artistas en un solo “pack”. Después de trabajar con ellos comienzo a trabajar con un grupo llamado AM Girls. Luego trabajo con dos chicas: Luz Dary y Cristina, con las cuales conformé la agrupación llamada “Las hermanas calle”.  “Camellamos” un rato, pero no pudimos grabar ni sacar nada. Y después de eso fue que arranqué mi trabajo como solista en el 2002. Fue el tiempo en el que saqué el primer disco de hip hop en Colombia hecho por una mujer; aunque habían muchas también cantan do, pero ninguna había hecho el prensado de un disco.

 

Fotografía extraída de: ReverbNation

 

D.F.: Y el tema que muchos escuchamos desde los noventa (y que lo seguimos viendo), que es “Dolor” (Ver) con el Chonta ¿fue una concientización o una campaña en Medellín?

M.H.: Pues realmente nosotros hemos querido con la música narrar situaciones, mostrar esa realidad de nuestra ciudad que a todos nos ha tocado ver de cerca e incluso de frente.  Esa es una de las ventajas del hip hop, el poder de narrar lo que viven otros y contar lo que la gente debe saber. Eso pasó con este tema. Lo invito a que lo escuchen.

 

D.F.: Desde tu perspectiva, cómo ha sido la evolución del rap en el país desde los 80`s hasta esta fecha. Desde el género undreground hasta el rap comercial y los derivados del ritmo.

M.H.: En parte tiene que ver con el hecho de que la cultura ha adquirido mucha fuerza, tanto en Colombia como en Latinoamérica.  Acá en el país se hace uno de los festivales más grandes de Latinoamérica que es “Hip Hop al Parque”. Entonces esa misión le ha dado la opción no solo a artistas nacionales sino también internacionales y uno tiene la oportunidad de ver personajes tan grandes con los que uno siempre creció  y vibró. Y con la evolución musical, creo que parte del trabajo continuo. Hay gente que lleva mucho tiempo haciéndolo con fuerza y disciplina.

El grupo Alcolirykoz es uno que está hace más de 10 años en el escenario y uno los ve activos todavía.  Entonces uno alcanza a ver que cada vez se hace la cosa más profesional y se  entiende que es una industria en potencia que va creciendo. Y eso es lo que se necesita, que se vaya comercializando los sonidos porque la idea es que los artistas del hip hop no estén trabajando en otras cosas o lugares sino haciendo su gestión como músico. Haciendo sus empresas musicales.  Y eso sería un gran paso. Rap autosuficiente.

 

D.F.: Y desde la administración de la Alcaldía de Medellín o de la Gobernación de Antioquia ¿siempre ha habido apoyo con el arte o los artistas hip hop de la ciudad?

M.H.: Desde que tengo uso de razón,  dentro de la cultura de acá, siempre ha sucedido eso. Siempre hay apoyo del Estado para muchas cosas. De hecho la primera vez que estuve en un escenario fue en un evento de la Policía Metropolitana. Allí salí en vivo y ellos proporcionaban los instrumentos, la tarima todo. Hay un respaldo de la administración. De hecho se invierte en cultura, como el festival “Altavoz”, un gran espacio emergente que es una puerta para el artista independiente y general. A mi me dieron esa oportunidad. Eso permite consolidar un trabajo más completo. No solo cantar, sino la posibilidad de generar un plan de negocios.

 

D.F.: El tema que oímos hace años llamado “Conspiración por la paz” (Ver) que fue una unión de voluntades musicales en Medellín y que tuvo buena acogida. ¿Qué retroalimentación o comentarios recibió como artista?

M.H.:Esa canción tuvo mucha fuerza, primero, porque fue el trabajo conjunto, es decir más de 48 personas cantando.  El ejercicio no fue sencillo, fue complicado, pero gracias a Sarita (Sara Tobón) con Telemedellín,  fue la moral para poder llevarlo a cabo. Pero lo más bonito que se celebró fue la voz de todos los jóvenes ahí diciendo que queremos que esta ciudad sea una ciudad de paz, de convivencia. La letra de cada uno fue justo lo que cada uno estábamos pensando. La necesidad de tener un país con tranquilidad, paz y respeto.

 

D.F.: Ahora hablemos del presente, cómo fue tu giro del hip hop al género en el cual te manejas ahora que es más folclórico, caribeño, y que es muy interesante.

M.H.:El último disco lo hice con una banda en vivo con varios músicos de la ciudad que tienen proyectos distintos. Se grabó en la San Buenaventura. Por ejemplo, el bajista es de un grupo reconocido a nivel nacional; el saxofonista es de un grupo de SKA; el guitarrista estuvo trabajando con Juanes mucho tiempo; el baterista es el que actualmente está con Myke Bahía. Es decir, ellos vieron la propuesta, les gustó bastante y grabamos el disco. Un trabajo musical de casi 4 años. Este es por así decirlo el último disco que he grabado prensado. Ahora  estoy en el proceso de ir soltando música, porque cambié todo el sistema y la idea es ir retroalimentando todos los canales.

 

 

Fotografía extraída de: Cartel Urbano | Periodismo callejero y cultura alternativa

 

D.F.: Aunque no es una comparación, pero por ejemplo lo que hizo Ivy Queen (Martha Ivelisse Pesante), que fue una gran rapera en los 90´s , y terminó cantando reguetón con lo cual se consolidó su carrera.

M.H.: Bueno, pues con el reguetón lo que pasó es que en el primer disco, yo mandé los a “capela” a Estados Unidos y en una segunda edición mezclaron la letra con el ritmo. Y en ese momento estaba sucediendo lo que está pasando ahora, que la gente está en contra del Trap. Yo siempre he sido partidaria de que cada quien puede fluir dentro de lo que cada uno sabe hacer.

A mi me llegó el reguetón con un amigo (Nando Nandez),  que fue quien le explicó a Don Francisco cómo se hacia el reguetón. Entonces, no estaba cerrada al hecho de que se hiciera eso. De hecho para esa época el cantante Wolfine había hecho un tema del anti- reguetón, y ya teníamos un trabajo los dos juntos, entonces fue como meter el dedo en la llaga. Entonces me parece tenaz que se genere exclusión con los diferentes lenguajes. La música urbana en general tiene sus propias bases. La mayoría de estos exponentes vienen del hip hop. Para mi música es música.

Dentro del Hip Hop siempre he sido alguien que se ha arriesgado a experimentar con los sonidos. Entonces nunca he tenido eso prejuicios. No. Vamos creando y vemos que sale.

 

D.F.: Quiénes han colaborado en sus producciones musicales?

M.H.: ¡Dios mío! Son demasiados. Si pudiera hacer una recopilación serían más de 50 colaboraciones entre grupos y artistas.   Javier Alerta, Big Melao, Neguz, Kiño, Tribu Omerta, Ultra Jala, Nando Nandez, Crack Family, Radio MC. Me encanta compartir con las personas. Me encanta eso.  La vida es  la gente con la que uno conoce y comparte. Pero de resto no le queda a uno más nada. Solo los recuerdos y la amistad.

Mi primer álbum llamado “Obra del tiempo” tiene una colaboración de más de 10 raperos, algunos colombianos otros de Estados Unidos. Este se hizo en el 2002 y se reeditó en el año 2005.

 

D.F.: Entonces podríamos decir que te mueves entre el hip hop clásico y la música actual, la cual  puede ser cumbia, reggae, o los géneros con los que experimenta.

M.H.: Y soy coach vocal. Hace más o menos 4 años estoy asesorando personas en la parte vocal y la técnica. Me han llegado roqueros, salseros, reguetoneros y otros. Curiosamente los que menos me han llegado son los de mi campo del hip hop. Entonces es interesante porque parece que en la vieja escuela, la gente quiere hacerlo a su manera.

 

D.F.: Aunque hay excepciones con artistas como “El Mexicano 777” y “Cancerbero” que se fueron con el hip hop hasta las últimas consecuencias.

M.H.:Claro. Lo que uno alcanza a ver es que el hip hop es un lenguaje. A mi me gusta toda la música. El espíritu que tiene este genero… es…no sé como explicarlo. Es algo así como que en el mismo instante que escuché esta música me atrapó. El Trap me gusta, pero no es lo mismo la estructura del hip hop y esa  gran tradición musical heredada de los años 90´s .

 

D.F.: Mary, tu último tema es “Vamos a estallar” (Ver) con Big Melao. Hablamos un poco.

M.H.:Esa canción, desde la letra, generó un poco de controversia. En algún momento alguien por Instagram me preguntó que por qué usaba ciertas palabras. Pero en el hip hop muchas veces no son nuestras voces sino en algunas ocasiones, la de otras personas. Este tema habla del bullying que pueden vivir los chicos dentro de la sociedad. Pero en el tema no se aborda tanto un asunto de matar con balas, sino de matar esa recriminación con el baile, la alegría.  Ese el mensaje.

 

Fotografía extraída de: Estereofónica

 

D.F.: Y usted como artista ¿cómo se proyecta a un tiempo?

M.H.: Ahora estoy presentando canciones individuales. Temas hechos en varios estudios. Este año sigo fortaleciendo los canales, las plataformas digitales. Que crezca en canal de YouTube, porque muchos temas fueron montados en otros canales. Entonces estoy centrada en mi propio canal.

 

D.F.: Mary Hellen, muchas gracias.

M.H.: Gracias a ustedes.

Mary Hellen – Vamos A Estallar (Video Oficial) ft Big Melao

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí