Nocaut a la megaminería en Belén y Mistrató.

73
0

El lunes se conoció la solicitud de terminación de título por renuncia o mutuo acuerdo, que representantes de la compañía Royald Road Minerals, enviaron a la Agencia Nacional de Minería (ANM). Esta declinación se dio a efectos de la columna de Aurelio Suárez en la revista Semana: “¡Dios salve a Belén de Umbría y Mistrató!”.

La noticia ha sido recibida con júbilo por la ciudadanía y los movimientos sociales, que marchan para pedir la revocatoria de la resolución 233 del 17 de diciembre del 2021 de la ANM, que abrió la puerta a la llegada de la gran minería a estas poblaciones cafeteras que gozan de una amplia oferta hídrica y otros componentes ambientales que han protegido con la labor agrícola y programas ambientales, los cuales resultarían afectados por la minería a gran escala.

Como menciona Deisy Soto, líder ambiental y estudiosa de los impactos de la gran minería, es un triunfo enorme para la defensa del territorio. Nos queda por tumbar la pretensión de otras compañías, y de seguro vendrán más si la resolución sigue vigente.

De modo que las alarmas de la megaminería, como bien lo advirtiera Oscar Osorio en informe del Diario del Otún, siguen encendidas. Luego constituye un impulso para atender la emergencia, el hecho que representantes de la transnacional hayan manifestado al columnista Aurelio Suárez que desisten de la solicitud de título para no competir con intereses locales.

De seguirse consolidando el movimiento cívico, estos municipios al occidente de Risaralda lograrán impedir el pretendido saqueo. Han sabido encontrar en los líderes de opinión, gremios, las alcaldías, instituciones académicas, la asamblea departamental, los tres nuevos representantes a la cámara elegidos por Risaralda e incluso en la Carder; una voz de apoyo clave para este propósito.

Resta entonces, que el Congreso de la Republica y las instancias respectivas, atiendan el llamado para exigir a la ANM, derogar la resolución 233 de noviembre del 2021. Pues resulta antagónica la depredación de la megaminería y el capital financiero global, sobre actividades productivas de estas regiones que incluyen unidades familiares, pequeñas y medianas empresas de la región, además de una riqueza hídrica al servicio de los cultivos y pobladores.

Razón ha tenido el Papa Francisco al condenar en días recientes el extractivismo mineral y forestal en Latinoamérica. Por ende, mientras los tiburones mineros sigan al acecho, continuaremos protestando. La briega por el Paisaje Cultural Cafetero, con cafeteros, que en Belén de Umbría incluye la vista de los guayacanes que arropan con flores amarillas los cultivos de café, es más que razonable. Por ahora, se atendió el llamado: ¡Dios salve a Belén de Umbría y Mistrató!, antes que a la reina y su Corona. 

Licenciado en comunicación. Periodista en formación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí