“Oktoberfest”, el evento cervecero más importante del año llegó a la Región Cafetera.

7
0

 


En  alemán significa fiesta de octubre, y se  celebra desde 1810, entre los meses de septiembre y octubre, en la ciudad Bávara de Múnich. Es la fiesta popular más grande del país europeo, que tiene su propia versión en algunas regiones de Colombia.


 

 

Foto: Diego Firmiano

 

Andrés y Mariana llegaron temprano. Si es que se entiende por temprano arribar dos horas antes de empezar el evento cervecero más importante del año, y al que fueron invitados desde la Universidad Católica de Manizales, donde estudian arquitectura y administración.

Al llegar lo primero que notaron, y lo dicen con sonrisas, es que no olía a cerveza, sino a juventud. Mariana dice que este día lluvioso es cómplice, porque si hubiera un sol radiante, la cebada madura de la bebida dorada comenzaría a hacer su efecto entre ella, su novio y los más de 1800 participantes del Oktoberfest que se llevó a cabo el sábado 21 de octubre en EXPOFERIAS, el centro de eventos y exposiciones a las afueras  de la ciudad.

Uno a uno, al igual que Andrés y Mariana, llegaron  jóvenes de diversas partes del Eje Cafetero, que no quieren perder su ida a la factoría del mes de la cerveza alemana, que como se sabe, es una franquicia importada del país europeo, y que, en Caldas, hace presencia con demostraciones prácticas de cómo se prepara la preciada bebida, cómo nació y qué variedades ya existen en el mundo.

 

Foto: Diego Firmiano

 

Al ingresar, uno puede sentir el aire germano. Jóvenes que no superan los treinta años vestidos con trajes bávaros: minifalda, pantalón, camisa de botones blanca, tirantes, medias rodilleras y el gorro verde con pluma, típico del país de Goethe.

Hay de todo, menos por supuesto salchichas con chucrut. Sin embargo, para adaptar un estilo parecido, hay carne al carbón, albóndigas especiales, cerveza artesanal hecha en la región, y mucho vapuleo en el lugar.

Para hacernos una idea, es una especie de Woodstock pequeño, decorado por sombrillas rojas donde se acomodan las personas, almohadas persas, sombreros de paja-toquilla, cerveza dorada, negra, roja, azul, toneles gigantes donde atienden de forma personalizada, cigarreras rodantes, incluso la Bogotá Beer Company hace presencia.

 

Foto: Diego Firmiano

 

Esperan un concierto musical, y se apostan delante de la mega plataforma que abrirá el sonido estridente con los músicos  invitados,  y que empezará al caer la noche.

Andrés dice que se puede interpretar que los que asisten al lugar son ebrios, pero no hay ninguno con una pinta igual. Antes bien, para nuestra curiosidad, sabiendo que venimos desde Pereira a presenciar el evento, dice que es como un Pavo gigante  sin techo ni ventanas donde las personas vienen a socializar.

Aunque el lugar no da abasto, siguen llegando en autos lujosos y haciendo fila india para ingresar. Andrés y Mariana no se intimidan al decir que llegaron en taxi para demostrar que, aunque el lugar de concentración es tan alejado de la metrópolis (a 2 kilómetros del centro), la “agüita amarilla” une a la región en una muestra única que pretende  dejar el líquido y la ciudad en alto.

 

Foto: Diego Firmiano

 

Hacen salud en su nombre.

Brindan entre ellos, porque cumplen 3 años de novios. Y al sugerirles el casamiento, afirman que este evento puede ser un buen punto de partida, porque marido que se respete, bebe cerveza, igual que el alemán Martin Lutero que era complacido por su esposa Catalina de Bora.

Las luces en el lugar se encienden lentamente, y los jóvenes comienzan a remolinarse en torno al líquido multicolor, la música, la lluvia menuda y por supuesto, tomando fotos para decir a otros en la universidad que este octubre es el mes más inolvidable en la región.

Salud.

 

 


 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí