¿Por qué? y ¿para qué votar el 11 de marzo?

19
0

Nunca como ahora el país había tenido tan amplio abanico de posibilidades electorales de todos los matices y tendencias ideológicas.


 

El próximo domingo, el 11 de marzo, los colombianos tendrán la oportunidad de manifestarse para ejercer el poder que les confiere su condición ciudadana: escoger a sus representantes en un ejercicio democrático que exige máxima responsabilidad, por sus efectos y consecuencias, en el presente y futuro inmediato del país y del departamento.

 

El debate electoral del 2018 es tal vez la elección más importante de los últimos cincuenta años. Nunca como ahora el país había tenido tan amplio abanico de posibilidades electorales de todos los matices y tendencias ideológicas, ni nunca se había presentado tan marcada y abiertamente la diferencia entre la derecha, el centro e izquierda.

 

La claridad con que se presenta al elector la tendencia ideológica es una muestra de la madurez política que va ganando el país. Tanto la izquierda como la derecha pueden ser alternativas que se disputen el poder en escenarios democráticos, porque parece que estamos entendiendo después de tantas violencias, que las armas no pueden ser instrumentos de la política.

 

Extraída de Publimetro

 

El sufragio es el elemento fundamental de la vida democrática porque es la expresión de la voluntad popular. Ningún Estado es verdaderamente democrático sino garantiza el derecho que tienen sus asociados a elegir y ser elegidos en elecciones libres y transparentes.

 

La gente se abstiene porque cree que su voto no cuenta; duda de la eficacia de su voto, entendiendo esta como la capacidad que tiene para generar un efecto. Hoy un taxista me respondió: “Yo no voto porque gane el que gane aquí no pasa nada y uno tiene que seguir en su misma lucha diaria”.

 

Esas creencias sobre la ineficacia e insignificancia del sufragio han llevado a una abstención generalizada, que, en muchos casos, ha superado el 60% de la población habilitada para votar. Lo más grave es que esa abstención hace un favor a las maquinarias políticas, aceitadas para garantizar la permanencia en las curules de los mismos con las mismas y para lo mismo. La corrupción se ha apoderado de la política porque el ciudadano con su indiferencia y apatía para concurrir a las urnas lo ha permitido.

 

Extraída Diario Público

 

Hay que votar para elegir los Senadores y Representantes a la Cámara que legislarán sobre asuntos cruciales para la vida de todos, como por ejemplo los impuestos o la edad de jubilación. ¿Qué tal que el Congreso que usted se abstuvo de elegir elimine conquistas tan importantes, como por ejemplo la tutela de la que usted o alguien de su familia se ha beneficiado? ¿Por qué permitir que otros decidan por usted, si finalmente esas decisiones afectan su vida y la de su familia?¿Por qué entregar esa facultad sí usted es un ciudadano que paga IVA, predial y demás impuestos? Pues defiéndalos, participe, no permita que se los roben y elija personas honestas, capaces y preparadas.  

 

Participar en lo público no es solo un deber ciudadano sino también un deber con su vida misma y la de su familia porque se trata de las personas que legislarán durante los próximos cuatro años sobre sus derechos sociales; al trabajo, a la seguridad social, a la salud, al medio ambiente, a la protección de la niñez y de los adultos mayores,  entre otros temas.

 

Tenga en cuenta que el tarjetón es un poco complicado, aparece el logo del partido y los números correspondientes a cada candidato, por lo tanto, memorice los números de sus candidatos para que los pueda marcar. En los casos de lista cerrada no encontrará números entonces solo se marca el logo del partido. No puede marcar sino uno solo para el Senado y solo uno para Cámara. Si duda u olvida el número del candidato pida, en la mesa de votación la cartilla de candidatos donde aparecen por partido con la foto y el número.

 

Extraída de: Síntesis TV.

Ejerza pues su derecho a conciencia y con responsabilidad,  y aproveche esta oportunidad para renovar el Congreso actual, su voto tiene el poder.  Su voto cuenta, su voto suma, su voto decide.  Y, ¡Hay por quien votar!

 

Educadora, Politóloga y Activista de paz. Vinculada al sector financiero por más de viente años y al sector público durante tres. Catedrática en las universidades Tadeo Lozano de Bogotá, Tecnológica y Católica de Pereira. Actualmente integrante del Comité académico del Diplomado Liderazgo para la paz de la Universidad Tecnológica.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí