Salsa pa la batalla

142
0

Pa la batalla es una invitación, con mucho golpe, para mantener la salsa vigente.


 

Asunto social es el primer disco de la orquesta pereirana Son de Cuba. Es un disco que incluye ocho canciones. Siete de ellas de su autoría y una incluida en el álbum, anteriormente grabada por el ecuatoriano Héctor Bonilla. Todos los temas tienen arreglos originales. El disco fue producido por el reconocido Dewell Narváez, famoso por ser uno de los integrantes de la mítica Orquesta Narváez.

Fue lanzado bajo el sello Hit Musical Records en formato CD y LP. Además, tuvo la colaboración de músicos de la talla de José Mangual Jr. y el peruano Renzo Padilla.

Son de Cuba es una orquesta creada en la periferia. Las letras de sus canciones las parieron en las calles. Cada verso entrevé vivencias y dolores. Pedazos de vida. De ese sentir aislado, lejos del centro “mongo”, nace su primer disco. Asunto social. Un disco con un viaje al universal microcosmos, el barrio. El mismo que hizo famoso a Lavoe y a la industria.

El mismo lugar que hizo unir al pueblo latino con mayor contundencia que cualquier movimiento político. Asunto social es un regreso a lo que no pega en las emisoras. Es un paseo por guajiras, guaguancós y montunos. Es brindarle al oído sonidos aguerridos, violentos, vigorosos. Es un regreso a los años 70 en Nueva York.

La orquesta nació en Cuba. La ciudadela ubicada al sur de Pereira. Este lugar tiene la particularidad de cultivar los ritmos africanos que cautivaron la masa latina el siglo pasado. Además, al estar en los suburbios, los barrios crearon sus imaginarios desde lo popular y lo marginal. Uno de esos lugares es conocido como Los 2500 Lotes. Una especie de gran terreno constituido por barrios que se confunden entre sí.

 

Foto por: Jorman Lugo

 

Una amalgama de calles y callejones que suenan a salsa. En uno de esos cosmos, Ferney Clavijo, junto a otros apasionados, decidieron armar una orquesta brava. Montar un grupo que hiciera la música que les gustaba escuchar.

El primer tema de la producción, que le da el nombre al disco, empieza con unos trombones que estremecen. Un sonido amplio y oscuro. La canción hace un llamado a la conciencia, a que, como humanos, asumamos la responsabilidad de nuestros actos y a cambiar la forma de pensar. Un tema con mensaje: que se baila y se piensa, se reflexiona. También, incluye un solo de piano por el mismo Ferney.

Una muestra de la calidad del disco.

 

La cosa se ha puesto dura

El barrio caliente está

Donde quiera que tu vaya

Se nota la desigualdad

 

Están velando por ti

Esperando ese momento

Y cuando tú te descuides

A perder ellos te pondrán

 

Debemos hacer conciencia

Vivir en la realidad

Pa que esto ya se termine

Debe haber más igualdad

 

No más niños abandonaos

Hay que cuidar nuestros viejos

No maltratar las mujeres

Que nos dan su amor sincero

 

 

Salsa al barrio es salsa protesta: música con sentido colectivo. En la letra hay una fuerte crítica a la sociedad actual: los robos, la corrupción, la “payola”, la pasividad del pueblo. Hace una radiografía donde enumera problemas pero va más allá y proponen, para acabar ese letargo, la salsa al barrio.

Además, en sus primeras frases, apunta contra la industria musical, que ha encasillado a la salsa en una especie de pop, y le ha dado la espalda a orquestas como esta. La fórmula rememora a la Perfecta de Eddie Palmieri a finales de los 60’ donde tocaba temas sociales con firmeza, pegando temas como Vámonos pal monte o La libertad lógico.

 

Oye, la salsa viene buscando su espacio en la sociedad

y aunque nos vengan tirando no podrán tumbarlo ya

Mira, atiende y cuídate bien

que si no eres de su agrado te pueden hacer perder

Ya nos tienen enredados los que dirigen la sociedad

se roban todo el dinero que es pa la comunidad

Venimos manifestando este abuso y este agravio

y para que nos escuchen les traemos salsa al barrio

Oye, despierta de ese letargo en que te has dejado meter

mira que te están tumbando despierta y cuídate bien

Mira, no sufras más el calvario

y para que nos escuchen les traemos salsa al barrio

 

Salsa al barrio, es salsa al barrio

 

Y es que venimos gritando que nuestra plata se la están robando,

Todos buscamos un mundo mejor y nuestra farsa que nos van dejando

Equivocados elegimos mal el hambre y la miseria nos quieren matar

Porque yo quiero que todos griten, ¡viva la salsa al barrio!

 

Oye, oye bien, ya no difunde mi salsa porque su cuota yo no quiero pagar

Están matando mi rumba con ritmos importados que están de moda

Con teja y cemento nos quieren comprar, del arte y la cultura se quieren burlar

Y es por eso que te lo digo, con esa mafia no trabajo yo

Oye, si no te ponen mi música yo te la llevo al barrio

Están matando mi rumba, ¡que viva la salsa al barrio!

 

 

Son de Cuba, antes de sacar al mercado su primer álbum, había lanzado algunos sencillos. Será y Qué muera de pena son los más destacados antecedentes. En el segundo tema mencionado se nota la línea que va a construir la identidad del grupo. La influencia de la Orquesta Narváez y la Dicupé.

Agrupaciones neoyorquinas que encontraron su nicho en los coleccionistas. (Han realizado homenajes a estas orquestas en lugares como Medellín y Pereira). Además, la particularidad de sacar Asunto social en LP, no es simple capricho comercial, porque ese formato, a fin de cuentas, los ayuda a conectarse de forma directa con el mundo del coleccionista.

Pa la batalla es una invitación, con mucho golpe, para mantener la salsa vigente. Pero no cualquier “ritmito” que quieran vender así. Es un llamado a la salsa vigorosa e irreverente, donde las tumbadoras se sienten en los pies de los bailadores y el piano quema. En la letra se nombra a personas que, desde diversos espacios, siguen luchando por mantener la salsa viva.

Uno de ellos es Guillermo Narváez, el propietario de la Puerta de Alcalá, una taberna que no solo pone música, sino que hace reuniones de coleccionistas, promociona el talento local y genera espacios de aprendizaje de la música. Además, conforman un batallón para defender la salsa donde las armas son los instrumentos y la pólvora es un guaguancó. La canción la interpreta el reconocido vocalista peruano Renzo Padilla, quien le imprime el talante de un artista de su peso.

 

Oiga, que alguien me busque

A Jota o a don Guillermo el de la Puerta de Alcalá

Vine fue a divertirme con todos los conocedores de la salsa a rescatar

Me acompañan Carlos Márquez y Alex Gómez

Harold Suárez y también Carlos Van Van

Fabián Marín, Carlos Arias, ‘Fercho’ Restrepo. ‘Mono’ Vergara, Steven Meza, el sonero Hugo Gil

Alex Hurtado, y Yare allá en Medellín, Edison Loaiza y don Escudero y también ‘Juanca’ Madrid

 

Abra la puerta Don Quique, venimos Pa’ la batalla,

 

Con tumba y bongó todo vamos a pelear y a bombardear con güiro y maracas

Venimos armados hasta los dientes para el rescate de la salsa

Más refuerzos van llegando con ansia y con muchas ganas

Ya el batallón está en el campo, lanzando un misil de guaguancó.

 

Dieron la orden de atacar, en el campo nadie nos va a parar

La victoria se aproxima, no hay tiempo para descansar

Pero ven a luchar que la unión hace la fuerza

Escuchen William, Guillermo y Dewel Narváez nuestra gente está que arrasa.

 

 

En el disco se incluye una guajira, que para mí, es la mejor canción del disco. Un tema muy afincado, que tiene como prólogo un solo de trompeta. Aunque corto, nos lleva por Cuba, la isla, y nos deja en Cuba, la ciudadela, con un sonido más oscuro, mezcla entre piano, tres, trombón y clave.

El tres es interpretado por Dewell Narváez quien deja un solo de antología. En la parte vocal, el cantante, a pesar de no tener una voz potente, que le permita matizar todas las notas que brinda la guajira, presume de picardía y hace una interpretación aceptable.

 

Pa mí negrita

 

Hoy yo quiero dedicarte

Las líneas de mi canción

Porque me brindas tu amor

Y me cuidas a cada instante

 

Tú eres lo más importante

Que dios ha puesto en mi vida

Eres mi esposa querida

Y yo solo quiero amarte

 

Si tuviera que dejarte

Preferiría morir

Que dejar de compartir

Lo que tengo para darte

 

Oye este canto mi negra: guajira con amor

 

¡Ay! Mi negra

Mis hijos contigo, son una bendición

Yo quiero darte las gracias, por este hermoso amor

Pasan los días, pasan los años y aquí estamos los dos

 

 

En definitiva, el trabajo de Son de Cuba es una apuesta por consolidar la identidad de su orquesta. Asunto social los ayuda en esa búsqueda del sello propio: los aciertos son evidentes. Además, el viaje al barrio, a los orígenes de la salsa, lo celebran los salseros que están cansados del pop que suena en la radio. Así, como primer disco, deja la sensación de aventurar qué será lo nuevo que vendrá.

Jorman S. Lugo. Nació en Pereira y creció con salsa. Es Licenciado en comunicación. Le gusta escribir sobre sus alegrías y sus sinsabores.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.