Siete intelectuales frente a un mundo en disolución, III de V

23
0

Crisis y Crítica es un grupo de pensadores que desarrollan actividades en diversos campos de las ciencias humanas y desde diferentes lugares de América. Estamos publicando apartes de sus intervenciones en la Feria del Libro de Guadalajara 2019 a través de cinco entregas, ésta es la tercera publicación, al finalizar el texto encuentren un enlace a las anteriores.


 

André Cechinel: Bolsonaro, el poder y la apología de la ignorancia

 

André Cechinel es Doctor en Literatura de la Universidad Federal de Santa Catarina. Ha hecho parte de las reuniones de intelectuales citadas por el escritor Eduardo Subirats, agrupadas bajo el nombre de Circuit Circus e igualmente reunidas por la consigna y la publicación Crisis y Crítica.

Con ocasión del reciente encuentro durante la Feria del Libro de Guadalajara, André reflexiona sobre la actual situación de Brasil, país donde trabaja como profesor de literatura, y donde ejerce su actividad como intelectual.

Apela para ello a los discursos de los ministros del gobierno Bolsonaro, para dar cuenta de una ideología puesta al servicio de la acción política, que de una manera fuerte basa sus argumentos en afirmaciones seudo científicas, y que ataca de manera directa a las humanidades como fuente de un saber que enriquece el debate público y fortalece la convivencia democrática.

Finalmente, reflexiona sobre los puntos que, a su juicio, han impedido la participación de la universidad y de la intelectualidad brasileña en los acontecimientos que están arrasando hoy con la cultura letrada y las ciencias humanas como base del pensamiento crítico.

Una especie de desmembramiento o fragmentación radical del conocimiento, la super especialización de las áreas de estudio, la ausencia de tiempo para reflexionar sobre problemas complejos, sometidos como estamos todos hoy día a las tiranías del clic y de la respuesta rápida en redes sociales, a temas tan efímeros como escandalosos.

 

(IV) 

BRAZIL: LA VIE EN ROSE

André Cechinel (Curitiba)

 

Me gustaría agradecerles por la oportunidad de hablar en este encuentro itinerante sobre lo que está sucediendo hoy en Brasil después de poco más de diez meses de gobierno de Bolsonaro. Desgraciadamente no puedo acudir a su invitación porque lo primero que ha hecho este gobierno ha sido ahogar económicamente a las universidades e impedir, entre otras cosas, la movilidad de sus profesores.

A pesar del panorama político profundamente complejo en Brasil, no es difícil entender el alcance de la destrucción que se deriva de las acciones tomadas por el gobierno, tanto en la esfera intelectual como en la esfera pública, y en las políticas más específicas relacionadas con la economía, el medio ambiente, las cuestiones étnico-raciales y el vaciamiento del concepto de democracia.

Para dar la dimensión de pobreza política de nuestro tiempo nada mejor que comenzar con algunos de los discursos de los ministros de Bolsonaro, discursos que indican la reducción del concepto de política a la esfera del mismo espectáculo que este congreso itinerante trata de discutir.

Damares Alves es Ministra de Mujeres, Familia y Derechos Humanos y también pastora evangélica. Mientras celebraba la victoria del nuevo gobierno y la nueva política, Damares pronunció la siguiente frase en claro ataque a los problemas de género: “la nueva era ha comenzado, y ahora el niño viste de azul y la niña viste de rosa”. Además de las constantes críticas al evolucionismo y defensa de la enseñanza “desde una perspectiva cristiana”, hay otro hecho curioso sobre Damares: después de presentarse a menudo como una maestra se descubrió que en realidad carecía de su titularidad.

 

Damares Alves, ministra de la Mujer, la Familia y los Derechos Humanos de Brasil

 

En su defensa, esta ministra afirmó que ella solo respetaba “el ministerio de maestros desde la perspectiva cristiana”.

Ricardo Salles es Ministro de Medio Ambiente. Además de relativizar los fuegos intencionales de la selva amazónica acusó al recolector de caucho Chico Mendes, uno de los principales ambientalistas brasileños del siglo XX, (asesinado en 88) de ser una figura oportunista e irrelevante.“Los ambientalistas más izquierdistas lo elogian. ¿Qué importa quién es Chico Mendes ahora? ”

 

Ricardo Salles, ministro de Medio Ambiente de Brasil

 

Ernesto Araújo, Ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, afirmó de Donald Trump: “Solo un Dios podría salvar a Occidente, un Dios que opera para la nación, incluyendo, y quizás principalmente la nación estadounidense. Heidegger nunca creyó en Estados Unidos como portador del rayo de Occidente. […]. Quizás Heidegger cambiaría de opinión después de escuchar el discurso de Trump en Varsovia, y notaría que solo Trump puede salvar a Occidente”.

Araújo, además de negar el calentamiento global y la destrucción programática de la naturaleza por el capitalismo contemporáneo, critica el globalismo.

“Quiero ayudar a Brasil y al mundo a liberarse de la ideología globalista. El globalismo es la globalización económica que el marxismo cultural ha puesto a prueba. Es esencialmente un sistema antihumano y anticristiano. La fe en Cristo hoy significa luchar contra el globalismo, cuyo objetivo final es romper la conexión entre Dios y el hombre, haciendo al hombre esclavo y a Dios irrelevante.”

 

Ernesto Araújo, ministro de Relaciones Exteriores de Brasil

 

El gurú de Araújo, que vive en los Estados Unidos, alimenta la tesis de que la tierra es plana, una tesis que cada vez tiene más fanáticos en Brasil.

Sérgio Moro, ministro de justicia afirma: “Estoy absolutamente tranquilo sobre mi conducta como juez. Hubo aplicación de la ley imparcial en casos graves de corrupción y lavado de dinero”.

Recuerden que Sérgio Moro fue precisamente el ministro que, a través de la operación Lava Jato, llevó a cabo la investigación contra el candidato presidencial, Lula, a quien le impidió participar en las elecciones, precisamente porque estaba adelante en las encuestas. Muchos analistas entienden el ministerio otorgado a Moro como una recompensa por el arresto de Lula.

 

Sérgio Moro, ministro de Justicia de Brasil

 

Este mismo juez sugirió no investigar al ex presidente de la república, Fernando Henrique Cardoso, porque no quería molestar a alguien cuyo apoyo era tan importante.

Para finalizar esta lista provisional, me gustaría mencionar algunos discursos del Ministro de Educación, Abraham Weintraub, para presentar el argumento que pretendo defender aquí, a saber, que hay un programa continuo de destrucción de las humanidades en Brasil, en particular de las disciplinas de historia, literatura, sociología y filosofía.

Frases de Weintraub: “Las universidades que, en lugar de tratar de mejorar el rendimiento académico, están haciendo desorden, tendrán fondos reducidos”.

Para Weintraub, por supuesto, el centro de lo que él llama desorden se encuentra en las humanidades. “Las ciencias sociales … las humanidades generan muy pocas publicaciones con impacto científico. … ¿Dónde están las becas? Precisamente están en las áreas que no generan producción científica”.

 

Abraham Weintraub ministro de Educación

 

Este es el escenario en Brasil hoy.

Sin embargo, la imagen caricaturesca y un tanto decadente de estos ministros expone la miseria política e intelectual en la que vivimos: el vaciamiento de la categoría de “verdad”, la indiferencia ante la naturaleza, la propaganda como modo de gobierno, la eliminación de cualquier cosa que no genere ganancias inmediatas, el dogmatismo, el rechazo de la ciencia en un sentido fuerte en nombre de un concepto puramente tecnocientífico de la ciencia, el control electrónico, el uso violento de las redes sociales.

Todo esto nos ha traído a este momento.

Como dije, creo que estamos viviendo un proceso de destrucción de las humanidades, incluso con la reducción de la figura del intelectual a simple administrador de su microempresa de artículos.

Sin ninguna vergüenza, en el campo de la educación, se anuncia la irrelevancia de la sociología, la historia, la filosofía y la literatura.

En palabras del ministro, “En lugar de que las universidades en el noreste hagan sociología, filosofía en la naturaleza, deberían hacer agronomía en asociación con Israel”.”¿Puedes estudiar filosofía? Puedes (pero) con tu propio dinero”.

Jair Bolsonaro, por supuesto, respalda la evaluación del ministro. Estas son sus palabras: “El Ministro de Educación está estudiando la descentralización de la inversión en facultades de filosofía y sociología… El objetivo es enfocarse en áreas que generan un retorno inmediato para el contribuyente, como veterinaria, ingeniería y medicina “.

Hay dos palabras que circulan en la universidad brasileña como mantra: innovación y emprendimiento. Es a partir de la fetichización de estos dos conceptos que el gobierno lanzó el programa “Future up” para las universidades públicas. En pocas palabras este programa tiene como objetivo ampliar las fuentes de financiación para las universidades públicas en asociación con organizaciones privadas. Los conceptos de innovación y emprendimiento, por supuesto, tienen que ver con la expansión de los recursos en las llamadas ciencias duras. Y eso solo significa que las humanidades son una parte desechable, un resto no deseado de universidades.

 

Huelga en Brasil tomada de Prensa Latina.. “Educación no es mercancía”

 

Los títulos universitarios en Brasil, que son responsables de la formación del profesorado para el ingreso a la profesión docente, migran a la empresa privada y, en particular, a la educación a distancia.

Pero “educación” no es una palabra importante para este gobierno. Por el contrario, es un término llamado a ser suprimido y reemplazado por un tecnicismo. En un evento en septiembre de este año, el Ministro de Educación emitió críticas contra el uso del término educación con el siguiente argumento: “El problema comienza aquí, en la palabra educación”. Se necesitaría “Un cambio de mentalidad, una nueva forma de pensar sobre la enseñanza”. Después de todo, “el educador es la familia. Nosotros enseñamos, enseñamos a leer, enseñamos un oficio “.

Ahora deseo pensar en tres problemas; tres puntos que, en mi opinión, han neutralizado una mayor participación orgánica de las universidades e intelectuales brasileños en lo que está sucediendo hoy.

El primer punto que quisiera destacar se refiere al uso de las redes sociales como un espacio fundamental para el debate político y público. Creo que, por la naturaleza de estos medios, lo que ha estado sucediendo en Brasil es una vulgarización del debate, una infantilización intelectual de los docentes, una pérdida de densidad analítica en nombre de la participación “en tiempo real”: respuestas rápidas y automáticas a estímulos o problemas que se reemplazan constantemente para evitar la densidad del pensamiento.

En pocas palabras, es un falso sentido de participación y compromiso político.

Bolsonaro fue elegido, como se sabe, a través de noticias falsas que circularon frenéticamente a través de WhatsApp, Facebook, Twitter, y sus contrapartes. Intentar contrarrestar el imperio de las noticias falsas debe significar, me inclino cada vez más a pensarlo, una densificación de la reflexión y del debate público, y un programa de formación cultural con un carácter permanente.

Segundo punto: como en el caso del uso de las redes sociales, veo con pesar la consolidación del artículo científico como un mecanismo esencial de las publicaciones académicas, en detrimento de la larga historia que tuvo el ensayo a lo largo del siglo XX en Brasil y en el mundo. Hoy el ensayo está prácticamente prohibido en la universidad. En su lugar, se adopta un artículo científico con un formato rígido y una circulación restringida.

La figura histórica que corresponde al artículo como género es la del experto: contrario a los debates más amplios, el experto produce autogestión a partir de investigaciones muy particulares y un vocabulario especializado que permite el diálogo solo entre iguales, entre los llamados “pares”.

Si el ensayo está relacionado con la apertura y, por lo tanto, con el debate público, el artículo produce el cierre característico del tiempo presente y el monólogo infinito e improductivo al que gradualmente nos acostumbramos a la universidad.

Finalmente, siento cada vez más que los sueños más optimistas de los llamados postestructuralistas y su política de celebrar la multiplicidad se realizaron en una especie de versión distópica invertida: los conceptos posmodernos celebrados en las décadas de los 70, 80 y 90, e incluso hoy en día, podrían aparecer como lemas publicitarios de corporaciones como McDonald’s, Coca Cola, Apple, etc. Parece, de hecho, que los signos son arbitrarios, no significan nada en sí mismos, que no hay nada fuera del texto.

El problema es que estos signos sin referencia fueron apropiados por el neofascismo contemporáneo en forma de un profundo vaciamiento conceptual de categorías políticas como la democracia, la verdad, la libertad, etc.

Esta política de la multiplicidad tiene su contraparte académica en la proliferación de campos de estudio según objetos cada vez más particularizados: “estudios culturales”, “estudios poscoloniales”, “estudios de género”, “estudios animales” “, “estudios queer”, “estudios urbanos”, “estudios post-humanos “,” estudios de discapacidad “,” estudios de imagen”, etc. en un esquema que puede repetirse ad nauseam.

Eso parece atender más a los terrenos de la moda que a la necesidad del debate científico o la esfera pública.

A veces hay una sensación de experimentar algo similar a esa famosa historia de Titanic: los músicos tocan sus últimas canciones de manera dedicada … para apaciguar a los pasajeros de un barco que naufraga.

 


 

La primera parte de estas entregas consúltala haciendo clic aquí

Para la segunda entrega clic aquí

La próxima semana penúltima entrega.

 


 

Si estás interesado en recibir las novedades semanales de La cebra que habla, envíanos tu número de WhatsApp y/o tu correo electrónico a lacebraquehabla@gmail.com 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí