Simbiosis urbana: Comunidades Mixtas

104
0

Las relaciones humanas de todo tipo, llevadas a cabo en el espacio público, poco a poco van configurando las ciudades. Una entramada simbiosis urbana que va de lo físico a lo humano, y viceversa


Las relaciones humanas de todo tipo, llevadas a cabo en el espacio público, poco a poco van configurando las ciudades. Una entramada simbiosis urbana que va de lo físico a lo humano, y viceversa


 

En las ciudades dialogamos con todo. Comunidades mixtas de orden social, económico, ambiental y cultural, que a través de su relación ecosistemica urbana van generando una equilibrada redensificación física y social de las estructuras urbanas. Esto conlleva al florecimiento de nuevas demandas y motivaciones culturales del espacio, en los centros urbanos en proceso de consolidación.

Esa heterogeneidad e hibridación provocadas por la continuidad de construcciones y modos de organizar el espacio, iniciados en distintas etapas históricas, se multiplica con la coexistencia de migrantes de zonas diversas del mismo país y de otras sociedades.

Estos migrantes incorporan a las grandes ciudades lenguas, comportamientos y estructuras espaciales surgidos en culturas diferentes. Se observa este proceso con rasgos semejantes en las metrópolis y en los países periféricos, anulando hasta cierto punto las diferencias que el evolucionismo marcaba en otro tiempo entre ciudades de regiones desarrolladas y subdesarrolladas.

En el caso del centro de Pereira, busca interpretar y relacionar los nuevos espacios residuales que se afectan con la renovación urbana. Aquellos “lugares complejos”, o “zonas pericéntricas”, pueden llegar a soportar el papel de articuladores y generadores de las Comunidades Mixtas, y emprender así una visión futurista del entorno urbano por medio de esquemas coherentes y autosostentables que puedan soportar un habitat en perfecto equilibrio con el medio ambiente.

 

 

Allí donde hay una mezcla de “posesión estática” y “posesión en movimiento”, nos encontramos con la que podríamos denominar Simbiosis Urbana: grupos de personas  conversando, tiendas de planta baja, gente que compran periódicos o flores, etc. Los colgantes toldos, el espacio que queda dentro del pórtico y el sinuoso recorrido de la calle, como la del “Tuvo”, proporcionan un ambiente adecuado.

La simbiosis no se alcanza simplemente dejando caer en un lugar una buena cantidad de actividades varias. Para que funcione bien es necesario que entre ellas se apoyen.

Algunas actividades (usos primarios) actúan como motores, atrayendo gente al lugar. Las viviendas o lugares de trabajo son actividades primarias; casi todo el mundo tiene que ir a casa o al  trabajo a intervalos frecuentes.

El comercio tiene un efecto similar, mucha gente va a ellos con bastante frecuencia, con poca atracción, pero viven de la gente atraída al lugar por las actividades primarias. Por lo tanto, los usos primarios apoyan a los secundarios, irrigándolos con los flujos peatonales necesarios para su supervivencia.

 

simbiosis

 

El factor tiempo es importante en este sistema de apoyo mutuo. Algunos usos secundarios, generalmente los que implican una mayor convivencia, por ejemplo, restaurantes, bares, etc, necesitan muchas horas de trabajo, algunos funcionan desde media mañana hasta altas horas de la noche.

Obviamente se ven beneficiados por los de actividad primaria, si atraen gente al lugar durante largos periodos de tiempo. Por lo general, esto requiere una mezcla de usos primarios, la mayor parte de la gente reparte su tiempo entre su casa y el trabajo, por lo tanto, una mezcla de ambas actividades funcionará bien. La ciudad demasiado zonificada fracasa, desvirtuando el concepto urbano del Zonning”.

Este tipo de modelo de usos despierta un gran interés, particularmente entre aquellos que tienen algún tipo de poder en el entorno,  ya que representa la base del comportamiento económico como la clave del control de la planificación.

Al proponer una variedad de actividades, incitamos a todos aquellos que tienen algún poder en el esquema, promotores, comerciantes, residentes y autoridades locales, a separarse de sus normas usuales y generar proyectos que den vida a los sectores de ciudad. Posiblemente nos hace falta mas entusiasmo y motivación para continuar vitalizando sectores como San José y Ciudad Victoria.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí