Un crimen en tres carteles

6
0

 


La inquietud, la ironía, la sola interlocución sobre el suceso por medio de tres anuncios, es el hilo que enreda la trama.


 

 

Ficha técnica

Año, país, duración 2017, Reino Unido, 112 minutos
Dirección y guion Martin McDonagh
Música Carter Burwell
Fotografía Ben Davis
Actores Frances McDormandWoody HarrelsonSam RockwellCaleb Landry Jones,Lucas HedgesPeter DinklageJohn HawkesAbbie CornishBrendan Sexton III,Samara WeavingKerry CondonNick SearcyLawrence TurnerAmanda Warren,Michael Aaron MilliganWilliam J. HarrisonSandy MartinChristopher Berry,Zeljko IvanekAlejandro BarriosJason RedfordDarrell Britt-GibsonSelah Atwood
Productora Coproducción Reino Unido-Estados Unidos; Blueprint Pictures. Distribuida por Fox Searchlight
Género ThrillerDramaComedia | Comedia negraRacismoAbusos sexuales

 

¿Cómo reaccionar ante la negativa y la ausencia de justicia? ¿deberíamos contener nuestros impulsos o transformarlos creativamente? La trama de la película se nos escurre entre la capacidad de reacción de una madre frente al atroz crimen de su hija; la falta de proceder de las instituciones; y los modos como los demás, en sus palcos, tribunas o deambulando, también manifiestan su posición frente a lo que ocurre y va sucediendo.

La sociedad del espectáculo y sus manías se pone en evidencia: va mutando o adaptándose; así aquello, comúnmente aplaudido en las pantallas, es rechazado cuando se pone cerca, cuando ronda por el vecindario. ¿Por qué consideramos significativo y próximo lo de los medios y como lejanos y triviales lo de nuestro entorno?

 

Fuente: Extraída de Scriptmag

 

La puesta en escena es sencilla: una mujer decide poner tres carteles con mensajes de inquietud. Son vallas publicitarias usadas como una forma de protesta ante la negativa de resultados por la cruenta muerte de su hija. La película no se centra en el dejo, en las amarguras, desaires o todo el vaivén hacia la madre, quien padece un hecho inefable.

La estrategia de esta película es azarosa: muestra, pero más bien nos deja entrever, esos resquicios sociales, comunitarios, donde existen intersticios de algo perturbador en la sociedad, como si la acción pasara por invisible.

Entonces, lo mediático, en cualquier formato, apabulla. Y las vicisitudes de un ser compungido por la violencia son reseñadas en su mirada, en lo que emprende, para no dejar a la tormenta llevarse lo poco dejado.

La tensa calma se ve trastocada en un pequeño lugar, no por el crimen, sino por hacer roncha en la moral. La inquietud, la ironía, la sola interlocución, sobre el suceso por medio de tres anuncios, es el hilo que enreda la trama. Ata a los lugareños, envuelve con forzada memoria el nombre de la víctima, pone en jaque a las autoridades y nos da vueltas sin saber dónde el nudo nos proporcionará mayores desafíos o nos amarrará más allá de las sillas.

 

Fuente: Extraída de Hacerse La Crítica

 

En esta película no hay como soltarse ya que funciona con un golpe infalible. Cada escena y su posible desarrollo es como tener la soga en el cuello. Hablo de algo muy genérico. El poderoso tema de fondo son los abusos sexuales en un espejo lleno de horror que no la hace explícito, sino que lo evoca.

El marco es apenas el ideal para obtener la estatuilla del Óscar a mejor película. La madre representa en el fondo una idea de sujeto norteamericano: como sea se impone, logra -no importa el modo- lo propuesto.

Y así también cada habitante se identifica con las facetas del miedo, de la presión, de la infamia de no saber qué hacer ante un magno acontecimiento que sin pensarlo los tiene en una cuerda floja.

Como ha ocurrido en otros momentos de premiación, las películas no se aíslan del boom mediático, y el tema de los abusos sexuales son predominantes, aunque cuenten con cierto aire de naturalidad. Además, la resolución a la escasez de resultados -nada desconocido en estos temas-, obliga a buscar maneras muy contundentes de consecución de justicia.

 

Fuente: Extraída de Mundo DVD

 

Desde hace rato veo premiar películas, un tanto salidas de los esquemas directos de Hollywood.

Hace un año “Moonlight” con el tema afro y con sutileza la diversidad sexual, siendo la favorita “La la land”; en el 2016 fue la poderosa denuncia hacia los cientos de curas pedófilos “Spotlight”, realzando la labor de los periodistas investigadores, siendo la más favorita El renacido; en el 2015 estuvo la muy afable, extraña y querida “Birdman”; en el 2014 el tema relevante de la historia de un individuo afro condenado a doce años de esclavitud; en el 2013 predominó la “Hidalguía” de un comando gringo rescatando a seis rehenes en Irán,  casi lo mismo del 2009 con “The Hurt locker”.

Así, cada de esos premios enaltece ideas sobre el sujeto de una nación imperial, ofrece marcas de este mundo y teje la aldea global.

La película “Tres Carteles” además es tan diciente, su director la hizo de tal modo que, con su narrativa, actuaciones, los giros escalonados, no dejáramos de pensar en esa niña que fue presa de un alguien que la violó, asesinó y para ponerla como en un oxímoron, la calcinó.

No hay terror ni nada de amarillismo en el desarrollo, pero sí, impotencia, ganas presurosas de verdad, una pugna contra las autoridades, un reclamo creativo y airado de quien le tocó perder un ser querido, un enigma permanente, un revolcón de los sentidos y una serie de bofetadas al pensar y a las decisiones que tomamos.

La astucia y determinación de la película es la de tomar justicia con elementos insidiosos, además el arma letal y poderosa como poner un cartel en un sitio público, lo que es una comunicación de taladros a la quietud.

Nada más un mensaje, un tanto provocativo, de un alguien molesto, mientras que aquellas invitaciones a la banalidad, al despojarnos de interés por lo público, con gusto por lo frívolo e instantáneo son más recurrentes y sin mayor trascendencia son las predominantes.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí