Un monumento de fragmentos

15
0

Con sus manos la artista Lucy Tejada labró una obra original que ha perdurado en el tiempo, a la plenitud del  sol y del agua, de los múltiples usos cotidianos a los que ha sido expuesta: desde ser orinal pasajero  hasta servir de soporte para vender productos o pasar la noche arropado tras su imagen


Información del Mural
Título: A los estudiantes caídos

Año: 1957

Formato: Mural en mosaico

Artista: Lucy Tejada

Ubicación: Parque de la Libertad 

 

El mural A los estudiantes caídos que desde hace 60 años habita el Parque de La Libertad evoca  una metáfora de utopías: una plaza, acaso uno de nuestros puntos de encuentro más populares, que profesa la libertad como un estado natural del hombre, y necesario para este; y un mural que con la acción del silencio revela desde sus fragmentos una petición que no cesa.

La petición es hecha por los  estudiantes universitarios que alzaron su voz  y que pidieron libertad de expresión para denunciar a un gobierno que ha destinado más dinero para la guerra, disminuyendo el presupuesto en educación.

Un clamor  que los  ha aquejado durante décadas: la lucha por el  fin  de las injusticias. Son estudiantes asesinados, encarcelados y desaparecidos que con la ilusión del cambio pedían, sin miedos, ser escuchados.

 

 

 

Con sus manos la artista Lucy Tejada labró una obra original que ha perdurado en el tiempo, a la plenitud del  sol y del agua, de los múltiples usos cotidianos a los que ha sido expuesta: desde ser orinal pasajero  hasta servir de soporte para vender productos o pasar la noche arropado tras su imagen. Ha pasado desapercibido en medio de las dinámicas propias que habitan el  parque, uno de los más concurridos de la ciudad.

El mural fue realizado en formato mosaico, compuesto en tercios, guiado con un lenguaje geométrico propio con el que la artista buscó  representar, en cada fragmento que conforma el mosaico, a los estudiantes en pie de lucha, incesantes y con la convicción en el cuerpo.

Está ubicado entre palmas y una variada vegetación, siendo el testigo principal del paso diario de transeúntes y visitantes, de todas las transiciones  sociales que allí se realizan durante la noche y la madrugada.

Desde comienzos del siglo XX, el parque acogía  retretas musicales  y movimientos obreros, después  llegó el mural para recordarlo, y lentamente ha quedado como homenaje a ese pasado, a esa cultura, a esa voz de protesta.

Es, sin duda, la memoria gráfica que desde su lugar no nos deja olvidar.

 

Galería completa del mural “A los estudiantes caídos” de la artista Lucy Tejada

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí