El futuro ya pasó

15
0

Por, Gustavo Colorado |

Es tan vertiginoso el ritmo de los cambios que el futuro siempre está un paso atrás de nosotros.

Cerramos los ojos durante un par de segundos, volvemos a abrirlos y el paisaje ha cambiado por completo.

Somos a la vez una avanzada y un anacronismo.

 

 

Los escritores de otras épocas solían predecir muchos  acontecimientos a través de sus relatos cifrados. Julio Verne  es uno de los ejemplo más citados.

Pero hay más: George Orwell  y H.G Wells,  también forman parte de esa trilogía de visionarios.

Lejos está esa facultad de ser potestad exclusiva de los genios. En el mundo de la cultura popular y sobre todo en el género del cómic abundan las ilustraciones.

El reloj de Dick Tracy, los teléfonos móviles en Los Supersónicos, los artilugios de Viaje a las estrellas o la saga surgida después de 2001, Odisea del espacio, se suman a esa extensa antología.

Hoy funciona al revés: el futuro está ahí, desenrollándose ante nuestra mirada y, por una curiosa ilusión óptica derivada de la velocidad  se convierte en pasado sin haber sido del todo presente.

Presas del vértigo, y por lo tanto impedidos para ser protagonistas, los humanos devenimos simples testigos de lo  que pasa.

La vieja noción experiencia-conocimiento se desvanece.

 

“Habitación en Nueva York” (1930). Edward Hopper.

 

Al despuntar el siglo XXI los magos del mundo de la administración nos advertían: el teletrabajo cambiará el mundo laboral en particular y las relaciones de producción en general. Y añadían, seductores: el trabajo en casa reducirá las jerarquías a su mínima expresión, devolviéndole a la gente los espacios de libertad, intimidad y autonomía perdidos desde la primera revolución industrial.

Y miren por donde: una pandemia aceleró el futuro y ahora más gente de lo esperado trabaja desde casa.

Pero, como sucede siempre, hay una sutil y decisiva distancia entre los pronósticos y la realidad.

Al final resultó ser que no hay tal independencia y libertad. El teléfono suena por aquí, un fulano invita a conectarse por  allá, mientras un alguien más recibe o imparte órdenes a granel.

Hasta el baño, “ese último lugar filosóficamente puro” del que hablara Ernesto Sábato, ha dejado de ser un fortín inexpugnable, sobre todo desde que la gente adquirió la costumbre de llevar el teléfono a todas partes.

“Perdón, olvidé decirle algo”, recita una voz entre autoritaria y apenada desde algún lugar del mundo que puede estar a la vuelta de la esquina.

“Yaaavoooy”, responde la víctima, con tiempo apenas para abrocharse el cinturón.

 

Tomada de la página de FB: Por los que llevan su computadora al baño

 

Con la digestión hecha trizas, el solicitado suspende la lectura de su historieta favorita y se dirige, derrotado, hacia el escritorio donde lo aguarda el ojo implacable del computador.

Como tuvo que atender a todas las solicitudes, muchas de ellas simultáneas, al final de la jornada se sentirá más cansado que en los tiempos cuando debía desplazarse hasta el lugar de trabajo durante un lapso que podía ir de minutos a horas, dependiendo del tráfico o del tamaño de la ciudad.

Eso implicaba mover las piernas, mirar al cielo, sentir el aleteo del viento en la cara, patear una piedra y gritar ¡Gol! detenerse a saludar conocidos,  putear bajito, comprar golosinas callejeras, esquivar mierdas de perro y lanzar unos cuantos piropos políticamente incorrectos a las damas apetecidas.

Con suerte lo esperaba una recompensa, una especie en vía de extinción. Un auténtico lujo contemporáneo: el sexo en la oficina.

 

El futuro ya pasó – Arte Urbano en Valencia. Tomada del Flickr de Antonio Marín Segovia

 

Todo eso pertenece al pasado. A la hora del balance, las empresas sobrevivientes a la pandemia harán cuentas y encontrarán que ahorraron en café, en agua, en azúcar, en aromáticas, en papel higiénico, en energía eléctrica, en mobiliario y unos cuantos gastos más.

Y no desaprovecharán la oportunidad. Faltaba más. Todos a trabajar  desde casa.

De nuevo dejamos atrás al futuro y pasada la cuarentena miles, millones de trabajadores en el mundo seguirán en casa atados a esa red que no cesa de expandirse  y multiplicarse.

La pandemia funcionó a modo de prueba piloto del teletrabajo y ahora ya no hay tiempo de revertirlo, por la razón más simple de todas: el futuro ya pasó.

 


 

ÚLTIMA PUBLICACIÓN DEL AUTOR

La dura irrealidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí