Expocamello también tiene un lugar para el café, las letras y la cultura.

11
0

 

 


En Soneto, ubicado  sobre la carrera sexta entre calles 24 y 25, una taza de café  tiene tanta importancia  como el diálogo que se pueda entablar alrededor de ella.

Sus dueñas aspiran que el lugar sea identificado como un centro de gestión cultural para artistas  de la región y  de otros lugares de Colombia.


Fotografía: Jess Ar

 

 

Son amantes de las letras.

Se trata de Alejandra Isaza y Ana Zapata.

Ana es Licenciada en Comunicación e Informática Educativa.

Alejandra avanza en sus estudios de Licenciatura en español y literatura, que esta vez sí aspira terminar.

En el trasegar de la vida dejó inconcluso el título de abogada aunque culminó el pensum académico, e incluso ejerció, sin tarjeta profesional.

Ahora, ejerce lo que sí la inspira: el arte, la cultura, la literatura.

Todo esto, alrededor de una taza de ‘café de la casa’, como nombran el producto insignia de la región.

El que ofrecen en Soneto Café Cultural “es un café suave”, dice Alejandra, producido en la vereda Altagracia, de Pereira, con altos estándares de calidad  y con certificación de ser cultivado sin químicos.

Es un café especial.

Lo que a Alejandra le cautiva de esta variedad es su “tostión media”.

“En lo que fallan muchos cafés es que suben la tostión y sabe a quemado”, asegura esta innata barista.

Foto Tatiana Toro

 

Así llegó Soneto Café Cultural a Expocamello

 

De pronto, un día una amiga la animó a participar en Expocamello 2017.

Le mandó el enlace vía internet.

Y por estas magias de las nuevas tecnologías, Alejandra vio que el sueño que llevaba construyendo varios meses con Ana, de montar un café diferente, con algo que le diera sentido al negocio, “era un proyecto que podía participar en la convocatoria”.

“Como a los quince días recibí un correo notificándonos que el proyecto había sido preseleccionado. Y ahí empieza todo”, cuenta.

Pasaron los dos filtros exigidos para lograr un cupo y participar en la feria Expocamello 2017.

Tuvieron que asistir a jornadas de capacitación y reuniones para prepararse en manipulación de alimentos, según los requerimientos exigidos por la Secretaría de Salud.

Aprendieron de publicidad y mercadeo, estrategia financiera, gestión humana y emprendimiento, capacitaciones ofrecidas por profesionales de la universidad Eafit.

También conocieron del manejo de los desechos, para disponerlos de una manera que sea solidaria con el medio ambiente.

Y además, les dieron varios tips “de cómo atrapar los contactos, cerrar negocios, manejar la presión”, y así aprovechar al máximo los cuatro días que estarán en esta vitrina comercial.

 


Café cultural

“Usted tiene que pensar que de arte no vive la gente, le dijeron los expertos de Expocamello cuando Alejandra presentó en vivo, sin mucha parafernalia pero sí con mucha energía, el proyecto de Soneto Café Cultural.

Ella les respondió:

“Tampoco es una cafetería. Es un café cultural. Hay que combinar las dos cosas. Por allá los espero. Y sí han venido a las presentaciones”.


El café lleva tres meses abierto al público.

Está ubicado en zona céntrica de Pereira, en la carrera sexta entre calles 24 y 25.

El impacto social ya lo han notado.

“Llega la gente a preguntar sobre la actividad cultural que hay programada para el fin de semana, y eso era lo que pretendía desde el principio”, destaca Alejandra.

Los artistas tienen allí un espacio para mostrarse.

El público decide cuánto paga por el espectáculo cultural, en una especie de ‘lluvia de sobres’ que se idearon estas dos mujeres.

Hay exposiciones rotativas de ilustraciones, pinturas, fotografía, arte digital, y para Expocamello van a estar con Jhon Edison Monsalve, un artista visual egresado de la Universidad Tecnológica de Pereira  que trabaja la madera.

Este trabajo artístico podrá verse en simultánea en Soneto Café Cultural y en Expocamello, donde Jhon Edison además estará pintando en vivo y en directo en carboncillo, con acuarelas  o haciendo caricaturas.

“Lo que queremos es llevar a Soneto en pequeñito. Que la gente cuando lo vea sienta el ambiente que se puede sentir en este sitio”, contó Alejandra.
[sliderpro id=”174″]

 

Han llevado músicos, poetas, cuenteros, y el pasado sábado presentaron “la primera ‘Varieté’ en Pereira, que es una especialidad de circo”.

 


Sabores de cafés especiales

Movida por la pasión que siente por su tierra cafetera, Alejandra ha promovido además en Soneto Café Cultural charlas educativas que sensibilicen sobre los cafés especiales.

Su proveedora: Deisy Quintero, ya estuvo explicándole al público el proceso del café especial que produce. Con degustación incluida.

Los sueños de Alejandra y Ana van más allá.

Quieren fortalecer cada vez más la producción y consumo de cafés especiales en la región.

 

Emprendimiento, un estilo de vida

Y como una de las características de Expocamello es que los emprendimientos tengan un ‘plus’ o valor agregado que los potencie, para Alejandra las expectativas en esta feria la hacen volar alto.

Aspira que Soneto Café Cultural sea identificado como un centro de gestión cultural para dar a conocer artistas, no solo de la región sino de otros lugares de Colombia.


Así que Alejandra y Ana encajan ‘como anillo al dedo’ en lo que para Luis Guillermo Murillo, gerente de Expocamello, es el emprendimiento:

“Un estilo de vida. No es una actividad puntual. Emprender, como lo dice su acción es comenzar a hacer algo. Emprendimiento es no estar satisfecho y estar permanentemente emprendiendo acciones para mejorar mi entorno y mi vida. Y tiene que servir para hacer del mundo un lugar mejor”.


Además, para que lo tenga en cuenta
: “el emprendimiento no tiene edad, sostiene este joven ejecutivo que conoce de ideas promovidas desde “jóvenes de 15 y 16 años  hasta personas con más de 60. Lo único que necesitas es tener todas las capacidades, toda la intención, toda tu fe y tus fuerzas, encaminadas hacia la materialización de esa idea”.

 

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí