Inmodernos: nostalgias en cosas

10
0

Los Inmodernos es un grupo de personas reunidas para pintar al aire libre, con el virus el espacio de la reunión virtual tomó importancia, dejando de ser un ponerse de acuerdo para salir a pintar y convertirse en un espacio para que cada uno pintara desde su taller y compartiera la producción a través de un blog. Estos fueron los resultados de la convocatoria desde casa: Nostalgias en cosas.


Texto provocador

Se revuelve la mirada cuando yace un reflejo en medio de un leve e inquietante movimiento telúrico. Sabemos que aquello visualizado no existe, la fe se encuentra depositada en su apariencia. Durante nuestros recorridos de reconocimiento diario solemos tropezarnos con otras miradas, quizá más escudriñantes y extrañas: corresponden a seres que habitan esas otras soledades, espejos acompañantes con reclamos de angustia por algo en que creer. La pintura, el dibujo, la fotografía como también prácticas del arte con el cuerpo, ayudan a educar el ojo desacostumbrado; a fin de cuentas la ruta de espejos conduce a espejismos propios de nuestra imaginación libertaria en tiempos de tremendo autoreconocimiento.

Nada dijimos del destiempo, pero enfrentarse al espejo significa en la contemporaneidad echar mano del apriori que recordamos desde antes del símbolo y aún mejor, desde antes de la premura moderna. Bienvenido el espejo aliado de la belleza, el espejo del rocío, el espejo de la ventana, el espejo ejemplo, el espejo de la comunidad, el espejo paisaje, el espejo íntimo, otros.

Pedro Espejo, Bogotá

Título: el Santa Isabel
Acrílico
Acrílico
Acrílico

Salomé Vélez, Mirror. Pereira

Edilberto Vargas Flórez.

Guayabos UTP. Pereira

Javier Aranguren, Bogotá. 

Está en mí y yo en él, Alicia a través del espejo, lápiz y sanguina.

Bairo Martínez, Medellín 

De la serie PAISAJES BUCÓLICOS XV, confinado. Ensamblaje, 150 x 90 cms, 2020


En esta serie en particular, que he titulado “PAISAJES BUCÓLICOS, confinamiento”, mi preocupación fundamental es el paisaje como concepto, como idea de representación y su continua transformación. Hoy precisamente, en época de confinamiento, en días de cuarentena, nuestro paisaje se ha convertido en un paisaje idealizado, en un paisaje que solo podemos contemplar a través de la ventana, un paisaje que ha quedado como registro en la memoria de cada uno de los habitantes de este planeta. En mi caso particular, he aprovechado este tiempo para hacer una especie de “residencia artística en mi propio taller”, he hecho una revisión exhaustiva y echado mano de una serie de elementos que he recogido a lo largo de mis caminatas y mis recorridos de trabajo de campo, fuera y dentro  de Medellín, es decir, en el paisaje rural y en el paisaje urbano.
Este ejercicio ha sido bien interesante, toda vez que cada uno de esos objetos, cada uno de esos elementos que he ido guardando con recelo, como son por ejemplo: ventanas, rejas, tejas,  maderas usadas, avisos de aluminio, etc., todos ellos cargados e impregnados de historia, traen a mi recuerdo y memoria un pedazo de esos paisajes que he recorrido tantas veces en busca de los insumos y  la motivación para enfrentar los procesos de creación.


En definitiva, esta obra alude muy directamente al “confinamiento” que hoy sentimos y vivimos la mayoría, pero también al confinamiento al que por siempre han estado enfrentadas  muchas comunidades en nuestro país,  y a su vez, y como reflexión recurrente en este encierro, la preocupación por lo que ha sido y será la sobrevivencia. 

“Adrián tomate”, Pereira

Alejandro Múnera, Pereira

Cuauhtémoc Rodríguez S. Especulación, México 

Mauro de Jesús Ramírez. Nudo desde un espejo, Pereira

Fabiola Alarcón. Fotografía, Bogotá

Lina María Vélez Trujillo, Estados Unidos

Oscar Salamanca, Pereira

Lorenzo Salamanca, Pereira

Sara Isabel Maldonado. Técnica “Action Paint” con pintura acrílica.

Comparto la obra de mi hija de 9 años, atte. Luz Angela Vallejo

Raúl Mejía Moreno

Título de la obra- “La escalera de Jacob 2”
Autor: Raúl Mejía Moreno. 
Técnica: Óleo sobre lienzo.
 Año 2019. 
Tamaño: 33 x 41 cm.

José Orlando Salgado, Bogotá

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí