La paradoja de la tolerancia en Popper

12
0

Los movimientos de mis puños no pueden chocar contra el rostro de otra persona sin justificación alguna, libertad y responsabilidad van de la mano.


Por: Luis Christian Rivas

 

Durante la Segunda Guerra Mundial, Karl Popper escribió “La sociedad abierta y sus enemigos”, donde expuso la “paradoja de la tolerancia” de la siguiente manera:

“La tolerancia ilimitada debe conducir a la desaparición de la tolerancia. Si extendemos la tolerancia ilimitada aun a aquellos que son intolerantes; si no nos hallamos preparados para defender una sociedad tolerante contra las tropelías de los intolerantes, el resultado será la destrucción de los tolerantes y, junto como ellos, de la tolerancia.

Con este planteamiento no queremos significar, por ejemplo, que siempre debamos impedir la expresión de concepciones filosóficas intolerantes; mientras podamos contrarrestarlas mediante argumentos racionales y mantenerlas en jaque ante la opinión pública, su prohibición sería, por cierto, poco prudente.

Pero debemos reclamar el derecho de prohibirlas, si es necesario por la fuerza, pues bien puede suceder que no estén destinadas a imponérsenos en el plano de los argumentos racionales, sino que, por el contrario, comiencen por acusar a todo razonamiento; así, pueden prohibir a sus adeptos, por ejemplo, que prestan oídos a los razonamientos racionales, acusándolos de engañosos, y que les enseñan a responder a los argumentos mediante el uso de los puños o las armas.

Deberemos reclamar entonces, en nombre de la tolerancia, el derecho a no tolerar a los intolerantes. Deberemos exigir que todo movimiento que predique la intolerancia quede al margen de la ley y que se considere criminal cualquier incitación a la intolerancia y a la persecución, de la misma manera que en el caso de la incitación al homicidio, al secuestro o al tráfico de esclavos” (Cap. 7, nota 4).

 

Imagen extraída de: elpais.com

 

La sociedad abierta no acepta ningún tipo de poder ilimitado, por eso es un gran alegato en contra del autoritarismo, ni la libertad misma puede ser ilimitada porque trae consigo su degeneración, que es el libertinaje, que es una libertad ilimitada que viola la libertad de otras personas. Por ejemplo, los movimientos de mis puños no pueden chocar contra el rostro de otra persona sin justificación alguna, libertad y responsabilidad van de la mano. De la misma manera, no se puede ser tolerante con los intolerantes.

¿Pero quiénes son los intolerantes? Podemos inferir del escrito de Popper que los intolerantes responden con puños y armas cualquier argumento, hacen uso de la violencia para atacar las ideas contrarias, su principal objetivo no es refutar las ideas mismas, sino destruir al portador de las ideas. Esta concepción es básica y fundamental para tratar de comprender qué se debe o no aceptar en nombre de la tolerancia.

 

Imagen extraída de: mediashift.org

 

Por ejemplo, no podríamos llamar intolerante al cristiano, ateo o agnóstico que crítica las causas y consecuencias de la perniciosa ideología de género con argumentos e ideas, menos aún penalizar su conducta calificándola de intolerante, anulando la libertad de expresión y pensamiento por privilegios y discriminación positiva a favor de un sector.

De esta forma no se permite la discusión abierta en orden del margen racional y se tiende a silenciar con medidas punitivas de lo políticamente correcto las posturas contrarias; pero en contrapartida, poco a nada se hace en nombre de la tolerancia y la sociedad abierta, contra ciertas posiciones de un grupo fundamentalista y radical del islamismo que actúa mediante la incitación del homicidio, persecución, secuestro, tráfico de esclavos, usos de armas, terrorismo, violación, etc.

Entonces, la delimitación de la tolerancia está relacionada con la defensa de las ideas de manera racional frente al uso y apelación de la violencia y de las armas para destruir al portador de las ideas contrarias.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí