Rugby, un deporte con menos flashes pero mucha hermandad

12
0


Esta forma de juego competitivo se constituye en un inmejorable referente para nuestro país con tantos retos de inequidad y malestar, y que aun así, no es capaz de definirse en una misma causa compartida por la individualización capturada en el Selfie.

Se diferencia  del fútbol, que está lleno de vicios, trampas y simulación.


He leído comentarios de noticias locales que hablan del Rugby de forma singular, sostienen que no debiera considerarse un deporte, que se trata de una brusquedad corporal descarnada, que fomenta la violencia, y por supuesto, en pleno apogeo por la paz el palo no está para astilla.

 

Juan Miguel Pineda en acción, Archivo particular
Juan Miguel Pineda en acción, Archivo particular

Además, sugieren que quienes lo practican son casi apátridas, al ser un deporte extranjero que se aleja de nuestra colombianidad. Que es  mejor el turmequé, el ciclismo o el fútbol, que al menos hacen parte de nuestra identidad.

Nos dan dioses que ensalzamos, nos dan ídolos que olvidamos.

El Rugby mientras tanto sigue tan desconocido por estos lares para muchos a causa de la mercantilización del deporte, que solo ha tenido lentes para goles y podios  y no ha volteado del todo su mirada hacia este buen pretexto social.

Barranqueros y Barranqueras UTP
Barranqueros y Barranqueras UTP

Esta forma de juego competitivo se constituye en un inmejorable referente para nuestro país  con tantos retos de inequidad y malestar, y que aun así, no es capaz de definirse en una misma causa compartida por la individualización capturada en el Selfie.

Cada jugador y jugadora del equipo de Rugby Barranqueros de la UTP, ha aprehendido para sí los principios: pasión, solidaridad, respeto, integridad y disciplina, que les permite vivir el deporte siempre atentos de la necesidad del otro, de su par.

Dispuestos a poner su integridad en riesgo para que la causa mayor se consiga.

Cine y amistad. Foto archivo particular
Cine y amistad. Foto archivo particular

 

Caben las preguntas: ¿Qué tan claro tenemos como sociedad nuestra causa mayor? ¿Qué tanto le damos importancia a la otredad? ¿Cómo andamos de solidaridad? y ¿La pasión?

Sumo y sigo.

El Rugby además muestra que la individualización no es mala si se hace en colectivo.

Cada uno tiene desde la diferencia algo que aportar con honor y lealtad, nunca se busca  destrozar rivales, la intención no es lesionarlos, eso da cuenta de porqué siendo un deporte de alto contacto tiene mínimos de protección en su indumentaria.

Expone más un autocontrol de grandeza moral, de respeto y alteridad, aunque se busque la victoria y haya opuestos que sobrepasar.

Foto archivo particular
Foto archivo particular

En esto se diferencia el Rugby del fútbol, que está lleno de vicios, trampas y simulación.

Parecido a algunos estamentos públicos: mientras Neymar se hace el lesionado, el político de turno se hace el desentendido. Mientras el hincha discute la falta que no fue, en el Senado discuten el indulto del que fue.

 Foto archivo particular
Foto archivo particular

Por eso Ilusiona que mientras el cuerpo adquiere una mejor forma física, que mientras se usa el tiempo libre, que mientras se compite  en los zonales del primero al 3 de septiembre, al que van los Barranqueros y Barranqueras UTP, se  re-signifique el sentido de colaboración, disciplina y compromiso común.

Esto lleva a pensar que aunque el fútbol es el deporte hegemónico, el Rugby tiene menos flash y más hermandad.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí