Día Internacional del Novruz, ¿de qué se trata?

23
0

En este Día, se destaca la importancia del respeto y el enriquecimiento cultural mutuo, que facilitan la cooperación internacional


 

El Día Internacional del Novruz fue proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas, en el año 2010, por iniciativa de varios países que comparten este día de fiesta (Afganistán, Albania, Azerbaiyán, la ex República Yugoslava de Macedonia, Federación de Rusia, la India, la República Islámica del Irán, Kazajstán, Kirguistán, Tayikistán, Turkmenistán y Turquía).

Inscrito en 2009 en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad como una tradición cultural observada por numerosos pueblos, Novruz es una fiesta ancestral que marca el primer día de la primavera y la renovación de la naturaleza.

Promueve los valores de la paz y la solidaridad entre generaciones y dentro de las familias, así como la reconciliación y la buena vecindad, lo que contribuye a la diversidad cultural y la amistad entre los pueblos y las diferentes comunidades.

 

Celebración del Novruz en Turquía. Foto: Patrimonio iraní, artesanía y organización del turismo (ICHHTO), 2015.

 

Antecedentes

El Novruz, día del equinocio de primavera, marca también el comienzo del año nuevo para más de 300 millones de personas en Asia Central, los Balcanes, el Cáucaso, la cuenca del Mar Negro, el Oriente Medio y otras regiones.

Se celebra desde hace más de 3000 años. La palabra en sí significa “nuevo día” y se escribe y pronuncia de manera diferente según el país: Novruz, Nowruz, Navruz, Nooruz, Nevruz, Nauryz.

 

Esta celebración es un llamamiento a una mayor solidaridad basada en la conciencia de unidad de la raza humana y el reconocimiento de la diversidad cultural. Los logros de las diferentes civilizaciones forman parte del patrimonio colectivo de la humanidad y son una fuente de inspiración y progreso para todos los seres humanos.

En este Día, se destaca la importancia del respeto y el enriquecimiento cultural mutuo, que facilitan la cooperación internacional.

A través de la educación, los medios de comunicación y las actividades culturales, es importante que todos conozcamos y apreciemos el patrimonio y la diversidad cultural mundial, aspectos esenciales para fortalecer la paz y la cooperación internacional.

 

Una vista de los dulces ofrecidos durante un evento especial con ocasión del Día Internacional de Novruz celebrado en las sedes de las Naciones Unidas. Foto ONU/Rick Bajomas

 

Afganistán, Azerbaiyán, Irán, Kazajstán, Kirguistán, Tayikistán, Turkmenistán, Turquía, Albania, la ex República Yugoslava de Macedonia y la India prepararon y presentaron un proyecto de resolución (A/64/L.30) titulado Día Internacional de Nowruz durante el 64° período de sesiones de la Asamblea General para su examen y aprobación.

En la 71° sesión plenaria el 23 de febrero de 2010, la Asamblea General acogió con beneplácito la inclusión del Novruz en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura el 30 de septiembre de 2009.

También reconoció el 21 de marzo como Día Internacional del Novruz, e invitó a los Estados Miembros, al sistema de las Naciones Unidas, en particular a la UNESCO, y a las organizaciones regionales e internacionales interesadas, así como a las organizaciones no gubernamentales, a participar en los actos organizados por los países donde se celebra el Novruz.

 

Celebración

La fiesta es una reverencia al florecimiento, a la siembra, a la creación. Es cuando Azerbaiyán adorna cada una de sus barrios, calles y casas para compartir amenamente en torno a varios atributos intrínsecos a este festejo. Algunos resaltan por su singularidad.

Al llegar la primavera en el mes de abril y su equinoccio, más de 300 millones de personas en regiones de Asia Central, Oriente Medio, el Cáucaso, los Balcanes y el Mar Negro festejan como principio de año el Novruz.

Cual espectáculo de tradiciones, la llegada del Novruz como simbolismo de vida, recrea los cuatro elementos de la naturaleza desde el temprano mes de febrero en cuatro martes, de cuatro semanas consecutivas de regocijo y reunión popular.

 

 

Azerbaiyán concentra los preparativos en los cuatro elementos de la naturaleza como expresión de armonía y respeto hacia las fuentes naturales de la vida. En este sentido, en cada martes del mes de febrero se le rinde tributo al Agua, Fuego, Viento y a la Tierra, en ese orden.

Una vez entra Novruz a las casas azerbaiyanas, los días 20 y 21 de marzo, los hogares y las calles comienzan a desbordarse de comidas y juegos grupales como “el choque de huevos”, donde se proclama ganador al que mayor cantidad de huevos sea capaz de romper a sus contrincantes. Esta es una competencia que es deleite principalmente de niños y niñas.

El trigo o samani para estas ocasiones es el invitado especial al que se le atribuye los significados de fertilidad y abundancia. De la harina de trigo también se realizan dulces típicos, como el shekerbura, (pasta rellena de azúcar y almendra molida en forma de empanadilla), la baclava o pakhlava (compuesta de múltiples capas de masa), entre otras delicias gastronómicas.

 

 

Como Novruz también se vincula con el fuego, las fogatas u hogueras forman parte de la actividad, estas son una forma de compartir y estar juntos. La ceremonia consiste en saltar por encima de las llamas, en representación de la luz como fuerza victoriosa.


 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí