El “Tour” por las presas de la corrupción

4
0

En la DIAN hubo una parada, para recordar como personas particulares, domiciliadas en Pereira, se apoderaron de $22.000 millones, de devoluciones fraudulentas del I.V.A, por exportaciones ficticias de chatarra


 

La Corporación Transparencia por Colombia, filial nacional de “Transparencia Internacional” Datasketch, un portal en el que la ciudadanía y los periodistas pueden apropiarse de los datos que usualmente no se incluyen en los medios tradicionales, y el Sistema Universitario del Eje Cafetero, SUEJE, realizaron, los días 1 y 2 de junio, el “Corruptourt” del Eje Cafetero. Un evento cuyo modelo, de origen europeo, tiene como propósito mantener la corrupción en la conciencia del público, para fortalecer la lucha ciudadana contra ella.

La Corporación VIGÍA Cívica fue invitada a acompañar el recorrido por Pereira y Dosquebradas, con 7 paradas, que resaltaron casos de corrupción de los últimos años, la mayoría de ellos ya con resultados en las acciones judiciales que han generado.

Como era de esperarse, la lista estuvo encabezada por la desviación de los recursos de la estampilla Pro Bienestar del Adulto Mayor, en el municipio de Pereira, que ya produjo condenas para varios responsables por la contratación del  2016, pero cuyas investigaciones por lo del 2015, donde las conductas criminales fueron iguales, parecen estancadas.

 

Fotografía: Transparencia por Colombia

 

La segunda parada en Pereira, se dedicó al contrato de ENELAR con el municipio de Pereira para el mantenimiento de su alumbrado público firmado en 1999. En un inventario posterior solo aparecieron 25.589 luminarias de las 41.145 que figuraban en los pliegos. El contrato fue resuelto por sentencia del Consejo de Estado y desde el año 2017, Pereira está pidiendo ante el Tribunal Administrativo, que ENELAR le devuelva $5.000 millones que le pagó de más y, adicionalmente le pague algo más de $8.000 que le quedó debiendo en la liquidación del contrato.

Otro de los casos rememorados y que ya tiene personas condenadas, fue el del contrato fraudulento para construir cubiertas y adecuar 5 escenarios deportivos en Dosquebradas. En este asunto se resaltó la forma en que dos de los implicados ya están en libertad por vencimiento de los términos en sus procesos y también que solo la delación de la contratista implicada, según ella, ahogada por las exigencias de sus cómplices, produjo la investigación penal, puesto que ninguno de los organismos de control de Dosquebradas se interesó oportunamente, por la curiosa forma en que los pliegos se acomodaban a las condiciones de la única proponente.

Aunque no todos hicieron parte del “Corruptour”, hubo otras situaciones donde el riesgo de corrupción fue evidente, sin reacción de las entidades controladoras: en 2014, el municipio de Dosquebradas convocó 16 licitaciones públicas y en 14 de ellas solo apareció un proponente. Por este grupo hubo una parada en el mega colegio “La Macarena”, cuya construcción se derivó de unas de esas 14 licitaciones. El sesgo estuvo en que, aunque el contrato tenía un anticipo del 40%, sus pliegos exigían que los proponentes tuvieran un capital de trabajo igual al 70% del presupuesto oficial que fue de $6.500 millones. La oferta del único proponente, estuvo, apenas, $388 mil, por debajo de ese presupuesto. Como si supiera que no tendría competencia.

 

Chiva del “corruptour” frente al edificio de la DIAN en Pereira. Fotografía por: James Fonseca.

 

En la DIAN hubo una parada, para recordar como personas particulares, domiciliadas en Pereira, se apoderaron de $22.000 millones, de devoluciones fraudulentas del I.V.A, por exportaciones ficticias de chatarra. Un ejemplo de la forma en la que también se sustraen fondos del estado sin intervención de funcionarios públicos.

El recorrido pudo ser mas extenso. Quedaron por fuera otros temas en los que estuvo presente una desfachatez sin límite al malgastar dineros públicos de nuestra región y en los que los organismos de control y la Fiscalía poco han hecho para perseguir a los responsables. Tal es el caso del suministro e instalación de señalización vertical en la red vial de Dosquebradas, de diciembre pasado, en el que las investigaciones apenas van en marcha, pero ya se sabe que, de 299 señales contratadas, solo se instalaron 81 y algunas de ellas después de pagado el precio del contrato.

También la compra del bus para los adultos mayores del Dosquebradas, asunto en el que, desde la Corporación VIGÍA Cívica pudimos señalar, antes del cierre de la licitación pública, la marca y el modelo del vehículo que comprarían, por lo sesgado de los pliegos.

 

Cubierta de escenario Deportivo de Dosquebradas. Fotografía por: James Fonseca.

 

Algunas conclusiones se pueden derivar de este viaje simulado a los objetivos de la corrupción que se cuece en Pereira y su Área Metropolitana:  la corrupción no pertenece exclusivamente a ningún partido o movimiento político, ni viene o va con el mandatario de turno, sino que está incrustada, firmemente, en todos los niveles del Estado y es inducida, con frecuencia, por actores del sector privado.

Otra: aunque los ejecutores cubran sus huellas hasta hacer imperceptible el rastro, tarde o temprano, una coyuntura inesperada descubrirá su juego. Y la principal conclusión: solo el control ciudadano, mediante la presión permanente, puede debilitarla.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí