Hacia arriba

87
0

Los estudiantes del profesor Franklin Molano Gaona pasaron de la entrevista a la ficción, este es el tercer relato de cinco que publicamos, resultado de su trabajo académico durante la cuarentena.

“Hay quietud. Al parecer en cuarentena nada se mueve y el encierro agudiza el estar quietos. Una opción, asomarse a la ventana y así, con los ojos puestos hacia afuera, los estudiantes de Redacción del programa de Comunicación Audiovisual y Digital de la Fundación Universitaria del Área Andina, relataron lo que veían, contaban lo que sentían, escribían lo que escuchaban, hasta obtener estos textos para el deleite del lector.”

Franklin Molano

Martín Vargas Moreno:

Uno, dos, tres, arrinconado por todos tus desastres, cuatro, cinco, seis, adolorido hasta los pies, no importa lo que hagas siempre estaré a tu merced, como un esclavo que engrandece tu poder, te doy más de lo que debes merecer.

Tres, dos, uno, al final no quedará ninguno, haciendo que esta lucha tardía no tenga ninguna despedida, seis, cinco, cuatro, ¿Acaso habrá un nuevo día? O ¿A cuántos ciervos más les arrebatarás la vida?

Nadie te quitará la corona, ni las pestes, ni las fobias, seguirás siendo una gran escoria.

Nos acoges en tus brazos hasta llegar a la penumbra ¿no te cansas bestia absurda?

Han prevalecido fuertes para no caer ente ti, resguardándose, protegiéndose y cuidándose unos a otros, ¿acaso no lo veías venir? O ¿sigues pensado que esto es algo infantil?

Ellos siguen adelante porque quieren vivir, se mantienen preguntado el por qué debiste existir, como todos los aquí presentes, eres un accidente, solo una decisión imprudente, llevándote miles de vidas inocentes.

Aborrezco tu existencia, no sabes cuánto me canso de ella.

El mismo día empieza, suenan las alarmas, suenan las trompetas, tan solo espero que no me quites estas maravillosas vistas, una mirada al frente, una mirada hacia arriba, seguiré esperando un diferente día.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí