LACQH

   

 LA CEBRA EN IMÁGENES

ENVÍANOS TU HISTORIA

 


¿Qué cambios estamos  dispuestos a enfrentar para contribuir con la humanidad y la naturaleza?.


Existen  pruebas abrumadoras:  las actividades humanas  están afectando al clima mundial, con graves repercusiones en la salud pública.

El calentamiento global tiene consecuencias que nos ponen en riesgo, de cara a los fenómenos meteorológicos y catastróficos;  la variabilidad de los climas que afectan los suministros de agua y alimentos; los desordenes  de la distribución de los brotes de enfermedades infecciosas o  emergentes relacionadas con los cambios de los ecosistemas.

 

 

 

 

Parece que la tierra responde a nuestras actitudes y acciones, así como  los seres humanos devuelven lo que reciben.

Mientras el mundo se sacude y la apatía se toma la sociedad, la tierra se estremece y reembolsa nuestras acciones: “La naturaleza devuelve lo que le hemos dado”.

Esas  acciones con el tiempo han sido parte del diario vivir, y nos hemos acostumbrado a dar y recibir, a brindar pero esperando algo a cambio.

 

 

 

Hemos vivido la mayor parte del tiempo pensando cómo ser mejor que el otro, sin importar el cómo y las diferencias, y sin pesar que tan especial soy o que me hace diferente y único de los demás.

Llegamos  de esta manera  a comportamientos inadecuados, tanto para la naturaleza como para las relaciones humanas.

La envidia, el rencor, la falta de autoreconocimiento, el olvido de lo inolvidable, la apatía, la negatividad, la falta de amor propio, el egoísmo, la adquisición desmesurada, el poder, la competencia y la vida desmedida, contribuyen a tener un planeta desbalanceado en lo humano y lo natural.

 

 

 

La indiferencia ha poseído a la humanidad, por eso la tierra pide a gritos la reconexión con la naturaleza y con el ser humano.  La humanidad necesita de las buenas prácticas comunicativas y ambientales.

Es nuestra decisión de contribuir a la naturaleza y la sociedad, las acciones más pequeñas son mejores que las grandes intenciones.

Los invito al equilibrio, al pensamiento positivo, a pensar en el otro, a ayudar al vecino, todo eso, encaminado  a contribuir con el hogar de todos  y a incrementar la acción en cadena. 

 

 

 

 

La unión y la comunidad son necesarias para afrontar un planeta golpeado, y  una sociedad carente de valores para enfrentar la vida y los nuevos  fenómenos a causa del cambio climático.

Solo por hoy es posible pensar para  enfocarse en cómo mejorar una actitud y una acción, puesto que el  mundo carece de amor y de las buenas prácticas ambientales.

 

 

 

Debemos  pensar en acciones en cadena que  fortalezcan lazos familiares y de amistad para que en nuestros pequeños círculos puedan  generarse cambios cargados de acciones que contribuyan al mejoramiento del planeta.

 

 

 

 

Hagamos un trueque: cambio odio por amor,  rencor por perdón, enemistad por paz, intención  por acción, envidia por amor propio, apatía por conmiseración.

Cambio la pereza por el deporte, la basura por separar residuos, juzgar por investigar, tristeza por alegría, indiferencia por solidaridad, dar limosna por ofrecer un plato de comida.

 

 

 

 

Cambio el dolor por la sanación, mi actitud negativa por pensamientos positivos, mi carro por la bicicleta, mis malos hábitos por buenos hábitos,  ignorar la naturaleza por admirar la belleza que me rodea,  miradas por abrazos, oscuridad por la luz, destrucción por  restauración, la indiferencia por creer en el prójimo, cambio de canal por un atardecer, el trueque lo haces tú.

Cambio la critica por la admiración, la intolerancia por la paciencia, la terquedad por la tolerancia, el rencor por la reconciliación, horas digitales por horas análogas en familia, el whastapp por un café contigo, el silencio por un te quiero, mis miedos por la libertad, mis comentarios negativos por flores.

 

 

 

 

Hagamos un trueque con lo natural, con los seres humanos, que donde allá odio brille el perdón.

Este es un grito de auxilio humano y natural, la indiferencia toca el planeta y la apatía golpea las sociedades.

El planeta y el ser humano necesitan de acciones en cadena, para que cesen los hábitos destructivos entre las personas , los animales y  las redes sociales.

 

 

 

 

¿Solo por hoy: que cambio estás dispuesto hacer?  

Déjanos tu comentario y escribe con un #Hashtag que estas dispuesto a cambiar.

Ejemplo: #YoCambioOdioPorAmor

 


 

Medio Ambiente
Explorando la casa de todos

6 Comments

  1. Juan José Saavedra Sánchez dice:

    Excelente artículo, muy pertinente en nuestro escenario actual … yo cambio la guerra por la reconciliación y el dinero por vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


loogomain

Suscríbase a nuestro boletín: