La vida Sana y los cuerpos bonitos

12
0

“Los gimnasios no solo son para un cuerpo bonito, también para nuestra salud” dice el administrador mientras observa a su clientela


 

Hablar de vida sana puede interpretarse de diferentes maneras, pero no será este un escrito filosófico sobre la sanidad del espíritu y de la vida, sino del ideal del hombre que se ha ido construyendo por varias generación.

Empecemos por los gimnasios. Sí, esos lugares  que involucran todas las clases sociales, que forman este tipo de seres modernos o mejor, pos-modernos, al mejor estilo contemporáneo. Algo así como una Paideía pero sin gramática, retórica o poética, en fin, como se dijo antes, no se va hablar de estos temas.

El joven, el adulto y el anciano acuden a estos gimnasios. Entrenan, bailan y hasta pelean en sus instalaciones creando en el espacio un entramado de relaciones y conductas.

 

 

Foto: Diego Val.

 

Giovanny es administrador del Gimnasio Santé Bleu Gym en la sede de la Circunvalar de la ciudad de Pereira. Es un hombre bajo, con el cabello corto y un cuerpo un tanto marcado por el entrenamiento. Él tiene una mirada acicalada, le fluye el discurso aunque se le detengan algunas palabras, y considera Santé Bleu Gym como su segunda casa, ya que llega todos los días de lunes a viernes de 6:00 am a 8:00 a.m para comenzar su rutina cuyo objetivo principal es bajar de peso.

Este gimnasio contiene un equipo profesional de 12 personas, entre ellas 6 instructores personalizados quienes guían como una Paideía los elementos y las personas en el lugar. A Giovanny lo guía Sandra Hurtado, acusada por él, en manera jocosa, de ser una mujer encantadora y profesional a la hora de entablar el diálogo con el usuario.

Con lo anterior, Santé Bleu  Gym es una cajita de sorpresas de acuerdo a lo que sus usuarios deseen. Sus precios varían desde los 10.000 mil pesos por una clase básica, hasta los 450.000 mil pesos para un acceso total a cualquiera de sus tres sedes que se pueden encontrar en el Centro Comercial Victoria piso 5º local 500, La Avenida Sur y por supuesto, la sede principal en la Carrera 14 Número 12-35 en los Alpes en la ciudad de Pereira.

 

Foto: Diego Val.

 

“En La Virginia también existe una sede que lleva como 8 o 9 años” mencionaba Giovanny antes de aclararnos que en Santé Bleu las asesorías se hacen con base en el programa de entrenamiento valorado por un médico o por las asesorías de los instructores, además de integrar las clases grupales de Step, Rumba, Kick Boxing, Sumba, Tonobandas, Dánzika, Aerobox, Spinning, entre otras. Métodos y ejercicios que van incluidos dentro de algunos paquetes específicos como el mensual de 90.000 mil pesos; el trimestral de 210.000 mil pesos el semestral de 300.000 mil pesos.

Durante el entrenamiento, observamos que el público asistente a este lugar es mayormente joven. Promedia entre los 15 a los 35 años de edad, en días específicos como jueves y sábados. Los lunes y martes el enfoque es la tercera edad, quienes necesitan más ejercicios  cardio-vásculares con métodos como la Tonobanda o la Dánzica, que a la par de ritmos musicales se hacen con estiramientos y rutinas físicas.

Los acompañamientos alimenticios son esenciales, nos dice Giovanny. En Santé Bleu  se cuenta con las asesorías nutricionales que involucran un desayuno, un almuerzo, una cena o un intermedio y las ergogénicas, es decir, suplementos que contienen proteínas, aminoácidos, vitaminas y otras.

 

Foto: Diego Val.

 

Giovanny se sampa cinco comidas al día en horas establecidas. Desayuna a las 9:00 a.m, su refrigerio está a eso de las 11:00 a.m, para almorzar tipo 1:00 p.m; a las 4 p.m come de nuevo su refrigerio  y la cena ya está servida de 6:30 pm a  7.00 p.m.

“Los gimnasios no solo son para un cuerpo bonito, también para nuestra salud” dice el administrador mientras observa a su clientela.

Hace 2 años que entrena juiciosamente. Afirma que su estado de ánimo ha cambiado, que se siente más enérgico, más liviano. Dice que no se agota, solo se cansa y que disfruta colocarse un Jean o una camiseta que le ajusta bien, además de ser cambios positivos para la salud emocional.

 

Foto: Diego Val.

 

Nunca le ha gustado fumar y bebe poco licor, pero asegura darse si quiera un gustico a la semana como un regalo. Su mensaje es que hay que dejar los obstáculos y atreverse a pisar este lugar, ya que desde se puede comenzar con el elemento de gimnasia, y como si fuera una Paideía, quizá se le podría agregar un poco más gramática, retórica y poética.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí