Las otras caras de San Valentín

107
0

San Valentín es el nombre que lleva el día del amor y la amistad a celebrarse el 14 de febrero de cada año en diferentes países; en Colombia los festejos son en en septiembre, y aún así, este día es importante para el país por la alta exportación de flores a lugares como Inglaterra, México y Estados Unidos.


 

La cebra que habla, les presenta este especial de San Valentín para indagar un poco sobre la industria floricultora de Colombia y, sobre todo, para presentarles información a ustedes sobre la calidad de vida de los empleados en el sector floricultor, quienes en su mayoría son mujeres cabeza de familia.

 

 

Consultando los datos exportación que entrega la Asociación Colombiana de Exportadores de Flores (Asocolflores) para la celebración de San Valentín en el 2020, dicen que 660 millones de flores se enviaron para la celebración de este día a diferentes partes del mundo, una cantidad de tallos que representan 765 mil millones de pesos aproximados para los floricultores. En otras palabras, el 15% de las ventas de éste sector durante el año.

 

“…el trabajo de más de 140.000 empleados formales del sector floricultor en Colombia hará posible este festejo en países como Estados Unidos, Inglaterra y México, entre otros.” Vanguardia.com

 

“Flores de Colombia”, así se le  llama a la exportación floricultora del país que se manda a lugares como Estados Unidos, México, Japón e Inglaterra, casi todas proceden del departamento de Antioquia (90% de la exportación total). Hace 13 semanas empezaron las labores de logística bajo la estrategia “Plan Pétalo”, una tarea que se ha perfeccionado en el sector desde hace 50 años enviando por aire y mar.

“Los floricultores aseguran que sus productos llegarán a 100 países desde los aeropuertos de Rionegro, Bogotá y los puertos de Cartagena, Santa Marta, Barranquilla y Buenaventura…” bluradio.com 

 

“El Plan Pétalo es un dispositivo de seguridad y de coordinación con las autoridades y la cadena logística del sector a nivel nacional, que tiene como objetivo apoyar la movilidad y flujo de la carga y prevenir ilícitos, especialmente los relacionados con la contaminación y el hurto de flores.” elnuevosiglo.com.co

 

Aunque las rosas Freedom son las más apetecidas para esta fecha, Colombia exporta más de 1600 variedades de flores, entre las que se destacan: claveles, crisantemos, hortensias, astromelias y bouquets.

“Augusto Solano, presidente la Asociación, señaló que el sector floricultor de Colombia es uno de los líderes mundiales en sostenibilidad. Actualmente, el 48 % de las exportaciones cuenta con una certificación que indica la contribución a la mejora continua en toda una cadena de valor.” kienyke.com

 

Pero bueno, todos estos datos son los que salen en los medios nacionales mostrando lo maravilloso que es el sector floricultor, los avances que ha tenido en la reducción de la huella ecológica y el beneficio que representa para las familias que dependen de los ingresos generados por trabajar en esta industria, pero ¿Cómo son las condiciones laborales para los trabajadores, en su mayoría mujeres, según otras fuentes de información?

En el 2014, un informe sobre Las mujeres en la industria colombiana de las flores, asegura que:

“En Colombia, en el interior de los invernaderos de flores y de las salas donde éstas se clasifican y preparan para su exportación, principalmente a Estados Unidos, se producen condiciones de explotación laboral y vulnerabilidad social.

Las plantaciones de flores responden a un modelo de agricultura industrial; se trata de un monocultivo que debe proporcionar la máxima producción y, para ello, se adquieren crecientes insumos de semillas, esquejes y agroquímicos (plaguicidas, fumigantes y fertilizantes) a grandes transnacionales como Syngenta o Bayer, que son quienes controlan su distribución (Sierra, 2003). Cuando se habla de la “industria de las flores” se alude a este modo de producción, aunque se desarrolle en un invernadero y no en una fábrica.”

 

Este informe se encuentra público en internet, realizado por Erika González a través del Observatorio de Multinacionales en América Latina y la organización Paz con dignidad. Les dejamos el enlace para que lo descarguen y pueda hacer su reflexión.

Información del libro
 

Título: Las mujeres en la industria colombiana de las flores

Autor: Erika González con la colaboración de: Corporación Cactus, Marta González Reyes y Pablo Fonte

Año: 2014 | Pág. 81  

También encontramos un grupo activista relacionado al negocio de las flores, en su página web hay información sobre medio ambiente, explotación transnacional, el contexto colombiano de la floricultura y la explotación laboral de las mujeres en este negocio.

“Las mujeres suponen el 65% de las personas empleadas directa o indirectamente en el sector de la floricultura. La mayoría de ellas son madres cabeza de familia, con baja cualificación académica formal. La gran dependencia a este trabajo deriva en una alta complejidad a la hora de reivindicar sus derechos ante la explotación laboral.” traslasflores.com

Con este contexto  y con nuestra banda sonora del especial de hoy queremos mostrar otras caras de San Valentín, aquellas que están detrás de los chocolates y las flores que se regalan, las que no vienen en el sabor ni en la presentación de los detalles “que enamoran”.

 


Contenido relacionado #recomendado | clic en cada título para ir al contenido.

Las flores colombianas ya se alistan para el San Valentín

Flores paisas para San Valentín valdrán $202.801 millones

Las rosas colombianas para San Valentín, un trasfondo de resiliencia femenina

Comercio electrónico el protagonista en Colombia para San Valentín

Luz y sombra del sector de las flores en Colombia

¡Mucho amor! La cantidad de flores que Colombia quiere exportar para San Valentín


Si estás interesado en recibir las novedades semanales de La cebra que habla, envíanos tu número de WhatsApp y/o tu correo electrónico a [email protected]

Contamos historias desde otras formas de mirarnos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí