¡Una ciclovía para La Florida!

51
0

En los últimos años el tema del uso de la bicicleta ha tenido un tono urbano, diferente al de su origen nacional como medio de transporte rural que, entre otras, terminó inspirando a varios de nuestros mejores ciclistas. El auge urbano de la bicicleta, derivado de la concentración de la población, ha girado en torno a su uso como medio de transporte alternativo y deportivo. No obstante, en años recientes, ha surgido una tendencia que pide campo para el concepto de ciclismo rural, más preciso aún, una nueva agenda que clama por un balance entre lo urbano y lo rural.

La anterior tesis se viene planteando con fuerza en Latinoamérica desde el foro mundial de la bicicleta en Quito en el año 2019. Allí fueron presentadas algunas experiencias internacionales que podemos implementar, más allá de un molde, como punto de origen, o pistas, para discutir la implementación de políticas públicas para abordar el auge del ciclismo hacia la Florida.

Del Foro mundial de la bicicleta.

Precisamente hacia este corregimiento pereirano, según estimaciones publicadas en medios de prensa, para el 2019 subían más de dos mil personas en bicicleta los fines de semana. Cifra creciente en la actualidad; datos preliminares recogidos en talleres de bicicletas y pequeños negocios del comercio, con influencia en esta ruta, indican, ruedan de 3.500 a 4.000 ciclistas entre sábados y domingos. Hay también un nicho importante de población de la Florida que entre semana viaja en bicicleta hacia Pereira. 

Por lo visto, predomina el uso de la bicicleta como medio para el deporte y el ocio, pero hay presencia importante de quienes la usan como transporte. Y son conocidas las dificultades que se presentan en esta vía rural por el alto número de ciclistas y también de vehículos. Por ende, atendiendo el bienestar de los habitantes, las gentes del transporte rural, los ciclistas y demás visitantes, urge el diseño y ejecución de la ciclovía para atender necesidades que marchan a ritmo de piñones dispuestos para avance rápido. Son alrededor de diez kilómetros para intervenir, pensando en componentes sociales, de medioambiente, movilidad y seguridad.

¿De qué depende? Primero, que el tema parta de las condiciones de vida de los habitantes del corregimiento, midiendo y estimando los impactos y externalidades de diferente tipo. E incluyendo a quienes transitan a pie, que en buena parte del trayecto deben hacerlo por la vía porque no hay aceras. A propósito ¿de qué dependía que el rey contemplara a plenitud el bosque de su reino? de cuántas veces bajaba del caballo para hacerlo; entonces: ¿cuántas visitas hacen a la zona las autoridades municipales más allá de las correspondientes para posar sembrando árboles?

Y como se trata de intervenir un área que estaba habitada antes del auge turístico, siendo de importancia rural y ambiental municipal; bien harían en contemplar un verdadero programa de ciclismo rural que incluya a la bicicleta entre la oferta del transporte de los habitantes del corregimiento, atendiendo las necesidades de infraestructura, así como las económicas y ambientales.  

Licenciado en comunicación. Periodista en formación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí