#CiudadaníaActiva: “La vida es difícil, pero uno aprende a luchar”

28
0

Durante la actual crisis desatada por el Covid- 19 sólo se habla del obligado confinamiento de los más viejos. Pero poco se dice de los que siguen en primera línea, aportando de manera activa su conocimiento y experiencia a la sociedad. Coordinados por el profesor Franklin Molano, tres estudiantes de tercer semestre de la asignatura de Prensa de la Licenciatura en Educación de la Universidad Tecnológica de Pereira (UTP), adelantaron entrevistas a igual número de personas mayores. Por considerarlas de gran interés, hoy publicamos la segunda entrevista.

Por, Laura Yuliana García Arias – l.garcia3@utp.edu.co

 

Cortesía de Daniela Franco, César Arias en su propio taller de curvadora de tubos, trabajando en una máquina diseñada por él.

 

César Arias es un trabajador empírico de la ciudad de Pereira, que a sus 76 años ayuda a su familia, a los empleados y a otras personas que, como él, buscan llevar acabo proyectos propios. Su vida ha girado alrededor del trabajo y es así como un día, a sus 21 años decidió montar su propia curvadora de tubos.

El Taller Arias, es un negocio que no solo ha contribuido a un sustento familiar, sino que además desde el 2015 ha servido a la administración local, haciendo diferentes piezas como pasamanos para lugares públicos, soportes de las luces de la ciudad y ahora, ayudando a los estudiantes de la Universidad Tecnológica de Pereira para hacer algunos componentes de los respiradores que contribuirán a mejorar la salud de los infectados por el virus COVID-19.

César, nos cuenta vía WhatsApp sobre su vida, su experiencia laboral y el trabajo social que hace por Pereira.

¿Cuándo y cómo empezó usted a trabajar curvando tubos?

Yo soy de Pereira, siendo el hermano mayor de un grupo de 12 hijos, es importante salir a trabajar para llevar comida a la casa, entonces tenía un conocido que trabajaba como mecánico y me ofreció trabajo, ahí empecé a conocer para qué servían las máquinas de curvar y hacer algunos trabajos pequeños, eso fue por los años 50, yo estaba muy pelado pero como todo en la vida es difícil, pues uno tiene que luchar por lo que quiere y así fui aprendiendo para después pasar a ser yo quien enseñaba.

Actualmente usted trabaja curvando tubos, ¿siempre quiso hacer esa labor?

No, yo quería ser boxeador o explorador, pero eso no daba plata para alimentar a mi familia, la curvadora de tubos me ha dado eso que quizás no me iba dar lo que yo quería, y aunque en un principio no pensé que fuera bueno y no me gustaba, después le fui cogiendo amor a mi trabajo y aprendiendo que era honorable.

¿Qué ha sido lo más duro de ser un trabajador empírico?

A veces, se desmerita el trabajo de personas que no estudiaron una carrera profesional, pero va uno a ver y a veces hasta sé más yo de raíces o de medidas que los ingenieros, por eso no es un impedimento, el que tiene la capacidad y las ganas sale a adelante, yo inicié viendo, después fui cogiendo experiencia, y ahora todo es más sencillo, muy mecánico.

¿Cómo su labor ha contribuido a Pereira, su ciudad natal?

Yo tengo un convenio con la administración pública desde hace algunos años, aunque sé que necesito el dinero, no hay mejor satisfacción que ayudar a mi ciudad, a veces voy por la calle y le muestro a mi familia lo que he hecho, en algunos parques de la ciudad hay pasamanos que yo curvo, algunos postes de luz tienen láminas soldadas por mí.  En el parque Olaya, las curvas que tiene los puestos donde se ponen las bicicletas yo las hice, mi labor no es destacada, casi nadie se pregunta quién hace las cosas de la ciudad, pero mi trabajo está en algunos lugares de Pereira, contribuyo a una Pereira mejor, me gusta saber que la gente se siente más cómoda con cosas que yo hago, que son útiles y todos debemos contribuir a mejorar la ciudad.

¿Por qué es importante emprender un negocio? ¿Qué mensaje tiene para aquellos que buscan emprender?

Yo antes no sabía del termino emprender o emprendedor, yo digo echado para adelante, y es importante porque si uno se deja ganar por este sistema, que a nosotros los de la tercera edad ya nos botan, pues no podríamos hacer nada, debemos salir adelante con los conocimientos que tengamos, al principio es duro, lo digo yo que ya pasé por esa situación, a uno le toca hacer préstamos pero todos los que quieran emprender, háganlo, no se dejen achantar, si tienen que iniciar con préstamos, no pasa nada, siempre que crean que eso que saben, les va servir, como me paso a mí.

Con la situación causada por el coronavirus, ¿Cómo ha contribuido su oficio a la población pereirana?

La situación actual es crítica, yo soy alguien de la tercera edad, tengo más riesgos, entonces al principio solo cerré mi negocio y ya, esto me hizo sentir un poco mal pero mi familia también es muy importante y debía cuidarme para cuidarla, pero hace poco la Universidad Tecnológica de Pereira me contactó porque necesitaba que los ayudara con unas láminas y tubos para los respiradores artificiales que allí están haciendo. Al principio dije que no, por temor a contagiarme, pero después, solucioné que lo haría a puerta cerrada, con algunas medidas y esto decidí hacerlo para ayudar a la población de mi ciudad, para mi es importante y si un viejo de 76 puede poner un granito de arena, pues lo pongo y todos deberíamos hacerlo.

¿Qué lo impulsa cada día a seguir trabajando?

Entre más años, más experiencia, y la experiencia en una sociedad donde todo es tan técnico es importante, yo soy muy preciso con mis cálculos pero siempre intento de acuerdo al trabajo darle un toque personal. Por otro lado, me impulsa mi familia, es mi pilar fundamental y yo soy el mayor proveedor de  la casa, por ello, cada día me levanto pensando en que mis nietos tienen que tener un futuro estudiado y que yo les puedo dar ese futuro, también me impulsa contribuir con mi trabajo, dejar un legado para que alguien en algún lugar piense en que le ayudé. Es importante ayudar y hasta que me muera me impulsará saber que ayudo y hago más fácil la vida de las personas.

 


Primera entrevista

#CiudadaníaActiva: “Seguiré reciclando hasta que mis fuerzas me lo permitan”: Juan Isidro Conejo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí