Heitor Villa-Lobos

181
0

 

Heitor Villa-Lobos | Imagen: Discogs.com

 

Considerado el primer compositor genuinamente latinoamericano, fue un investigador incansable cuyos desvelos por la música popular de su país se equiparan a los de Bartok y Kodaly en Hungría. Además, dio rienda suelta a una imaginación prácticamente ilimitada, cultivando casi todos los géneros del repertorio, y aportando a éste decenas de obras maestras, muchas de las cuales son desconocidas para el público, debido a la magnitud de su catálogo y la insuficiente difusión del mismo.

Fue un director de orquesta y compositor brasileño, influenciado por el folclor de su país y la música clásica europea. Entre los títulos más importantes que recibió está el Doctor Honoris Causa de la Universidad de Nueva York, el de fundador y primer presidente de la Academia Brasilera de Música y el nombramiento como miembro número de la Academia Nacional de Bellas Artes de Argentina.

En 1986, Heitor Villa-Lobos tuvo su rostro impreso en los billetes de quinientos cruzados. Actualmente, cuenta con una sala nombrada en su honor en el Teatro Nacional de Brasilia, entre otros homenajes en calles y plazas en todo el Brasil.

En la selección musical de hoy, Felipe Paz nos comparte algunos choros compuestos por Villa-Lobos:

“Choros”, se les dice a los conjuntos de música popular de Brasil. Si bien la palabra quiere decir literalmente “llorones”, también puede designar un determinado número de instrumentos. El choro es de Río de Janeiro, y está siempre formado por instrumentos y casi nunca por voces. Los choros actuaban en las fiestas de los santos, en los bailes familiares, en bodas y eran típicos en carnaval.

Se puede consultar una biografía muy completa de este compositor haciendo clic aquí.

Después de este contexto los dejamos con las recomendaciones musicales:

 

N.º 1 para guitarra (1921)

Este choro influenció a uno de los tangos más famosos, Malena (1942) en su línea melódica principal, constituyéndose en uno de los primeros ejemplos de música académica que influencia a una música popular en el siglo XX.

 

 

N.º 2 para flauta y clarinete (1921)

 

N.º 3 para coro masculino e instrumentos de viento (1925)

 

N.º 4 para 3 cornos y trombón (1926)

 

N.º 5 para piano «Alma brasilera» (1926)

y la Suite Popular Brasileña interpretada por Pablo De Giusto:

 


ENTRADAS RELACIONADAS

Música para el domingo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí