“Umbra” La Lengua De La Montaña.

74
0

Escrito por Salomé Hurtado Henao.

La lengua umbra se extendió por los municipios de Belén de Umbría, Anserma, Quinchía, Riosucio, Supía, Marmato entre Risaralda y Caldas. Esta lengua indígena colombiana se ha redescubierto en territorios que hoy ocupa el resguardo Escopetera-Pirza, en este territorio y sus alrededores se encuentran cerca de 100 personas hablantes que la mantienen a flote, ya que se creía extinta desde hace más de 450 años. A pesar de esta hipótesis en el año 1995 los profesores Guillermo Rendón y Anielka Galemur, su esposa, encontraron siete familias hablantes de la lengua umbra gracias a su proyecto “Caldas Rupestre”.

Según el artículo “Umbra: La Lengua que se resiste a desaparecer”, la colonización de los españoles y sus limitantes frente a las costumbres indígenas, fue causante de una pérdida esencial de la historia y especialmente de esta lengua. Puesto que la población de estas tribus fue disminuida de cuarenta mil a mil sobrevivientes; fue la cruel matanza y dominio atroz de los españoles que afectó también hasta nuestra historia patrimonial.

En consecuencia, la lengua y la historia no paso de generación en generación por el hecho de que sus pinturas, jeroglíficos o petroglifos se tomaban como actos diabólicos. Así pues, los caciques y líderes indígenas fueron privados no solo de contar su historia sino también del despojo de sus principios cultures sin poderlas transmitir a sus hijos y estos plasmarlas al castellano a causa de su falta de educación frente a la escritura y lectura.

Ahora bien, esta lengua llamada “Lengua de la montaña” recibe esta descripción según el libro “La Lengua Umbra Descubrimiento: Endolingüística – Arqueoliguista” gracias a que según la referencia esta lengua estaba bajo las sombras “perdida sin dejar rastro, oculta bajo el miedo, oculta bajo el agua, en la magia de las rocas”. Y aunque ya forma parte de la lista del grupo lingüístico del Chokó, es una de las lenguas menos estudiadas en Colombia y dado que aún quedan algunas familias hablantes, son supremamente importantes para nuestro patrimonio histórico y cultural.

Es alta la probabilidad de que muchas lenguas nativas han desaparecido, tomando en cuenta la múltiple variedad étnica que existió y sobrevive en nuestro país. Resaltando la expresión “sobrevive” por el hecho de que el gobierno aún no les da la importancia o el mérito necesario a estas poblaciones. Menospreciando no solo nuestra riqueza cultural, sino también nuestra esencia e historia, demostrando la falta de sentido de pertenencia y hasta la misma indiferencia que mostraron los colonizadores años atrás.

No obstante, por medio del interés colectivo de nosotros mismos y con la ayuda de estas familias ejemplares, se puede lograr que la lengua umbra no quede en el olvido y a su vez sea reconocida por la ONIC (Organización Nacional Indígena de Colombia). Logrando así, conservar el vago recuerdo de nuestras raíces y fortalecer el significado de la palabra “umbra: hombre que habla dos lenguas”. De igual manera se deberían tomar en cuenta las otras poblaciones indígenas y cada una de sus creencias puesto que ¿No es una de las principales primicias de nuestra tierra?

Así pues, nuestra diversidad étnica y cultural es la riqueza, el triunfo de una batalla estremecedora de años atrás donde nuestros ancestros quedaron ocultos bajo todas las imposiciones y por ende es indispensable el estudio de nuestro pasado. Empezando por nuestras lenguas nativas como la Umbra, que resiste a perderse en el tiempo y resurge a través de los años sin importar el estigma o la creencia de su extinción. ¿Qué mejor representación colombiana que esta?

Contamos historias desde otras formas de mirarnos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí