martes, mayo 28, 2024
cero

Colombianos en el exterior: búscame en el face

0
Ledys Llanos, así dijo que se llamaba. Pero como nuestro encuentro fue apenas un momento repentino, un disparo de luz tan deslumbrante como fugaz, un...

El rito inmemorial de las aguas termales: de la rutina al milagro

0
Estamos en tiempos de encierro obligado, cuarentena o prisión domiciliaria, como mejor quieran definir. Y el pensamiento vuela a esos lugares que hasta ayer...

Providencia después del diablo

0
Bajo perfil  El barrio Providencia tiene una capacidad que les envidio a muchas personas: pasar de agache. Hay quienes asisten a una reunión de trabajo...

En Belalcázar ensayan nuevos aromas para animar los mitos del cacao

1
Una familia completa, así fueron los Giraldo Buitrago, quienes nos recibieron en su finca ubicada en Belalcázar Caldas para mostrarnos su plantación de cacao. Simón,...

Una conversación con ÉL al pie del trapiche

5
Por, Martha Alzate | ÉL me llamaba todo el tiempo “mi amor”, y yo nunca le pregunté su nombre. Me tenía atrapada en sus relatos,...

Ciudadanía Activa: Caos vehicular en Villa Verde por vía que alimenta 8 cruces a...

0
Ciudadanía Activa, un espacio para la expresión directa de la comunidad. Deyanira Gallego desde Villa Verde Pereira nos comenta sobre el caos vehicular en su barrio por una vía que alimenta 8 cruces a la vez.

Pinares, un barrio a media luz

0
Pinares, al menos en teoría, es uno de los barrios más exclusivos de Pereira. Sin embargo, las calles agrietadas, la falta de alumbrado público y de parques para los niños, son uno de sus sellos distintivos.

La Guajira: entre el desierto y el oasis

0
“Él ha visto el desierto y el oasis, con lo cual ha visto el mundo entero, que en último término se reduce cada vez más rápido a ésta división” Ryszard Kapuscinsky, El Imperio. Fotografías: Martha Alzate.

La Isla: un barrio levantado del barro

0
El 19 de noviembre de 1973 Joaquín Botero firmó una escritura pública de compraventa para adquirir un terreno de tres hectáreas entre la quebrada El Oso y el cementerio de Cuba, este terreno se pagó con las cuotas y aportes de los afiliados del CENAPROV quienes fundaron La Isla, un barrio en el que “las casas se hacían por autoconstrucción. Se empezaba con la primera y todos los afiliados se iban a trabajarle a esa casa”

Bichos raros en el Arquía. Una postal del Chocó

0
...en el Arquía ya no hay guerrilleros, todos saben que fue en el Atrato donde los cogieron, aunque la televisión volvió a decir que todo había ocurrido en el Arquía, porque los de la televisión sólo cuentan mentiras y a lo mejor nosotros éramos iguales, o a lo mejor no íbamos a decir nada de lo que veíamos ni de lo que él nos contaba y por eso yo, para cumplir con la promesa que le hice, lo transcribo acá.